Garbarino: jugada a dos bandas para sanear sus cuentas y sumar un socio

Economía

Busca que el Gobierno habilite un fideicomiso con dinero del BICE. Y facilitaría el ingreso del grupo mexicano Coppel a la cadena.

El futuro de Garbarino depende del éxito de una arriesgada operación a varias bandas. Por un lado, gestiona ante el Gobierno alguna forma de asistencia financiera para recuperar su capital de trabajo. Y por el otro, eso le permitiría avanzar en las conversaciones para el ingreso de un nuevo socio (el grupo mexicano Coppel) dispuesto a invertir y rescatar a la cadena de electrodomésticos de la peor crisis de su historia.

La jugada también incluye conseguir que Rentas de la Ciudad de Buenos Aires le devuelva el importe de una deuda por impuestos mal cobrados. En rigor, la AGIP ya le devolvió más de la mitad (unos $225 millones sobre un total de $438 millones) y con eso Garbarino pudo pagar una parte de los sueldos que adeuda a sus 3.800 empleados.

En este contexto, el grupo encabezado por el empresario Carlos Rosales (también presidente del Grupo Prof de seguros) apela a todas las formas de conseguir algo de efectivo para calmar la furia de sus acreedores. No sólo los trabajadores y los proveedores tienen algo para reclamarle. También, por ejemplo, los dueños de los locales que alquila tanto para Garbarino como para Compumundo. El caso más sonado en este sentido es el del grupo chileno Cencosud, que pidió a la Justicia que concrete los desalojos por falta de pago de los espacios que ocupan en algunos de los shopping centers que tienen en Argentina.

En este marco, ayer se conoció la decisión de sacar a remate el 51% de las acciones de Compumundo, la unidad de negocios de computación del grupo.

El remate se llevará a cabo el 15 de septiembre a las 11 de la mañana por cuenta y orden del Banco VOII. El valor nominal de cada una de las acciones será de $1 y corresponderá a un voto por acción emitida por Compumundo, aclaró la información publicada en el Boletín Oficial.

En tanto, Rosales apela a todos sus contactos políticos en el Gobierno para lograr la creación de un fideicomiso con dinero provisto por el banco BICE que le permita recuperar el crédito ante sus proveedores de mercadería. Así se abriría la puerta para el ingreso de otros socios, plantean en el entorno de Rosales. En simultáneo, mantiene una negociación abierta con la cadena minorista mexicana Coppel, que tiene 27 sucursales en Argentina y que está interesada en ampliar su oferta en electrodomésticos y electrónica. Si el Gobierno avala el fideicomiso, la conversación llegaría a buen puerto, aseguran.

Temas

Dejá tu comentario