8 de marzo 2016 - 00:00

México: un film desata polémicas

Una escena de “Pink”, del realizador católico militante Francisco del Toro. Grupos LGBT pidieron que el film se retirara de los cines, pero otras voces dicen que no hay que censurarlo sino debatir el tema.
Una escena de “Pink”, del realizador católico militante Francisco del Toro. Grupos LGBT pidieron que el film se retirara de los cines, pero otras voces dicen que no hay que censurarlo sino debatir el tema.
México DF - "Pink, el rosa no es como lo pintan", una película crítica con la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, tiene todos los ingredientes para ser la más controvertida de la temporada en México. Ha enfurecido al colectivo LGBT y a defensores de la igualdad, que han acumulado miles de firmas para pedir que prohíban su exhibición, luego de un primer fin de semana en la que logró 26.000 espectadores y el apoyo explícito de la cantante Yuri, famosa localmente.

"Los niños no deben ser trofeos de la militancia gay, en la adopción deben prevalecer los intereses del niño", consideró en entrevista con Radio Fórmula el director y productor de la película, Francisco del Toro. El cineasta, que dice trabajar al servicio de Jesús y apareció ayer en la entrevista con una Biblia en la mano, narra en "Pink" la historia de una pareja de hombres que adopta a un niño y, junto a un abogado interpretado por la estrella de las telenovelas Roberto Palazuelos, se enfrenta a la sociedad y a las dudas de su propio hijo. "¿Por qué todos los niños tienen un papá y una mamá? ¡Y yo tengo dos papás!", pregunta entre sollozos el niño protagonista del film, quien más tarde aparece en otra escena con una peluca pelirroja e imitando a uno de sus padres, marcadamente afeminado, según revela el trailer.

"Un niño absorbe como una esponja los usos y costumbres del hogar. Y si alguien no cree eso que me explique por qué hay familias que desde generaciones son secuestradores o asaltan bancos", afirmó Del Toro. Desde que se anunció la fecha de estreno de esta película, rodada el pasado año, cerca de 13.000 personas han firmado una petición en Change.org para reclamar, con una carta a la Secretaría de Gobernación, la censura hacia la película. El film fue estrenado este fin de semana en 200 salas de la cadena Cinemex, mientras que Cinépolis, la otra gran exhibidora mexicana, la descartó.

"Es una película que se focaliza en una parte muy estereotipada del homosexual, sin reflejar la vivencia o múltiples vivencias de la familia homoparental, y planteando ciertos prejuicios", señaló el director de la ONG Cuenta Conmigo, Hugo Bautista. Para el representante de esta entidad que promueve una diversidad sexual incluyente, el film es homofóbico ya que "busca limitar que las personas expresen su género de manera libre", y pretende, además, "amedrentar" el derecho a adoptar de las parejas homosexuales. Ello sin entender que "los niños tienen un criterio propio, que se van formando" y sin "ser determinante lo que aprenda o vea en la casa, sea hetero u homoparental".

Tras ver la película, para los críticos de cine "Pink" busca perpetuar la imagen del gay como alguien adicto a la fiesta, infiel y promiscuo. De hecho, uno de los protagonistas termina contrayendo el HIV e intenta suicidarse. Del Toro, realizador de otras películas cristianas como "Cicatrices", dijo ayer desconocer si este triste desenlace sucede "a todos" los homosexuales. "Yo creo que hay una gama impresionante (de tipos de homosexuales)", rectificó poco después. Para Bautista, esto sólo lleva a la estigmatización del colectivo pero, no obstante, consideró que la película puede ser "una oportunidad para debatir el tema" y apostó, en lugar de censurarla, a incentivar la difusión de "información verídica, laica y libre de prejuicios".

La polémica saltó a redes sociales, con más posiciones en contra que a favor. Ayer, el director confió en que la película seguirá en cartel, mientras el número de firmas en contra sigue en ascenso. México es el segundo país del mundo por número de católicos con un 82,7% en una población de 120 millones de personas. El matrimonio homosexual, avalado por la Suprema Corte, es aceptado por casi el 50% de la población, mientras la adopción de parejas del mismo sexo es rechazada por un 70% de los mexicanos, según dos encuestas de Parametría.

Dejá tu comentario