26 de octubre 2012 - 00:00

Revelan las claves de la “dieta de los chefs”

Pequeñas raciones, bocados sanos y mucha agua son algunas de las formas de evitar el efecto negativo de vivir rodeado de exquisiteses.
Pequeñas raciones, bocados sanos y mucha agua son algunas de las formas de evitar el efecto negativo de vivir rodeado de exquisiteses.
Nueva York - Los grandes chefs que se pasan largas horas hasta muy tarde preparando la comida de otras personas se enfrentan a más tentaciones de comer con exceso que el común de los mortales, pero aseguran que con pequeñas raciones, bocados sanos y bebiendo mucha agua se puede lograr evitar los kilos. Y es que, como muchos estadounidenses, los cocineros sufren con la batalla contra la barriga.

Por ejemplo, Marc Murphy, del restorán Landmarc de Nueva York, admite que podría tragarse hasta dos grandes platos de papas fritas cada día si no tuviese cuidado.

Y para combatir de forma concreta las calorías, entre semana evita beber alcohol.

«Intento limpiarme entre lunes y viernes», explicaba en una concurrida mesa redonda del reciente New York City Wine and Food Festival.

Verduras

Murphy también utiliza las más variadas verduras frescas para reducir la cantidad de aceite y de manteca en sus platos, y lucha contra la tentación de comer en exceso cuando visita los restoranes de colegas, en los que unos cocineros deseosos de impresionar suelen enviarle platos extras volando desde la cocina, el asunto es poder hacerles saber que no quiere nada de eso.

«Sólo quiero comer lo que he pedido», dice este cocinero de 43 años.

A Art Smith, propietario de Table 52 en Chicago, presente en New York City Wine, le tuvo que llegar un susto de salud para cambiar sus hábitos de comida. Justo antes de cumplir 50 años le diagnosticaron una diabetes tipo 2, que es la enfermedad que mató a su padre.

Desde entonces han pasado dos años y el cocinero ha perdido 55 kilos a base de comer menos, ponerse a correr y a boxear, y comer bocados sanos entre horas.

Art Smith es famoso porque de vez en cuando actúa como «Chef personal del presidente Barack Obama» y de la superestrella televisiva Oprah Winfrey, una de las mujeres que están en los primeros puestos de Forbes. «Cuando me muevo siempre tengo cerca almendras y manzanas», dice.

Sue Torres, propietaria de Sueños, restorán de Nueva York, recomienda un buen desayuno para mantenerse delgada, y le gusta tomar cada mañana gachas, es decir granos de avena cocidos con otros cereales y rociado con leche y miel, que come mezclando esto con diferentes frutas.

Torres, muy afamada por su cocina mexicana, también emplea chiles y otros ingredientes sabrosos para reducir la cantidad de grasa en sus platos.

«Se pueden comer crema y manteca, pero todo es cuestión del tamaño de las porciones», dice esta chef de 39 años.

Disciplina

Otra cocinera norteamericana fa-mosa, Katie Lee, de 31 años, también tiene mucho cuidado con lo que come. «De lunes a viernes tengo mucha disciplina. Intento que el 70 o el 75 por ciento de la superficie de mi plato esté ocupada por hortalizas. Sábados y domingos me divierto más», dice, añadiendo que también hace ejerci-cios como loca.

Aunque estos cocineros tienen cuidado con la comida, de vez en cuando se dan un homenaje, con lo que no se sienten frustrados.

Aunque Murphy no toma alcohol durante la semana, cuando sí lo bebe también se asegura de tomar mucha agua. Eso sí, su médico le ha avisado: «El hielo de tu whisky no cuenta».

Dejá tu comentario