Caricatura de Zuckerberg desata acusaciones por su tono antisemita

Mundo

Una caricatura del fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, difundida en Alemania desató airadas reacciones en Israel por su parecido con las viñetas de judíos que se publicaban en la Alemania nazi.

El prestigioso diario "Süddeutsche Zeitung" de Múnich se vio enfrentado a acusaciones de antisemitismo al publicar el viernes pasado una caricatura tras la adquisición del servicio de comunicación WhatsApp por parte de Facebook en la que representaba Zuckerberg como un pulpo de nariz aguileña, labios gruesos y bucles.  

Bajo el título "Krake Facebook" ("Pulpo Facebook"), el periódico de alta tirada retrató a Zuckerberg con un sombrero de corsario con el logotipo de Facebook y sus tentáculos aferrándose a ordenadores y teléfonos inteligentes. Uno de los tentáculos está asido al emblema de WhatsApp, adquirido por Facebook la semana pasada por 19.000 millones de dólares.   

Efraim Zuroff, director del Centro Simon Wiesenthal en Jerusalén, dijo a dpa que estaba "consternado" por la caricatura, que tachó de "una réplica casi exacta de una caricatura nazi de 1938" en la que un pulpo con la estrella de David se aferra al globo terráqueo.   

"Esta caricatura, sin duda, huele a antisemitismo", opinó. "Es sencillamente clásica: el judío quiere hacerse con el control de todo el mundo".   

Además, precisó Zuroff, "Zuckerberg no tiene una nariz tan grande, pero esta caricatura la resalta mucho". El director del centro que persigue a criminales nazis explicó que la nariz aguileña es un estereotipo judío en las caricaturas antisemitas. "Está claro que el dibujante quería destacar que Zuckerberg es judío".  

El diario, por su parte, se disculpó a través de un mensaje en la red Twitter. "Pedimos perdón por la caricatura". Asimismo, la caricatura en cuestión fue reemplazada por una en la que desaparece la cara de Zuckerberg y en su lugar figura un recuadro en blanco.

Esta no es la primera vez que el rotativo de Múnich causa un revuelo de este tipo. En julio pasado tuvo que disculparse por difundir la imagen de un monstruo que era servido por una camarera con una bandeja llena de comida como ilustración para la reseña de un libro sobre las exportaciones de armas alemanas a Israel.  

"Alemania sirve. Desde hace décadas que provee de armas a Israel, en parte de forma gratuita. Los enemigos de Israel lo consideran un monstruo voraz", rezaba el texto que desató protestas del American Jewish Committee.   

La polémica estalló coincidiendo con la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, y la casi totalidad de su gabinete a Israel para consultas bilaterales con el Ejecutivo de Benjamin Netanyahu.

Dejá tu comentario