Israel: Gantz abre el camino a un gobierno de coalición con Netanyahu

Mundo

Sorpresivamente, el principal rival del premier asumió como presidente del parlamento. Propuso un ejecutivo de unidad nacional ante la pandemia del coronavirus.

El líder opositor de Israel, el exmilitar Benny Gantz, fue elegido este jueves presidente del Knesset (parlamento) y acto seguido declaró que abogaba por un gobierno de unión nacional ante la amenaza del coronavirus, un golpe de efecto inesperado en el convulso panorama político del país.

"Estos son tiempos inusuales y piden decisiones inusuales", declaró Gantz tras ser elegido por 74 votos a favor y 18 en contra.

Las puertas se abren ahora, tras más de un año de bloqueo político y tres elecciones legislativas en Israel, para un acuerdo con su enconado rival, el conservador Benjamín Netanyahu, primer ministro en funciones y acusado por corrupción ante la justicia.

El anterior jefe del parlamento, Yuli Edelstein, del partido Likud, un fiel seguidor de Netanyahu, dimitió el miércoles, obligado por una decisión del Tribunal Supremo.

Benny Gantz es el líder del partido centrista Azul y Blanco, y no se esperaba que se presentase como candidato a presidir el Knesset, sobre todo porque ante el persistente bloqueo político, el peor que ha sufrido Israel en su historia, oficialmente era el encargado de intentar formar gobierno, tras las elecciones del 2 de marzo.

Gantz debía presentar en principio la candidatura de un diputado de su formación para ocupar el importante cargo de "speaker" (presidente) del parlamento.

Inesperadamente presentó su propia candidatura, y obtuvo los votos del Likud. En la audaz maniobra se dejó sin embargo votos de "Azul-Blanco", lo que preludia dificultades en su nuevo intento de alianza con Benjamín Netanyahu.

Israel necesita ahora un gobierno de "unión y emergencia", dijo Gantz, ex jefe del ejército.

Netanyahu está inculpado por corrupción, pero eso no le impidió mejorar ligeramente sus resultados electorales en los últimos comicios, los terceros en menos de un año. Obtuvo 36 escaños de 120. Pero seguía sin poder formar una mayoría suficiente.

"Felicito a Benny Gantz por su valiente decisión de integrar un gobierno de unidad liderado por Benjamín Netanyahu. Se trata de la buena decisión para Israel en este periodo de emergencia" sanitaria, comentó el ministro de Defensa, Naftali Bennett.

Uno de los efectos secundarios del coronavirus en Israel es el aplazamiento sine die del juicio de Netanyahu por corrupción, malversación y abuso de confianza, en tres casos distintos.

Netanyahu reclamó incesantemente durante los meses de bloqueo la formación de un gobierno de unión en el que él y Gantz se irían alternando en el poder. Pero el opositor no quería hasta ahora que el gobierno tuviera al frente a alguien inculpado por la justicia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario