18 de abril 2024 - 12:30

Bueno para el agro: la cosecha de soja regresa a los 3 millones de toneladas

Los productores dejan atrás el magro escenario de la sequía con una buena cosecha.

campo-retenciones-soja
Reuters

Ya está a pleno la cosecha de soja en todo el país con una expectativa de rendimientos entre aceptables y buenos. Las siembras resultaron, en promedio, algo más tardías de lo ideal, pero el cultivo de soja tiene buenas capacidades de adaptación y se estima una producción que podría superar los 3 millones de toneladas, si bien todavía las proyecciones son prematuras.

Una dificultad que enfrenta el análisis de la situación del cultivo en los últimos años es la discordancia entre las estimaciones oficiales de área y las estimaciones de las empresas e instituciones semilleristas. En concreto, el área estimada oficialmente por DIEA-MGAP está algo por debajo de 1.100.000 hectáreas, pero las empresas señalan que la superficie se acerca a 1.200.000 hectáreas. Considerando esto, la Opypa (otra dependencia del MGAP) lleva adelante una estimación en base a las exportaciones, que se alinea más a los que plantean desde las empresas (gráfica).

Producción de soja en Uruguay (abril 2024)
Producción de soja en Uruguay (abril 2024).

Producción de soja en Uruguay (abril 2024).

Más allá de esto, es claro que la agricultura está en recuperación luego de la dura sequía del año pasado y la soja tendrá una gran cosecha en la comparación histórica, aunque algo por debajo de las grandes cosechas de mediados de la década pasada.

Contrariamente a lo que sucede en Argentina -donde hay grandes extensiones de suelos relativamente homogéneos- Uruguay es un verdadero mosaico de situaciones productivas diversas en cuanto a suelos, orografía e incluso clima, con diferencias importantes entre el norte, el centro y el sur. De manera que es difícil hacer promedios. De todas formas, en general se está dando buenos rendimientos en todas las regiones; el potencial mayor está en el litoral agrícola, con muchas chacras por encima de los 3.000 kg/ha. En el resto de las regiones los rendimientos tienden a ser algo menores porque la calidad de los suelos es algo inferior.

Las estimaciones de rendimiento promedio nacional se ubican en torno de 2.600 kg/ha; con un área de 1.200.000 hectáreas, esto arrojaría una producción algo superior a 3.100.000 toneladas. De todas maneras, el rendimiento todavía está en definiciones por el mencionado retraso en las siembras.

El precio de la soja en los mercados

El precio de la soja al productor se ha movido en torno a los 400 U$S/ton en las últimas semanas, aunque en los últimos días opera por debajo de ese nivel. Después de tocar los 450 U$S/ton sobre el cierre de 2023, la confirmación de una gran cosecha en Brasil y la recuperación en Argentina le han puesto presión a los precios, que bajaron unos 50 U$S/ton respecto a aquellas referencias.

En un principio los productores se mostraron reticentes a vender a estos nuevos valores; además, coincidentemente, el dólar tuvo una baja importante en el mercado local. Pero ya con un escenario de precios más estable y un dólar que ha tenido una leve recuperación se han comenzado a concretar más ventas. Aún así, hay analistas de mercado que recomiendan esperar para vender, atento a cómo se desarrolla el mercado climático en Estados Unidos: en Chicago los fondos de inversión han estado muy vendidos y se estima que deberían corregir esa posición en las próximas semanas, lo cual podría ameritar a una cierta recuperación de los precios.

En todo caso, los márgenes de la soja serán aceptables a buenos, porque -si bien el precio no es el esperado- también han bajado algunos costos y los rendimientos volvieron a niveles normales. Esto permitirá una recuperación de la agricultura que, si bien no va a ser de gran fortaleza, pone nuevamente al sector en rodaje. Los márgenes de este año serán usados en parte para cubrir las pérdidas financieras del ciclo pasado y el resto para apostar nuevamente a los cultivos en el nuevo ciclo. La agricultura tiene una fuerte inercia y el negocio depende de la continuidad, año a año, para promediar precios y variaciones climáticas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar