24 de octubre 2023 - 13:42

China lucha contra la crisis económica y en Uruguay ya se prevén posibles impactos

El gigante asiático se enfrenta a la deflación y al estancamiento con emisión de deuda y mayor gasto estatal, y enciende las alarmas en el plano local.

Uruguay podría verse afectado por la emisión de deuda y el mayor gasto estatal chino para evitar una crisis.

Uruguay podría verse afectado por la emisión de deuda y el mayor gasto estatal chino para evitar una crisis.

China apostará a la emisión de deuda y al gasto público para intentar recuperar la economía fuertemente afectada por la pandemia de Covid-19 —y sus efectos tardíos en el país asiático luego de una apertura que se demoró más de un año. ¿Cómo puede afectar esto a Uruguay?

La economía china, la segunda más grande el mundo, viene trastabillando hace meses luego del impacto que la pandemia tuvo en la actividad comercial local; por lo que el objetivo inmediato del gobierno de Xi Jinping es retomar la senda de recuperación y crecimiento con una receta histórica y bien conocida: deuda y gasto estatal, a través de estímulos fiscales.

Si bien desde un sector impulsan reformas importantes y a largo plazo que permitan abordar el principal problema de la economía china —la desaparición progresiva del sector privado y del crecimiento impulsado por el consumo, más allá de la inversión inmobiliaria y de infraestructura—; algunos asesores gubernamentales recomendaron elevar el objetivo de déficit presupuestario por sobre el 3% del Producto Bruto Interno (PBI) para el 2024, según informó la agencia Reuters. Para ellos, el corto plazo es más urgente para evitar el desastre económico.

En este contexto, el parlamento de China está en vías de aprobar poco más de 1 billón de yuanes —equivalentes a 137 mil millones de dólares— en emisiones adicionales de deuda soberana. Estos bonos serían utilizados para financiar proyectos de conservación del agua y prevención de inundaciones.

En paralelo, el gobierno central llamó a los gobiernos locales a intensificar el apoyo fiscal y monetario, y completar la emisión de la cuota 2023 de 3,8 billones de yuanes en bonos locales especiales para setiembre, para financiar infraestructura. Aunque el banco central está limitado en términos de política monetaria, por temor a avivar una fuga de capitales y dañar al yuan.

Las medidas apuntan a sobrellevar una crisis en puerta. Sin embargo, los economistas que impulsan las reformas estructurales en China señalan que el país asiático podría podría encaminarse hacia un largo período de deflación y crecimiento estancado. Las proyecciones actuales aspiran a un crecimiento del 5% del PBI para el 2024, aunque podría ser menor.

¿Qué puede pasar en Uruguay frente a estos escenarios?

Como se ha visto a lo largo de todo el año en las cifras de exportaciones, lo que sucede a nivel económico en China impacta, indefectiblemente, en Uruguay, en tanto el gigante asiático es uno de los principales socios económicos del país —el más importante hasta hace algunos meses.

Esto significa que, por un lado, los esfuerzos del gobierno de Xi Jinping por apuntalar el crecimiento económico son buenas noticias en el plano local, en tanto puede significar una reactivación del consumo y de la compra de materias primas —sobre todo carne y lácteos— uruguayas. Además, claro, de que cualquier política para evitar una crisis de la segunda economía más grande del mundo—que tenga mayores impactos en las relaciones comerciales internacionales— es buena noticia para el gobierno uruguayo.

Sin embargo, y en contrapartida, la estrategia china también puede traer problemas en la balanza económica: como ha sucedido anteriormente, los esfuerzos de China por salvar la propia economía cierra sus fronteras; y mientras el gasto estatal esté concentrado en promover el crecimiento a través de la inversión en infraestructura y los estímulos fiscales, es posible que el país prefiera el consumo del stock disponible antes que realizar nuevas compras significativas en Uruguay.

En definitiva, la reducción de las compras seguirá impactando en los ingresos por exportaciones del país, que ya llevan varios meses en caída.

Esto, además, se da mientras el gobierno de Luis Lacalle Pou intenta los últimos movimientos para destrabar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China —a pocos días de que el mismo presidente viaje al país asiático. Por lo que la estrategia para evitar la crisis podría dilatar indefinidamente el cierre del acuerdo bilateral.

Dejá tu comentario

Te puede interesar