18 de octubre 2023 - 14:32

Continúa la reducción del interés en títulos en pesos y UI

La última licitación en Unidades Indexadas se declaró desierta por el MEF, que observa un menor apetito por dos instrumentos importantes en la gestión de deuda.

El interés de los inversores por instrumentos en pesos uruguayos y UI continúa cayendo.

El interés de los inversores por instrumentos en pesos uruguayos y UI continúa cayendo.

El dólar en Uruguay atraviesa un octubre inusualmente positivo para lo que ha sido su comportamiento durante el año, con una apreciación del 3,47% en lo que va del mes; pero, en paralelo, el interés por los inversores en títulos tanto en pesos como en Unidades Indexadas (UI) se reduce. ¿Una alarma para el gobierno en cuanto a la gestión de deuda soberana?

El gobierno amplió su Nota del Tesoro en UI con vencimiento en 2034 con una licitación por un monto total de 275 millones de UI —equivalentes a 39,9 millones de dólares—, pero la demanda no alcanzó la oferta: se propusieron 262 millones de UI —38,1 millones de dólares—, por lo que el llamado fue declarado desierto.

Esto es casi una sorpresa considerando como, hace apenas unos meses, las licitaciones en esta unidad eran fuertemente demandadas por los inversores, que veían tanto en las Unidades Indexadas como en los pesos buenas oportunidades de rendimiento y ganancia; al punto de que para el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) lo habitual era duplicar los montos adjudicados en relación con los ofertados inicialmente.

La licitación desierta en UI se suma al bajo desempeño que tuvo la reapertura del Nota del Tesoro Serie 10 la semana pasada, cuando la adjudicación final fue de apenas 93 millones de pesos cuando la oferta inicial llegó a los 600 millones de pesos y la demanda, a 393 millones de pesos.

Estas dos situaciones dan cuenta de un escenario de reducción del interés por parte de los inversores en los instrumentos en pesos y UI, debido mayormente a la escalada que ha experimentado el dólar en las últimas semanas, en paralelo con el recorte de la Tasa de Política Monetaria TPM) por parte del Banco Central del Uruguay (BCU). Ambos factores contribuyen a reducir el rendimiento del peso uruguayo, por lo que los mercados se inclinan a alternativas que generen mayores ganancias —sobre todo en tiempos en que el dólar global atraviesa una recuperación considerable.

Para el jefe de mesa de la financiera Gastón Bengochea, Francisco Echegoyen, es además una señal de que los inversores están, posiblemente, “exigiendo mayores tasas de interés”, según explicó a Ámbito.

Pérdida de apetito y gestión de deuda

Mientras el mercado reduce su interés o apetito por los instrumentos de inversión en moneda local no es posible olvidar la importancia que las colocaciones en pesos y UI tienen para la estrategia de gestión de deuda soberana del gobierno nacional.

En marzo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) había advertido sobre los niveles históricamente elevados en los que se encontraba la deuda en relación con el Producto Bruto Interno (PBI) de Uruguay. Una situación en la que el equipo económico del MEF trabajaba a conciencia a partir de incrementar el fondeo en pesos a través de la colocación de bonos en el mercado local e internacional. Sobre esto, se apostó también al aumento de los mercados secundarios —con Notas del Tesoro vinculadas principalmente a las Unidades Indexadas— y a la emisión especial de deuda doméstica en pesos, UI y también Unidades Previsionales (UP).

La solidez de la economía uruguaya se mantuvo incluso a través de la peor sequía del último siglo y las inversiones necesarias para garantizar tanto la producción agropecuaria como el abastecimiento de agua potable en las áreas más afectadas del país. Pero estos factores repercutieron igualmente en la deuda pública que, según los datos de la Universidad Católica del Uruguay (BCU) alcanzó el 68,5% del PBI al cierre del primer semestre del año. Aquí también influyó la caída en la recaudación fiscal debido al desvío de consumo hacia Argentina por la diferencia cambiaria.

Considerando que este último elemento será una presencia constante durante un tiempo más —ante la crisis económica del país vecino y la mayor devaluación que se espera para después de sus elecciones presidenciales—, y con el agregado actual de la reducción del interés de los inversores por dos de los principales instrumentos de gestión de deuda soberana, el gobierno deberá tomar medidas para que la coyuntura no termine afectando la solidez económica destacada de Uruguay.

Dejá tu comentario

Te puede interesar