27 de junio 2023 - 11:01

¿Cuán debajo está el dólar en Uruguay del tipo de cambio de socios y competidores?

La diferencia en el tipo de cambio real con los demás países impacta directamente en la competitividad uruguaya. ¿Qué perspectivas hay a mediano plazo con este panorama?

Dólar
Foto: Pixabay

El dólar en Uruguay logró romper una racha de 12 jornadas consecutivas a la baja con un tímido aumento del 0,15% ayer, pero el atraso cambiario y la apreciación desmedida del peso siguen siendo un tema de gran preocupación, en tanto el tipo de cambio se encuentra más de un 6% por debajo de los niveles de cierre del año pasado. ¿Cuál es su posición a nivel local en comparación con los principales socios y competidores del país?

El primer cierre de la semana no llegó a ser alivio, aunque sí representó una variación positiva a la situación que venía dándose durante las últimas 12 jornadas, con un dólar que llegó a caer por debajo de la franja de los 38 pesos, donde se mantiene por el momento. Con una cotización de 37,596 pesos según el Banco Central del Uruguay (BCU) y una suba del 0,15%, la moneda estadounidense logró repuntar mínimamente, aunque el retroceso interanual es de más del 5,3%. Y en junio acumula una caída de más del 3,05%.

La diferencia en el tipo de cambio real es insostenible

En este escenario, es imposible no señalar que el tipo de cambio se ubica en su mínimo en términos nominales desde febrero de 2020, previo a la pandemia de Covid-19. Los factores detrás de la caída son tanto externos —un debilitamiento de la moneda estadounidense a nivel global en paralelo a un fortalecimiento de monedas de mercados emergentes— como internos —gran cantidad de ingreso de dólares a través de inversiones y exportaciones, junto con una Tasa de Política Monetaria (TPM) todavía atractiva.

El mayor problema es, como viene advirtiendo y reclamando los sectores exportadores, la competitividad del país. O la falta de ella, en tanto el peso se continúa apreciando. Al respecto, el consultor senior de Exante, Luciano Magnífico, señaló en diálogo con el programa radial En Perspectiva que la competitividad en precios de un país se puede evaluar de dos maneras: considerando la paridad de poderes de compra o evaluando los fundamentos del tipo de cambio a través de algún modelo econométrico.

“En el primer caso, cuando uno habla de considerar la paridad de poderes de compra, nos referimos a la teoría por la cual el tipo de cambio real revierte a un determinado valor en el largo plazo. Para trabajar en este enfoque, nosotros en general utilizamos como referencia el promedio histórico del tipo de cambio real de Uruguay frente a cada referencia y vemos qué tan por encima o por debajo estamos respecto a ese valor promedio”, explicó Magnífico.

En cambio, “cuando uno habla de los fundamentos lo que se hace es estimar con un modelo al tipo de cambio real en función justamente de una serie de ‘fundamentos’ o de determinantes”, como pueden serlo los niveles de demanda doméstica, el diferencial de productividad, los términos de intercambio y las tasas de interés reales, entre otros. “Luego, uno compara el valor efectivo del tipo de cambio real contra el valor que ‘debería tener’ de acuerdo a esos fundamentos”, apuntó.

Respecto del primer enfoque, actualmente el tipo de cambio real se encuentra un 25% por debajo del promedio de los últimos 50 años, mientras que la competitividad en precios respecto a Europa se mantiene con un desequilibrio del orden del 40%, según los datos de Exante.

La situación es más grave aún cuando se compara con los principales competidores del país en los mercados internacionales de commodities, como lo son Australia y Nueva Zelanda, así como con China, el principal socio comercial. “En los tres casos, el tipo de cambio real de Uruguay se ubica entre 25% y 30% por debajo del promedio histórico correspondiente”, señaló Magnífico.

En la región el escenario no es de características diferentes, con niveles de precios relativos que continúan muy deteriorados desde la perspectiva uruguaya. En ese sentido, el tipo de cambio real en comparación con Brasil se ubica más de un 40% por debajo de su promedio histórico, mientras que con Argentina el desequilibrio alcanza el 55%, considerando la cotización del dólar blue.

El dólar también está muy bajo si se lo evalúa desde el enfoque de fundamentos, tal y como reconoce el mismo BCU.

Esta situación hace que el encarecimiento en dólares —impulsado por la apreciación del peso— no sea una alternativa razonable para la economía del país a mediano plazo, razón por la cual desde Exante trabajan con una proyección alcista de la moneda estadounidense a nivel local para los próximos 18 meses.

“De todos modos, también hay que decir que si el dólar en el mundo continúa bajando, con la política monetaria contractiva que mantiene el Banco Central, es posible que podamos registrar una apreciación adicional del peso uruguayo respecto a los niveles actuales”, concluyó Magnífico.

Dejá tu comentario

Te puede interesar