26 de junio 2023 - 08:51

La caída en picada del dólar: 12 jornadas en baja y una depreciación del 3,72%

La divisa estadounidense cerró la semana pasada en $37,54, su nivel más bajo desde fines de enero de 2020.

El dólar atraviesa una racha bajista que lleva 12 ruedas al hilo, según la cotización oficial del Banco Central del Uruguay (BCU).

El dólar atraviesa una racha bajista que lleva 12 ruedas al hilo, según la cotización oficial del Banco Central del Uruguay (BCU).

El dólar lleva 12 jornadas consecutivas en retroceso y en ese lapso se depreció 3,72%, tras su cierre del viernes en 37,54 pesos, lo que representa el valor más bajo de la divisa estadounidense desde fines de enero de 2020.

La cotización oficial del Banco Central del Uruguay (BCU) exhibió que el interbancario bajó 1,452 pesos desde el pasado martes 6, cuando cotizaba en 38,992 pesos y amenazaba con atravesar la barrera de los 39 pesos, tal como era la idea del gobierno, según anticipó el presidente Luis Lacalle Pou.

De esta manera, la divisa estadounidense acumula una baja de más del 3,19% en lo que va del mes, porcentaje que prácticamente se duplica desde que arrancó 2023, con un retroceso que se ubica en más del 6,31%. Con el valor actual, el dólar está en su nivel más bajo desde el 31 de enero de 2020, cuando cotizó 37,531 pesos.

Con esta racha bajista, el dólar se aleja de lo que era el piso de los 38 pesos y empieza a acercarse más a los 37 pesos, un umbral que no rompe desde el 30 de septiembre de 2019, cuando se vendió a 36,939 pesos. En contrapartida, la última vez que cotizó por encima de los 39 pesos fue el pasado 3 de mayo (39,074 pesos), mientras que para verlo superar el techo de los 40 pesos hay que retroceder hasta 2022, cuando el 27 de diciembre cerró en 40,038 pesos.

Las razones detrás de la sostenida caída del dólar

Al analizar los factores de la baja del dólar, se pueden enumerar varios. Uno de ellos es la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de mantener la tasa de interés, lo que generó la apreciación de las monedas emergentes como el peso uruguayo.

A eso se suman los ingresos por exportaciones, más elevados de lo esperado, así como la mayor confianza que genera la mejora en la calificación crediticia de Standard & Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch, junto con la histórica inversión de 4.000 millones de dólares de HIF Global para construir una planta de hidrógeno verde en Paysandú.

Otra clave es la política monetaria contractiva del BCU, que decidió mantener una tasa de interés real alta, que hoy es del 11,25%, con el objetivo de adecuar la inflación al rango meta, que es entre 3 y 6% anual.

Especialistas estiman el atraso cambiario en el 25%

Para el director de Ceres, Ignacio Munyo, el atraso cambiario del dólar es de alrededor del 25% y pronosticó que la situación permanecerá así durante todo el año, al considerar que se trata de “un fenómeno persistente y problemático”, en momentos donde desde el sector agroexportador exige que el dólar se venda entre 44 y 50 pesos.

Frente a este escenario, Munyo no descartó que el gobierno tenga que resignar algunas de sus metas y admitió que una depreciación del peso traería aparejada problemas ligados a “la planificación macroeconómica establecida”, además de traer dificultades en las negociaciones salariales con los sindicatos.

Con ese análisis, el especialista apuntó: “Vamos a seguir siendo caros y no va haber un cambio a corto plazo”. Advirtió además que las medidas para ganar competitividad, como facilitar la importación de países vecinos o eliminar regulaciones, podrían derivar en problemas con otros actores.

Dejá tu comentario

Te puede interesar