23 de junio 2023 - 18:31

El dólar volvió a caer y tocó su mínimo desde principios de 2020

La divisa estadounidense acumuló una fuerte baja de 0,6% y cerró en $37,54, según la cotización del Banco Central del Uruguay.

El dólar no para de caer en Uruguay y cerró a niveles de principios de 2020.

El dólar no para de caer en Uruguay y cerró a niveles de principios de 2020.

El dólar tuvo otra fuerte caída en el mercado cambiario local, con un descenso del 0,6% respecto a la jornada anterior y ubicándose en 37,54 pesos en el promedio diario. Con esta caída, retrocedió más de 1% en la semana y 3,2% en los últimos 30 días.

Las últimas ofertas de compraventa de la divisa estadounidense se hicieron en 37,52 pesos y 37,54 pesos. Además, comparando con el promedio de junio del año 2022, cae 5,6%. En ese mismo periodo el nivel de inflación fue casi 7%, de manera que el dólar perdió más de 12% de su poder adquisitivo interno, comparado con la canasta de consumo promedio (IPC).

La caída del dólar en el Uruguay ha llamado la atención y generado preocupación de empresarios, economistas y público en general. Se esgrimen razones de corto plazo: por un lado, junio es un mes con demanda mayor de pesos por pagos de aguinaldos a los trabajadores y otros compromisos.

Asimismo la reciente decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de mantener la tasa de interés generó un cierto debilitamiento del dólar en los últimos días a nivel global, que se registró tanto en Uruguay como en Brasil y otros mercados regionales. Asimismo, se argumenta que los ingresos de dólares por exportaciones del Uruguay han sido más robustos de lo esperado, en especial por los servicios globales, lo que presiona el tipo de cambio.

image.png

El factor que más incide en la caída del dólar es la alta tasa de interés del BCU

Pero seguramente el factor de mayor incidencia en esta caída del dólar es la firme decisión del Banco Central de mantener una política monetaria contractiva, con una tasa de interés real alta para llevar la inflación al rango meta, de 3 a 6% anual. Dicha tasa de política monetaria se ubica hoy en el 11,25%. Si bien el Central ajustó levemente a la baja dicha tasa en abril, la inflación bajó de manera sensible, lo que deja dicha tasa de interés cada vez más fuerte en términos reales.

En el mercado financiero la tasa efectiva de las Letras del Banco Central a un año ha ido marcando un paulatino descenso, pero aún está también muy alta en términos reales. Hoy cerraron pagando 10,75% en el mercado secundario, lo cual -con una expectativa de inflación en torno a 6,5% para el próximo año- implica una tasa real cercana al 4% anual. Esto vuelve particularmente atractivo mantenerse en letras del Banco Central, que es precisamente el objetivo de la política monetaria.

Por otra parte los tenedores de dólares son reticentes a salir de la moneda americana por razones de seguridad de largo plazo y porque vislumbra que este es un momento de baja y no es el más conveniente para cambiar de posición.

Los afortunados son quienes se anticiparon a este escenario

Quienes hace un año vislumbraban esta situación de debilitamiento del dólar con alta tasa de interés real en pesos y colocaron en letras, obtuvieron retornos en dólares superiores al 15%. Más aún: quienes entraron en letras a comienzos del año en títulos a 6 meses, y realizan la inversión ahora, lograron retornos en dólares de más de 21% anualizado.

La mayoría de los economistas no vislumbran un cambio significativo en el valor del dólar, por lo menos en lo que resta de este año y principios del año próximo. La economía arrancó 2023 con un modesto avance en los datos del PIB, y a pesar de que no se vislumbra un crecimiento vigoroso evitaría la recesión, lo que permitiría al Banco Central seguir luchando a fondo contra la inflación y tal vez lograr que ingrese al rango meta en los próximos meses.

Aun así, también hay que atender lo que sucede en el mercado de trabajo, en la medida que muchos sectores están aquejados de problemas de competitividad-precio importantes y la baja del dólar no hace más que agudizarla. Todo esto deberá considerarlo el Banco Central en su próxima reunión del Comité de Política Monetaria, el 6 de julio.

Dejá tu comentario

Te puede interesar