18 de junio 2024 - 07:56

El crecimiento futuro de la economía uruguaya

La economía uruguaya crecerá a mayor ritmo este año, pero precisa una mayor dinámica a largo plazo.

crecimiento-economico
Foto: Prensa Latina

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ha actualizado la estimación del crecimiento potencial de la economía uruguaya, en base a nuevas estimaciones de los expertos consultados a nivel del Consejo Fiscal Asesor. Estos cálculos son necesarios para establecer las metas de la regla fiscal, aprobada en esta legislatura con la Ley de Urgente Consideración (LUC).

El año pasado el cálculo había arrojado un crecimiento potencial del PIB del 2,8% anual, pero este año la proyección bajó al 2,5%. Esta nueva base de cálculo comenzará a aplicarse a partir del año 2025 e implica que el gasto primario no puede crecer más de 2,5% real anual el año próximo (segundo pilar de la regla).

Con los nuevos datos, se observa también que en el año 2023 el PIB estuvo 2% por debajo de lo que -se estima- es su potencial. Esto se explica en buena medida por el impacto de la sequía, que se considera excepcional y que llevó a la producción a un nivel más bajo del que potencialmente tendría. Se espera que este año y el próximo esa brecha respecto al PIB potencial se vaya cerrando y la economía llegue efectivamente a su capacidad plena.

Las estimaciones del PIB potencial se actualizan todos los años y se incorporan en la nueva institucionalidad fiscal para aislar el efecto del ciclo económico y establecer una meta de resultado fiscal estructural (primer pilar de la regla fiscal).

En concreto, los expertos consultados por el MEF hacen una proyección sobre la evolución de la inversión bruta en capital fijo, la fuerza de trabajo y la productividad total de los factores. El MEF toma la mediana de las respuestas en cada una de las tres variables señaladas, para hacer su proyección de PIB potencial.

La incorporación de estos cálculos econométricos y de la regla fiscal es una bienvenida mejora en la calidad de las políticas públicas. Porque más allá de las circunstancias de corto plazo -con sequías, lluvias, impacto regionales positivos o negativos, y la demanda externa que a veces ayuda o a veces complica- la capacidad de crecimiento de una economía a largo plazo depende de la acumulación de capital a través de la inversión, así como del aporte del trabajo, en términos de cantidad de personas trabajando y de la calificación de esa fuerza laboral.

Respecto a la inversión, puede plantearse -en términos generales- que un país como Uruguay necesita niveles de inversión (formación de capital fijo) cercanos al 20% del PIB, para tener un crecimiento razonable de su economía que le permita superar las demandas sociales actuales y avanzar en ingreso per cápita y calidad de vida.

Inversión PBI

En la gráfica adjunta se ve la evolución de este indicador, que luego de un momento de expansión asociado a los grandes proyectos vinculados de UPM en los últimos años, ha tenido cierto retroceso en el año 2023. En términos históricos no es un mal desempeño, pero falta avanzar para asegurar una base de inversión que permita un crecimiento más dinámico.

En cuanto a la fuerza de trabajo, en los últimos años se dio una expansión del empleo, lo cual aporta a un mayor PIB potencial. Sin embargo, hay aquí cuentas pendientes en la calidad de la formación de la gente a todo nivel, su vínculo con el perfil de demanda en el mercado de trabajo y especialmente en la integración de los ciudadanos en condiciones más precarias y con menores ingresos a un mercado laboral más dinámico.

Esto es particularmente importante en momentos en que se está desplegando una revolución productiva por las tecnologías de la información, que obliga más que nunca a ajustar ese encuentro entre capacitación y demanda laboral. Además, Uruguay es un país con una población relativamente pequeña, que prácticamente no crece. Los últimos datos del censo muestran que, de no haber sido por la inmigración, seguramente Uruguay habría retrocedido en su población. Por tanto, el aporte del trabajo depende casi totalmente de mejoras en la calificación. Estas son las cuestiones que, más allá de la coyuntura, terminan definiendo la marcha de la economía en el mediano y largo plazo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar