23 de enero 2024 - 16:21

El gobierno define qué estrategia adoptará en el mercado ESG durante 2024

El MEF no prevé la emisión de un nuevo bono verde, pero sí una reapertura del BIICC 2034. Además, pondrá la mira en préstamos ligados a políticas ambientales.

El MEF define su estrategia en el Mercado ESG, aunque no prevé impulsar un nuevo bono verde. 

El MEF define su estrategia en el Mercado ESG, aunque no prevé impulsar un nuevo bono verde. 

Foto: Freepik

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) empieza a delinear la estrategia que adoptará en el mercado ESG y analiza la reapertura del bono global indexado a Indicadores de Cambio Climático (BIICC), que tiene vencimiento en octubre de 2034 y ya contó con dos licitaciones exitosas.

Dentro de esa hoja de ruta, el gobierno apunta a concretar el desembolso de 350 millones de dólares de parte del Banco Mundial, en el marco de un inédito préstamo ligado al cumplimiento de metas sostenibles, según confirmó a Bloomberg Herman Kamil, director de la Unidad de Gestión de Deuda del MEF.

“Somos muy abiertos en cuanto a la moneda, jurisdicción y formato que podríamos emitir en los mercados internacionales. No tenemos prisa”, manifestó el jerarca en la entrevista, al anticipar la posibilidad de emitir bonos globales en pesos a tasa fija y en Unidades Indexadas (UI), pero también la probable reapertura del BIICC y la posibilidad de un nuevo bono Samurai en Japón.

Sobre los beneficios potenciales de adoptar finanzas sostenibles, el economista destacó que algunas de las mejoras son “impulsar el comercio y la inversión extranjera”, mientras resaltó la importancia de la participación de varios ministerios para combatir el cambio climático, para lo cual expresó que “se necesita una gobernanza muy sólida".

Un nuevo bono verde no está en agenda para este año

Ante la consulta sobre un posible nuevo bono verde, Kamil advirtió que el gobierno no piensa en una nueva emisión de ese tipo en el último año de gestión, sino que la estrategia estará enfocada en los créditos ligados a políticas ambientales, algo que fue reclamado a nivel internacional por el presidente Luis Lacalle Pou y la ministra Azucena Arbeleche.

De todos modos, destacó el rol del MEF en el mercado ESG. “Hemos sentado las bases para que Uruguay sea un emisor o tomador de préstamos regular de finanzas sostenibles”, apuntó el jerarca, aunque aclaró: “Que eso suceda realmente dependerá de las prioridades políticas de las futuras administraciones”.

Herman Kamil.jpeg

El bono verde captó interés en todo el mundo

El balance del MEF tiene su correlato en la realidad, puesto que la reapertura del BIICC 2034 alcanzó un valor nominal de 700 millones de dólares, con 139 inversores de diferentes países, que demandaron casi cuatro veces lo emitido, al llegar a 2.701 millones de dólares.

En la oportunidad, Arbeleche destacó que fue "una muestra más de la confianza que genera el país en los mercados financieros”, pero también valoró "la fortaleza institucional del país y la credibilidad de las políticas públicas".

El 89,5% de la demanda por el bono provino de cuentas extranjeras y, según informó el MEF, la mayor parte de la demanda se originó en Estados Unidos y el Reino Unido. También hubo inversores de países como Alemania, Austria, Canadá, Chile, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, Irlanda, Japón, Países Bajos, República Checa, Singapur, Corea del Sur y Suiza.

Dejá tu comentario

Te puede interesar