3 de mayo 2024 - 09:22

El peso uruguayo se aprecia contra el dólar, a contramano de la región

En lo que va del año, solo el colón costarricense y la moneda nacional acumulan un saldo positivo frente a la divisa estadounidense.

El peso uruguayo es una de las dos monedas latinoamericanas que se apreció frente al dólar en lo que va de 2024.

El peso uruguayo es una de las dos monedas latinoamericanas que se apreció frente al dólar en lo que va de 2024.

El peso uruguayo se mantiene como uno de los casos excepcionales entre las monedas latinoamericanas en el año en relación con el dólar, ya que es una de las únicas dos divisas de la región que viene fortaleciéndose contra el billete verde. En abril, logró ceder algo de terreno en el mercado local.

El buen desempeño en la economía de Estados Unidos llevó a que la Reserva Federal (Fed) se mostrara reacia, una vez más, a avanzar con un recorte de las tasas de interés de referencia, que se encuentran en su máximo rango histórico. En consecuencia, y ante la confianza de los inversores por la divisa, el dólar atraviesa una etapa de fortalecimiento, también impulsada por los conflictos geopolíticos que ponen al billete verde como protagonista entre los activos que funcionan como refugio de valor.

De hecho, según el índice dólar —que compra la moneda con una canasta de seis divisas internacionales— pasó de los 101,33 puntos el 29 de diciembre de 2023, a los 106,30 puntos el 30 de abril de 2024, es decir, un avance del 4,90% en este período. Crecimiento que da cuenta del gran año que, hasta el momento, experimenta el billete.

¿Qué pasa en los mercados emergentes?

En contrapartida, las monedas de mercados emergentes han mostrado, en términos generales, una caída. Tal fue el caso de las divisas latinoamericanas que, en abril, registraron un comportamiento mayormente negativo.

Es así que, en lo que va del año, tan solo dos monedas han logrado fortalecerse contra el dólar: el colón costarricense, con una apreciación del 3,10%; y el peso uruguayo, con un aumento del 2,42%. En el caso local, esto viene siendo un problema ya de larga data, el atraso cambiario, debido a las dificultades que trae para los sectores exportadores en términos de competitividad, y se ha vuelto, además, un tema central en la campaña electoral.

Por su parte, en lo que va del 2024, el ranking de monedas depreciadas se construye así: en primer lugar, el sol peruano (-1,65%), seguido por el guaraní paraguayo (-2,89%), el real brasileño (-6,47%), el peso argentino (-7,78%) y el peso chileno (-8,47%).

En abril, en tanto, el peso uruguayo estuvo en sintonía con el escenario cambiario regional, cuando se depreció un 1,2% en relación al dólar. Entre los demás países latinoamericanos, las que mayor valor perdieron fueron el peso colombiano (-1,41%), el guaraní paraguayo (-1,44%), el peso argentino (-2,17%), el real brasileño (-2,66%) y el peso mexicano (-3,11%).

Únicamente experimentaron apreciaciones el peso chileno (2,56%) y el peso dominicano (1,32%).

Dejá tu comentario

Te puede interesar