22 de febrero 2024 - 09:45

"El PIT-CNT propone retroceder 30 años y actúa con ceguera ideológica", alertó Munyo

El economista director de Ceres se refirió a las consecuencias del referéndum contra la reforma de la seguridad social que impulsa la central sindical.

Ignacio Munyo, director de Ceres.

Ignacio Munyo, director de Ceres.

El director del Centro de Estudios de la realidad económica y Social (Ceres), Ignacio Munyo, analizó los diferentes mecanismos de recolección de firmas que se impulsan de cara a las elecciones 2024, uno de ellos desde el PIT-CNT con apoyo de algunos sectores del Frente Amplio sobre la reforma jubilatoria y el otro desde Cabildo Abierto destinado a la restructuración de las deudas de personas físicas.

“El PIT-CNT propone retroceder 30 años para deshacer dos reformas previsionales que han recibido reconocimiento global como la de 1996 y 2023 que formó parte de la LUC ,condenando así al próximo gobierno a lidiar con las enormes consecuencias negativas que ello implica”, opinó Munyo en diálogo con Ámbito.

“La iniciativa es muy fácil de vender: ofrece aumentar el pago mínimo por pasividades y asegura que ninguna jubilación ni pensión sea inferior al valor del salario mínimo nacional; todo sin reducir los montos jubilatorios de la casi totalidad de las personas. La propuesta es tan populista como retrógrada al reducir la edad jubilatoria a 60 años, exigiendo 30 años de servicios; condiciones similares a vigentes en 1904, cuando la esperanza de vida era 27 años menor que la actual”, agregó.

El economista, además, consideró que los promotores de la recolección de firmas actúan con lo que definió como una “ceguera ideológica que nubla la realidad”, al proponer “eliminar el ahorro individual jubilatorio y la confiscación de los fondos de cada trabajador que gestionan las AFAP, para que pasen a la bolsa del BPS, borrando la identificación de la propiedad individual”, aseguró.

Recolección de firmas, PIT-CNT.jpg

“El espejo argentino nos refleja las consecuencias de adoptar un modelo como el que se propone. El 20 de octubre de 2008, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner eliminó el sistema privado y todos los fondos jubilatorios pasaron a manos del Estado. Automáticamente, la calificación de riesgo bajó varios escalones y se produjo una fuerte suba del riesgo país”, expresó Munyo. “La seductora propuesta para la que junta firmas el PIT-CNT representa un cambio de rumbo histórico y muy negativo para el Uruguay, aunque disfrazado con un aparente atractivo para gran parte de la población”, concluyó el director ejecutivo del Ceres.

La “deuda justa” y el riesgo de la informalidad

Respecto a esta propuesta impulsada por Cabildo Abierto, Munyo opinó que “más allá de la justicia o no del reclamo y del problema que puede ser enorme respecto a las deudas, lo que usualmente muestra la evidencia internacional e histórica al respecto es que cuando uno topea el valor de una tasa o de un precio, aparecen mercados paralelos que ocupan ese lugar, lo que no puede obligar a una institución financiera a prestar a una tasa más baja que la rentabilidad del propio negocio, por lo tanto el riesgo grande que existe es que ocupe ese lugar el sector no formal” , explicó .

“Ya tenemos fuerte incidencia en determinados puntos del país donde empresas y familias acceden a crédito en condiciones muy riesgosas por instituciones o personas físicas no reguladas y en condiciones muy precarias. No se puede tapar el sol con las manos, finalmente el mercado existe y cuando la regulación no le da espacio, aparece el paralelo que es el mercado negro , que ocupa ese lugar”, finalizó el economista.

Dejá tu comentario

Te puede interesar