1 de diciembre 2023 - 12:57

El plebiscito del PIT-CNT pone en riesgo el grado inversor de Uruguay, advirtió Ignacio Munyo

El director del Ceres señaló las enormes complejidades que implicaría la reforma constitucional y la describió como un "plan platita uruguayo".

Para Munyo, la aprobación del plebiscito contra la reforma de la seguridad social puede implicar la pérdida del grado inversor para Uruguay.

Para Munyo, la aprobación del plebiscito contra la reforma de la seguridad social puede implicar la pérdida del grado inversor para Uruguay.

Foto: @PITCNT1

El plebiscito contra la reforma de la seguridad social que impulsa el PIT-CNT podría llevar a que Uruguay pierda el grado inversor recuperado en 2013, según explicó el director del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), Ignacio Munyo. “Es una gran luz roja, un riesgo gigantesco”, advirtió el economista.

Desde que el PIT-CNT confirmó la realización de la campaña de junta de firmas para intentar llevar a cabo un plebiscito junto a las próximas elecciones presidenciales, el cual buscará introducir una reforma constitucional en materia de seguridad social que elimine las modificaciones realizadas por la reforma de este año sobre el sistema previsional; voces de todos los sectores hicieron llegar su preocupación respecto de la inviabilidad de esta propuesta.

La alarma es tal que incluso desde el Frente Amplio, histórico apoyo de la central sindical, evitaron pronunciarse como coalición de izquierda —dando la libertad de acción a los diferentes sectores—; e incluso algunos dirigentes de peso como el intendente de Canelones y precandidato presidencial, Yamandú Orsi, se expresaron públicamente en contra.

Al respecto se expresó el director de Ceres, Ignacio Munyo, en entrevista con Radio Carve, y señaló que, en caso de aprobarse la reforma constitucional que impulsa el PIT-CNT a través de la consulta popular, condicionará toda la gestión del próximo gobierno —independientemente del signo político que sea— y representará un retroceso de toda la agenda de desarrollo del país.

“Sería dar una vuelta, pegar un manotazo hacia atrás que genera sobrecostos gigantescos por todos lados, destrucción de seguridad jurídica, pérdida del grado inversor y empeoramiento de las condiciones de financiamiento”, señaló el economista.

Sobre estos dos últimos puntos, recordó que las dos últimas veces que a Uruguay se le mejoró la nota crediticia por parte de las agencias internacionales fue “de la mano de mejoras en el sistema jubilatorio”. “En el año ‘97 nos dieron el grado inversor por primera vez, después la reforma del ‘96, lo perdimos con la crisis del 2002, lo recuperamos diez años después, en 2013, y recién diez años después subimos un escalón del mínimo con la última reforma jubilatoria de este año”, enumeró Munyo.

Asimismo, el director del Ceres señaló que “hay múltiples razones, desde todo punto de vista, de que esto es un gran problema, incluso de implementación”. Para el economista se trata de retroceder al año ‘95 en muchos aspectos, deshaciendo todo lo que se avanzó en el medio, incluso en materia de mejorar la distribución del ingreso. También señaló que se busca implementar una edad jubilatoria de 60 años, como estaba en la Constitución de 1904, cuando la esperanza de vida en Uruguay era de 51 años.

“Es una locura, ojalá el Uruguay no le dé cabida porque sería un retroceso muy grande en todo el camino del desarrollo que tenemos por delante, que va lento pero va bien orientado y que hay que apretar el acelerador, no dar una marcha atrás profunda como implica esta reforma que plantea el PIT-CNT y que está sobre la mesa”, consideró Munyo.

El “plan platita” uruguayo

Consultado sobre si considera que el PIT-CNT logre llegar a las 270.000 firmas necesarias para que, el próximo 27 de octubre, la papeleta del plebiscito esté incluida en la oferta electoral, Munyo consideró probable el resultado positivo de la primera etapa en la iniciativa de la central sindical.

Para el economista, por un lado, la capacidad de movilización del central es lo suficientemente grande como para lograr esas cifras de adhesión, aunque después haya que ver si efectivamente logran la reforma constitucional en la consulta popular.

Pero, por otro lado, también señaló que lo que se impulsa puede resultar muy atractivo para una gran mayoría de la población, en tanto implica el aumento de los haberes jubilatorios para muchos. “Aumenta todas las jubilaciones a costa de un pago que destruye el Estado uruguayo”, reconoció el director del Ceres, y añadió: “Yo digo que es un ‘plan platita' uruguayo, como tanto se habló en Argentina en estos días”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar