30 de junio 2023 - 12:14

El precio de los combustibles, sin cambios en julio

El gobierno decidió mantener congelados los precios de los combustibles tras haberlos rebajado en junio. ¿Hasta cuándo se podrá mantener esta dinámica?

El precio de los combustibles en Uruguay no tendrá modificaciones en julio.

El precio de los combustibles en Uruguay no tendrá modificaciones en julio.

Foto: Presidencia

Los combustibles volverán a permanecer congelados tras la rebaja que experimentaron en junio, según comunicó el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM). Exceptuando los ajustes a la baja de enero y el mes que termina, julio será el quinto mes sin variaciones en las tarifas al consumidor final en este producto que, de todas forma, en el país tiene los valores más altos de toda la región.

De esta forma, la nafta Súper 95 continuará a 69,89 pesos como precio máximo de venta al público por litro, mientras que el Gasoil 50S se situará en 52,99 por litro como precio máximo en surtidor. También se mantendrá el precio al público en el supergás, que se mantiene por debajo del precio de paridad de importación.

Según informó el MIEM, la decisión de congelar las tarifas responde a cierta estabilidad en la evolución mensual de las referencias internacionales establecidas a través del PPI. Esto podía preverse ya que, a pesar de que el presidente Luis Lacalle Pou expresó ayer que estaban reconsiderando aumentar los precios tras leer el informe de la Ursea, la variación en los valores de referencia para la nafta no fue superior al 0,18%; mientras que en el caso del gasoil, fue del 0,72% por litro.

Mantener los combustibles, una medida para evitar mayores conflictos

En lo que va del año, los combustibles no han experimentado ningún aumento en sus precios, incluso cuando así lo recomendó la Ursea. Y si bien era esperable que los primeros aumentos recién comenzaran a darse en el segundo semestre —por la evolución de los precios internacionales de referencia y la parada técnica en la refinería de La Teja de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) que implicará una pérdida de 180 millones de dólares y, por ende, menores ingresos para subsidiar las diferencias reales en las tarifas—, la segunda parte del año inicia sin modificaciones en este sentido.

Por otra parte, es necesario considerar el contexto de diferentes sectores económicos del país al momento de entender el congelamiento de los precios para el mes próximo: Uruguay tiene el combustible más caro de la región, y es una cuestión altamente criticada por diferentes actores, entre ellos, los comerciantes en la zona de frontera con el litoral y el agro.

En el primer caso, la situación es muy preocupante: no solo la brecha de precios continúa aumentando con el país vecino, afectando cada vez más las ventas del litoral, sino que también el consumo de combustible ha caído estrepitosamente, algo que desvela asimismo a Ancap. Es así que las ventas de estos productos están igual y hasta por debajo que las registradas en el peor momento de las restricciones de circulación por la pandemia de Covid-19.

En el segundo caso, el agro y, particularmente, los sectores agroexportadores, hace tiempo que reclaman por los altos costos de los combustibles como un factor que erosiona la competitividad de los productos uruguayos en el mercado internacional. Esto se suma a un contexto en el que el atraso cambiario es una gran preocupación para estos actores, por lo que un paso en falso perjudicaría aún más la relación con las autoridades.

Mantener las tarifas sin aumentos es una forma, también, de evitar profundizar conflictos y escenarios críticos con y para estos sectores. Y, por supuesto, no debe olvidarse que si, efectivamente, los precios tendrán que subir dentro de poco debido a los costos implicados en las obras de mantenimiento en La Teja, el gobierno intentará postergar esta situación lo máximo posible.

Dejá tu comentario

Te puede interesar