7 de julio 2023 - 08:17

¿En qué se basó el recorte en la tasa de interés y cómo afectará al mercado?

Economistas afirman que era algo "esperado" por la baja de la inflación, aunque para otros fue "insignificante".

Para los analistas, el recorte de la tasa de interés de parte del BCU era algo esperado por la inflación.

Para los analistas, el recorte de la tasa de interés de parte del BCU era "algo esperado" por la inflación.

Foto: BCU

El recorte de 50 puntos básicos en la tasa de interés decidido por el Comité de Política Monetaria (Copom) fue analizado de distinta manera por los economistas, ya que algunos consideraron que la baja fue “mayor a la contemplada en las expectativas”, otros señalaron que era algo “esperado por el mercado” y una tercera posición fue la que calificó a la reducción como “insignificante”.

La reducción de la Tasa de Política Monetaria (TPM) por parte del Banco Central del Uruguay había sido anticipada por los analistas tras el dato de inflación conocido esta semana, que ubicó al IPC en 5,98%. Una vez conocido el descenso de 0,5%, hubo especialistas que resaltaron que podría tratarse de “una buena noticia para el sector exportador”.

Es el caso de Francisco Echegoyen, jefe de mesa de la financiera Gastón Bengochea, quien en diálogo con Ámbito.com admitió que “el recorte en la tasa de referencia era esperado por el mercado”. Sobre la decisión del BCU consideró que fue tomada “por la fuerte desaceleración de la inflación, que bajó desde 7.10% a 5.98%, llegando a mínimo de 3 años e incluso en el último mes hubo deflación”.

Para Echegoyen, las tasas de Letras de regulación monetaria “seguramente tengan un recorte en sus rendimientos, pero de todas formas sigan siendo muy atractivas al inversor, ya que tienen una rentabilidad real cercana al 4%”. Entre los posibles beneficiados, consideró que “quizás esto sea una buena noticia para el sector exportador ya que, al bajar la tasa en pesos, los inversores se vuelquen a invertir en dólares.

Se redujo la inflación y podría seguir bajando

En sintonía con este pensamiento se manifestó Nicolás Cichevski, gerente de CPA Ferrere, quien afirmó en diálogo con este medio que “la decisión del BCU tuvo su fundamento en la reducción de la inflación (y en menor medida de las expectativas), que venía ocurriendo en los últimos meses”.

Cichevski consideró que antes del IPC de junio, “el mercado anticipaba una reducción de 25 pbs en la TPM” y comparó: “Una vez conocido el dato de inflación, que estuvo muy por debajo de lo esperado (se esperaba un dato cercano al 7%), era factible que el BCU resolviera una reducción de 50 pbs, como terminó sucediendo”.

El economista de CPA Ferrere consideró además que “ayer en la tarde, el mercado pareció anticiparse a una decisión en esa línea, ya que sobre el cierre de la jornada el dólar aumentó en torno a 1,5% y hoy cerró en 38,33”.

Además, se mostró optimista de cara al futuro. “La reducción de la inflación que tendrá lugar en los próximos meses, más rápida que lo previsto, podría inducir al BCU a rebajar la TPM más rápido”, anticipó Cichevski, argumentando que eso “podría fundamentar una leve depreciación del peso, en parte ya observada”. Que eso ocurra, estimó, “dependerá de si la caída en la inflación observada termina efectivamente traduciéndose en una caída en las expectativas de inflación”.

https://twitter.com/JavierdeHaedo/status/1677046741156130824

Fue una "insignificante reducción de la Tasa de Política Monetaria"

Desde sus redes sociales, Javier de Haedo, director del Observatorio de la Coyuntura Económica de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), calificó a la decisión del Banco Central como una “insignificante reducción de la Tasa de Política Monetaria”.

Para el economista, “la producción y las exportaciones deberán seguir esperando”. Al justificar su postura, argumentó: “Era obvio que había un tipo de cambio para el cual la inflación iría a la meta. Lo encontraron en 37 pesos. Se reprimió la inflación en vísperas de los consejos de salarios, convenientemente.

https://twitter.com/licandro1/status/1677062666542612483

“En términos reales, la Política Monetaria es algo más laxa”

En tanto, el economista José Licandro consideró que “si bien el nivel sigue en fase contractiva, las expectativas siguen fuera del rango meta y se redujeron menos que la TPM”. Es por eso que analizó que “en términos reales, la Política Monetaria es algo más laxa”.

“La reducción de la inflación corriente (global y subyacente) debería ayudar a moderar expectativas empresariales sindicales, haciendo más factible que las negociaciones salariales sigan las pautas que propuso el gobierno”, sostuvo Licandro en sus redes, respecto a la inflación proyectada y el correctivo anual.

De cara al futuro, analizó: “Salvo que se vean correcciones a la baja importantes en las expectativas de Inflación en los meses venideros, no parecería prudente que en las reuniones siguientes el BCU repita reducciones a este ritmo”. No obstante, admitió que “las presiones sectoriales y políticas para que el ritmo se mantenga siguen siendo altas, tanto por el nivel del tipo de cambio como por la cercanía del año electoral”.

Finalmente, el economista Aldo Lema consideró que “se trata de una baja mayor a la contemplada en las expectativas, pero más en línea con lo sugerido por la regla monetaria”, algo a lo que ligó a “la moderación inflacionaria de los últimos meses y su proyección de inflación al fin del horizonte de política (5,3% en 24 meses)”.

“Además de la moderación inflacionaria, el Banco Central del Uruguay también dejó entrever una ampliación de las holguras productivas (mayor capacidad ociosa) al estimar una recaída del PIB en el segundo trimestre (versus el primero) y leve recuperación en el tercero”, explicó Lema.

Dejá tu comentario

Te puede interesar