7 de noviembre 2023 - 11:29

La economía china mejora, pero las dudas permanecen

El FMI mejoró su previsiones de crecimiento al tiempo que alertó sobre la debilidad del mismo. ¿Cómo afectará a Uruguay?

La economía china presenta señales desiguales en su recuperación, lo que también afectará a Uruguay.

La economía china presenta señales desiguales en su recuperación, lo que también afectará a Uruguay.

Las perspectivas económicas para China mejoraron pero todavía hay riesgos latentes: por un lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un crecimiento del 5,4% para este año; mientras que las importaciones del país asiático mostraron un incremento inesperado en las importaciones de octubre a la vez que se contrajeron las exportaciones, lo que pone en la cuerda floja lo opositivo de la mejora en la demanda interna. ¿Cómo puede afectar esto a Uruguay?

El FMI culminó su misión en China y publicó el informe final en el que elevó su previsión de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) para el gigante asiático del 5% al 5,4% en 2023, a partir del impulso por el aumento del consumo y las medidas recientes anunciadas en Pekín.

Este escenario da muestras de una expansión mayor a la esperada —sobre todo en el tercer trimestre—, signos de "un fuerte repunte posterior a la reapertura de la demanda interna, en particular el consumo", según expresó la primera subdirectora gerente del FMI, Gita Gopinath.

Asimismo, el organismo internacional también mejoró la previsión para el 2024, que de un crecimiento del 4,2% pasó a poder llegar al 4,6%. Sin embargo, también señalaron que no deja de tratarse de una desaceleración, producto de las debilidades en el mercado inmobiliario y una menor demanda externa.

Preocupación en la dinámica exportaciones-importaciones

A la par de las mejores proyecciones del FMI, se conoció un dato que enciende las alarmas sobre la economía china: en octubre, las importaciones crecieron inesperadamente —un 3% contra la expectativa de la reducción en un 4,8%—; mientras que las exportaciones se contrajeron a un ritmo más rápido —cayeron un 6,4% en términos interanuales.

"Las cifras contrastan con las expectativas del mercado. Los malos datos de las exportaciones pueden afectar a la confianza del mercado, ya que esperábamos que la cadena de suministro de las exportaciones se recuperara", dijo Zhou Hao, economista de Guotai Junan International.

Mientras que "la significativa mejora de las importaciones puede proceder del aumento de la demanda interna, en particular de una demanda para reponer existencias". Sin embargo, los datos oficiales muestran que tanto los nuevos pedidos de exportación como de importación se contrajeron por octavo mes consecutivo en octubre, lo que sugiere que los fabricantes están luchando por conseguir compradores en el extranjero y piden menos componentes.

Esta mezcla de señales apunta a los riesgos que todavía enfrenta la economía china, los cuales el gobierno asiático intenta enfrentar sin poner en juego todavía las reformas estructurales necesarias para abordar definitivamente las problemáticas sobre la mesa. La conclusión generalizada es que la recuperación que se observa no deja de ser frágil y desigual.

¿Qué impacto puede tener esto en Uruguay?

China es, todavía, un importante socio comercial de Uruguay si bien hace ya varios meses que quedó relevado del primer puesto en términos de exportaciones, debido a la menor demanda de los productos nacionales por parte del gobierno asiático.

En este sentido, el crecimiento en las importaciones chinas puede ser una buena señal para los sectores exportadores locales, en tanto significa que hay una reactivación de la demanda por los bienes de otros países —entre ellos, Uruguay. Considerando que las colocaciones uruguayas en el país asiático han caído de forma generalizada durante el año —con algunos repuntes recientes que corresponden, claramente, con esta mejora en la demanda china—, este escenario definitivamente puede significar mejoras en la economía local.

Lo mismo con las proyecciones de un crecimiento en el PBI chino: cuanto mejor está la economía de los socios comerciales, más probabilidades hay de que los intercambios vayan por el buen camino.

Sin embargo, también habrá que tener en cuenta los riesgos que todavía señalan los expertos, así como el hecho de que, si bien mejoraron las previsiones, la economía de China se desacelerará el próximo año. Esto también tendrá su impacto en los indicadores macroeconómicos locales, mayormente en la balanza comercial con Pekín.

Dejá tu comentario

Te puede interesar