23 de mayo 2024 - 17:10

Las 5 claves para mejorar la institucionalidad fiscal en Uruguay

Una deuda prudente, tope al gasto y más autonomía para el CFA son algunas de las propuestas del Comité de Expertos del MEF.

El Comité de Expertos del MEF sugirió algunos ejes para mejorar la institucionalidad fiscal del Uruguay.

El Comité de Expertos del MEF sugirió algunos ejes para mejorar la institucionalidad fiscal del Uruguay.

El Comité de Expertos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) planteó una serie de propuestas para mejorar la institucionalidad fiscal, luego de mantener el cumplimiento de la regla durante cuatro años consecutivos, lo que llevó a Uruguay a tener el riesgo país más bajo de la región.

Una mayor autonomía para el Consejo Fiscal Asesor (CFA), así como mantener un nivel de deuda prudente son algunos de los ejes del Informe Fiscal 2023 publicado este jueves, que analiza el camino recorrido y llama a “un proceso de perfeccionamiento continuo”.

Un nivel de deuda prudente

Los expertos señalaron que “la sostenibilidad de la deuda pública es el ancla de la regla fiscal” y admitieron que el nivel actual se encuentra en línea con la mediana de los países que se encuentran en la misma categoría de riesgo (BBB).

“Se debe profundizar sobre cuál es el nivel de deuda prudente a alcanzar en la estabilización de la deuda en relación al producto. El cociente deuda en términos del PIB se ve influenciado por el PIB cíclico en su denominador y, por ende, puede verse afectado, coyunturalmente, por desvíos en la brecha PIB exógenos al manejo de la política fiscal”, advirtieron.

En tal sentido, señalaron que el MEF “se encuentra analizando este aspecto para Uruguay, depurando el cociente de deuda por la brecha PIB y, asimismo, por los cambios registrados en los precios relativos a lo largo de las últimas décadas”.

“Cuando se haya madurado este análisis, se estará en mejor condición para avanzar hacia la estimación de un nivel de deuda prudente y, por ende, el resultado fiscal primario necesario para alcanzar, o mantener, dichos niveles en el tiempo”, propusieron en ese sentido.

Un tope al gasto

En el informe indicaron que algunas reglas fiscales “incorporan límites al gasto corriente, priorizando el gasto en inversión, que suele tener un mayor multiplicador fiscal e incidencia en el crecimiento potencial futuro”. “Más recientemente, ha surgido debate en torno a la conveniencia o no de incorporar en las reglas fiscales incentivos al gasto público ambiental”, plantearon los especialistas.

Y advirtieron: “Si bien se reconocen eventuales bondades en dichos mecanismos para etapas más maduras de la regla fiscal, en etapas tempranas como las existentes en nuestro país, se buscó priorizar el objetivo central asociado a la sostenibilidad de la deuda pública, evitando la imposición de objetivos múltiples”.

Autonomía para el Consejo Fiscal Asesor

Por otra parte, el informe indicó que “las reglas fiscales se fortalecen al contar con consejos fiscales externos independientes y autónomos”, por lo que plantearon que “en una segunda etapa de la institucionalidad fiscal, sería conveniente dotar de mayor autonomía al CFA”.

Sobre los alcances de ese beneficio pidieron que sean “tanto a nivel presupuestal como en materia de ampliación de roles”, para luego pedir que se lo habilite a “brindar opinión sobre aspectos vinculados a la sostenibilidad fiscal de la deuda y la razonabilidad de los supuestos macroeconómicos oficiales implícitos en las estimaciones fiscales, entre otros”.

Informe Fiscal 2023 FINALDEF.pdf

Metodologías alternativas y mecanismos contra desvíos

Por otra parte, señalaron que “existen metodologías alternativas para estimar el PIB potencial”, al señalar que, además del filtro HP que utiliza el MEF, se podrían implementar otras que propiciarían “una política fiscal más procíclica”.

A la vez, consideraron “razonable” que ante potenciales desvíos de la regla fiscal se puedan “identificar mecanismos de corrección de los mismos”, algo que indicaron como “particularmente relevante ante desvíos en la trayectoria del cociente de deuda”.

“Los mecanismos de corrección de desvíos podrán implicar acciones de política fiscal o, en caso en que el desvío se produzca por incrementos inesperados de la brecha PIB, simplemente la señalización de la corrección esperada en el tiempo”, propusieron los expertos.

Perímetro fiscal, compatibilidad y mejor comunicación

Otro eje fue marcar una definición del perímetro fiscal, que llama a incluir organismos por fuera de la Administración Central y las entidades estatales comprendidas en el artículo 220 de la Constitución.

“Podría resultar pertinente en el futuro siempre y cuando se puedan subsanar aspectos legales – tales como las autonomías o ámbitos de derecho que les aplica – y aspectos contables ya que, es condición necesaria que exista una contabilidad única entre el perímetro actual considerado y cualquier otro organismo que se pretenda incluir en el futuro”, señaló el informe.

Asimismo, mencionó la “compatibilidad de la regla fiscal con leyes que prevén la existencia de fondos de libre disponibilidad, que son ingresos de ciertos organismos estatales que se obtienen por fuera del presupuesto nacional”. “Sin embargo, el uso de dichos fondos, entra dentro de la cobertura de la regla fiscal. De futuro, es necesario buscar el mecanismo de consistencia del uso de estos fondos con la nueva institucionalidad fiscal”, concluyeron.

Por último, los expertos pusieron el foco en la comunicación, al calificar que “es clave a la hora de trasladar a la ciudadanía los beneficios de preservar la sostenibilidad de la deuda pública, a la vez que poder rendir cuentas en torno al manejo fiscal”.

Por eso, informaron un acuerdo con el Banco Central del Uruguay (BCU) establecer “un espacio permanente sobre Institucionalidad Fiscal en las Jornadas de Economía que se celebran anualmente en dicha institución, para comunicar y debatir sobre estos aspectos centrales de la política económica del país”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar