5 de abril 2024 - 15:13

Los empresarios volvieron a reducir sus expectativas de inflación para 2024

Sin embargo, las proyecciones siguen por encima del rango meta, mientras que la previsión para el año móvil cerrado a febrero del 2025 tuvo un aumento.

Los empresarios consultados por el INE redujeron sus expectativas de inflación para el 2024 en Uruguay.

Los empresarios consultados por el INE redujeron sus expectativas de inflación para el 2024 en Uruguay.

Foto: Freepik

Las expectativas de inflación de los empresarios en marzo se redujeron una vez con respecto al mes pasado, en esta ocasión en 30 puntos básicos, pero todavía siguen por encima del rango meta que prevé el Banco Central del Uruguay (BCU), de acuerdo al estudio publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La Encuesta de Expectativas Empresariales del INE reveló que en el sector privado aguardan un Índice de Precios del Consumidor (IPC) en el orden del 6,2% para el 2024 —la medición anterior había arrojado una proyección del 6,5%—. Pese a la mejora, todavía se mantienen por encima del rango meta, incluso cuando la inflación lleva 10 meses consecutivos dentro del mismo y con un aumento de precios interanual del 3,8%, el más bajo desde agosto del 2005.

Asimismo, los empresarios elevaron sus previsiones respecto para los próximos 12 meses, del 6,5% de febrero a un 7%. Esto indica que esperan un repunte de la inflación para el cierre del 2024 y el comienzo del año próximo. En la misma línea, mantuvieron sin cambios sus expectativas respecto del año móvil cerrado en febrero del 2026, en un 7%.

En cuanto a la mediana de la variación esperada de los costos operativos de las empresas, la proyección de los empresarios fue del 7% para 2024, manifestando un recorte similar al del IPC, en este caso del 0,2%. En tanto, para los próximos 12 meses anticipan un 7,3% y un 8% para el período marzo 2025-febrero 2026.

Embed

Un segundo semestre complejo en el control inflacionario

La evolución de las expectativas de inflación de los empresarios en la medición del INE se condice tanto con el comportamiento de los precios actualmente —con una tendencia a la baja y tres meses consecutivos de reducción en el IPC, aunque las proyecciones empresariales continúan por encima del rango meta—; como con las estimaciones del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) respecto de una aumento de la inflación durante el segundo semestre, por encima del techo del 6% impuesto por el BCU.

Ciertamente, ambos análisis están por encima de la proyección del Comité de Política Macroeconómica que, para el 2024, espera un IPC anualizado del 4,9%.

Para el Cinve, si bien se pronostica una disminución en el valor interanual hasta abril, a partir de julio se volvería a superar el rango meta. Este podría ser un factor considerado también por el BCU que, en febrero, comenzó con una pausa del ciclo bajista de las tasas de interés que caracterizó la política monetaria del 2023, con el objetivo de seguir consolidando la inflación dentro del rango meta e, incluso, en una franja más cercana al 3% que al 6%.

Dejá tu comentario

Te puede interesar