27 de febrero 2024 - 15:17

Proyectan un segundo semestre con inflación por encima del rango meta

El Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) señaló que entre mayo y agosto las variaciones en los precios serán mayores a las del año pasado.

El Cinve pronostica una inflación por encima del rango meta para la segunda mitad del 2024 en Uruguay.

El Cinve pronostica una inflación por encima del rango meta para la segunda mitad del 2024 en Uruguay.

Foto: Freepik

La inflación es uno de los principales temas, sino de preocupación, sí de ocupación del gobierno para este año, que no solo se advierte en el énfasis hecho en la reducción del aumento de precios durante el 2023 —señalada como una de las dos grandes rebajas impositivas y un importante logro de la administración actual—; sino también en la decisión de política monetaria del Banco Central del Uruguay (BCU) de mantener las tasas de interés a pesar del grave problema de competitividad que tiene el país.

En este escenario, el Cinve publicó un nuevo Informe de Inflación en el cual anticipó que, si bien se pronostica una disminución en el valor interanual hasta abril, a partir de julio se volvería a superar el rango meta. Esto va en línea con las expectativas empresariales de inflación que, aunque han estado reduciéndose mes a mes, todavía se encuentran en torno al 6,4% esperado para el año móvil cerrado a diciembre.

Actualización de las proyecciones

En su informe, el Cinve señaló que la inflación acumulada en el año cerrado a enero se ubicó en el 5,09% —dentro del rango meta por octavo mes consecutivo—; y que el pronóstico para febrero es de una variación mensual del 0,7%, por lo que, a nivel interanual, se observaría una reducción al 4,8%.

Hasta abril, este escenario de cumplimiento de metas podría mantenerse, pero ya en mayo la inflación mensual sería superior a la experimentada en el mismo período del 2023, por lo que la tendencia a la baja se invertiría. Esto se deberá a que, además de un aumento en los precios durante este año, la comparación interanual se hará con meses en los que la inflación se mantuvo estable o, incluso, retrocedió —como en junio y julio— por lo que, entre mayo y agosto, el Índice de Precios de Consumo (IPC) se ubicará por encima de los guarismos registrados el año pasado.

Como consecuencia, la inflación podría llegar a 6,3% interanual en julio, y se mantendría por encima del rango meta por el resto del año.

Del mismo modo, el 2025 también se proyecta con inflación alta: el Cinve pronosticó un 7,1% para el cierre del año próximo, mientras que la medición mensual más elevada sería en noviembre, con un 7,2%.

La influencia de la política monetaria

El relevamiento no deja de mencionar que, a pesar de que el Comité de Política Monetaria (Copom) fue poco explícito respecto del peso de los diferentes factores considerados al momento de decidir mantener la Tasa de Política Monetaria (TPM) sin cambios —luego de un 2023 con marcada tendencia a los recortes y un margen de cuatro puntos entre la rentabilidad del peso (con una tasa del 9%) y la inflación—; las presiones inflacionarias de los diferentes fenómenos político económicos de la región y el mundo estuvieron presentes, aunque no resultarían en impactos significativos.

Sobre este punto, el centro de investigaciones señaló que el hecho de mantener la tasa de interés en 9% frente a una tasa de referencia de 5,25 – 5,50% en dólares, implica que se mantendrá también elevado el diferencial de tasas, manteniendo el incentivo para posiciones en moneda nacional en los portafolios de los agentes financieros.

“Es decir, se mantiene el incentivo desde la política monetaria para valores a la baja, o al menos estables, del tipo de cambio en Uruguay”, dice el reporte.

Dejá tu comentario

Te puede interesar