29 de agosto 2023 - 14:43

Minerva-Marfrig: preocupación por la concentración en la industria frigorífica

Tras el anuncio de la compra de las plantas de Marfrig, dirigentes politicos y trabajadores apuntaron a la alta participación de Minerva en el sector.

Dirigentes políticos y trabajadores expresaron su preocupación por la concentración de la faena uruguaya.

Dirigentes políticos y trabajadores expresaron su preocupación por la concentración de la faena uruguaya.

Dirigentes políticos y trabajadores de la industria frigorífica en Uruguay manifestaron su preocupación por el reciente anuncio de la empresa brasileña Minerva, que adquirió tres de las cuatro plantas de su competidora —también de Brasil— Marfrig, y tendrá el control sobre el 45% de la faena uruguaya.

La concentración empresarial en la industria frigorífica vuelve a ser un tema de preocupación en el ámbito local luego de que la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) diera por concluido el tema en relación con la compra del frigorífico Breeders and Packers Uruguay (BPU) por parte de Minerva Foods —lo que puso en manos brasileñas el 51% del mercado de faena nacional.

La polémica volvió a surgir en torno a Minerva, luego de que anunciara, a pocos días de la confirmación de la compra del BPU, la adquisición de 16 frigoríficos en la región de su competidora y compatriota Marfrig, lo que implica que tendrá el control de tres de las cuatro plantas que la segunda posee actualmente en el país: el frigorífico Colonia, el frigorífico La Caballada (Salto) y el frigorífico Inaler (San José). Entre las tres, faenan un 18% de todos los vacunos del país, aproximadamente, por lo que el impacto a las operaciones de Minerva luego de la operación —que debe ser aprobada por los órganos regulatorios correspondientes— llegará al 45% del mercado de faena tras sumar en los últimos días un 26,6% de la mano del Breeders and Packers.

Oportunidad e incertidumbre entre los trabajadores

Los trabajadores de la industria frigorífica, agrupados en la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines (Foica) fueron de los primeros en expresarse al respecto. "Minerva Foods adquiere siete frigoríficos en Uruguay. Lindo circo hicieron con la ‘Ley en Defensa de la Competencia’ con la venta de BPU. Bla , Bla , Bla.", expresaron desde el sindicato a través de Twitter.

Embed

Al respecto también se refirió el presidente de la Foica, Martín Cardozo, quien señaló dos sensaciones en torno al anuncio de la compra de Marfrig: oportunidad e incertidumbre. En cuanto a la primera, consideró que es una buena señal para hacer un bloque y negociar mejores condiciones laborales, en tanto el 95% de los afiliados al sindicato trabajan en los siete frigoríficos que ahora tiene Minerva, dijo Cardozo.

Por otro lado, permanece la incertidumbre en cuanto a cómo la multinacional maneja la distribución de la producción entre sus plantas. "Si voy a los salarios tengo que ser honestos: tenemos salarios de la media para arriba y las condiciones que trabajamos son acordes. Pero Minerva tiene una modalidad de negociación muy dura, a veces intransigente, pero bueno, está todo para discutir", dijo.

Monopolios y precios en muy pocas manos

La influencia del manejo de los precios, así como del mercado interno y de un porcentaje importante de trabajadores, es otra cuestión que preocupa.

En ese sentido, el exministro de Ambiente y actual senador del Partido Colorado, Adrián Peña, señaló en su cuenta de Twitter que “la concentración nunca es buena… y tanta, mucho menos”.

Embed

También el senador blanco Sebastián Da Silva —que es, además, productor ganadero— se posicionó sobre el tema, y apuntó a que “es un dato complicado para el paisano” y que las “fusiones millonarias impactan en María Albina”.

Asimismo, destacó que uno de cada dos novillos o vacas gordas será comprado por una sola empresa, y que el comprador, “en vez de poner el precio internacional de la carne puede poner el precio que quiere”, por lo que el productor ganadero se verá directamente afectado.

Embed

Da Silva aclaró que el gobierno no puede frenar la fusión, pero sí que se debe "revisar la Ley de Defensa de la Competencia" para "ver qué mecanismo hay para generar un marco transparente de mercado". "No estamos en contra de la fusión, sí estamos muy alarmados con las consecuencias de esa fusión que puede ser un monopolio en la industria frigorífica", añadió el senador.

"El país más ganadero del mundo necesita garantías no monopolios", concluyó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar