23 de febrero 2024 - 09:18

Polémica por la tasa fluvial: Buquebus advierte que "en una democracia sana se consulta a las partes"

La compañía naviera ya presentó dos demandas por la tasa de u$s 2,10 más IVA que encarece su servicio.

Buquebus Atlantic III.jpg
Foto: Buquebus

Tanto Buquebus como Colonia Express han presentado sendos recursos en la justicia para dejar sin efecto lo que consideran un impuesto compulsivo que encarece el valor de los pasajes a partir de mayo próximo para los arribos hacia y salidas desde Uruguay.

“Tenemos tres impugnaciones. Las tres se refieren a normas legales, pero más allá de eso también se refieren a grandes acuerdos políticos, razonables dentro de una democracia liberal”, explicó Daniel Ochs, representante legal de Buquebus a Ámbito.

Específicamente, la compañía del empresario argentino-uruguayo Juan Carlos López Mena, entiende que el gobierno de Luis Lacalle Pou afectó el principio de legalidad al crear una obligación por decreto y no por ley como establece el artículo 10 de la Constitución, además de no respetar el principio de igualdad de cargas públicas, ya que todos los puestos de control migratorio del país se financiarán con la tasa al turismo fluvial.

“La única manera de sustentar esta decisión es que digan que las empresas de transporte fluvial tienen mayor capacidad contributiva, pero acá es al revés”, explicó Ochs y puso un claro ejemplo: “la persona que vuela en clase ejecutiva a España no la paga, pero el que ingresa por el puerto de Colonia sí pese a que las dos deben someterse al control migratorio”.

El tercer punto que cuestiona Buquebus es el que Ochs describió como “impactante”: el Ministerio del Interior admitió no haber evaluado el costo de la adjudicación del nuevo sistema de control migratorio. “Desde el Estado se le permite a una empresa cobrarlo, pero no sabe cuánto cuesta”, señaló.

La nueva tasa al turismo fluvial, que para expertos tributarios consiste en un impuesto, establece que "las empresas de transporte marítimo o fluvial internacional de pasajeros que operen en cualquiera de los puertos serán las encargadas de cobrar el Precio por Servicio de Seguridad a cada uno de sus pasajeros".

En el caso de los pasajeros de cruceros que ingresen o salgan de Uruguay el cobro y retención de la tasa quedará a cargo de la agencia marítima a la que esté consignado el buque. La recaudación mensual de la tasa será retenida por ellas y luego “vertida a mes vencido al proveedor del sistema de control fronterizo adjudicado".

Buquebus, que ya había impugnado el acto de llamado a licitación y ahora realizó una segunda presentación contra la adjudicación misma, considera que el mayor problema es validar un procedimiento administrativo irregular. “El Estado te pone un socio, porque te obliga a pagarle directamente a la empresa (que realiza el control)”, explicó el representante legal de la compañía.

“En una democracia sana hay que consultar a las partes involucradas”, concluyó Orchs, quien detalló que desde el gobierno aún no han respondido a la impugnación de la licitación aun cuando está por vencer el tiempo legal para hacerlo.

La nueva tasa al turismo fluvial también fue cuestionada por la Asociación Turística de Colonia, que pidió al Ejecutivo dejarla sin efecto debido al impacto que prevé que tenga sobre la cantidad de visitantes que lleguen a ese departamento desde Argentina, en momentos en que la actividad turística está resentida por la crisis económica en el vecino país.

Andrés Castellano, presidente de la asociación, dijo en diálogo con Ámbito que “esto es una situación negativa para con Colonia porque es donde más impacta el costo del pasaje: nuestro destino es el destino de menor permanencia en horas de un turista en Uruguay y tenemos una cantidad de visitantes en el día muy grande. No es lo mismo el impacto de 2,10 dólares más IVA dentro de, supongamos, un presupuesto de 5.000 dólares en Punta del Este o en un crucero que en un pasaje donde este impacto es un promedio de alrededor del 10% del pasaje anualizado”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar