26 de abril 2024 - 10:16

Preocupa al gobierno un uso electoral del conflicto en Copsa

La situación crítica en el sector del transporte metropolitano es de larga data, pero advierten que el reclamo estalló en plena campaña electoral.

Desde el gobierno temen que la crisis del transporte suburbano uruguayo sea utilizada con fines políticos.

Desde el gobierno temen que la crisis del transporte suburbano uruguayo sea utilizada con fines políticos.

Foto: MTOP

Los trabajadores de Copsa nucleados en la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) levantaron el paro que mantenían desde el miércoles ante la falta de pago de sus salarios de marzo por parte de la empresa de transporte metropolitano de Uruguay gracias a un acuerdo entre ésta y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP). Sin embargo, el conflicto de fondo en el sector no está resuelto, y desde el gobierno temen que los reclamos tengan fines electoralistas.

El paro de transporte que llevaban a cabo los trabajadores de Copsa se levantó el viernes por la madrugada luego de que la empresa y el MTOP llegara a un acuerdo que permitirá pagar el 30% restante de los salarios de marzo adeudados. Queda pendiente para esto que el Banco República (BROU) apruebe un préstamo puente que posibilite el cumplimiento de otras obligaciones que también deben desde, al menos, el 2021.

Sin embargo, desde la Unott advirtieron que el conflicto quedó “momentáneamente suspendido”, mas no resuelto. Mientras que desde la Cámara de Empresas del Transporte Metropolitano (Cestrame) ya han señalado que el problema en el sector no es reciente, sino que desde hace años que trabajan a pérdida.

Sospechas por un conflicto que revive en plena cmpaña

Como señalan tanto trabajadores como empresarios, el conflicto y la crisis en el sector de transporte suburbano no es nueva ni reciente. Por esta misma razón, desde el gobierno ven con sospecha el momento elegido para poner el tema sobre la mesa. Según supo Ámbito, en el Ejecutivo temen que haya algo más que un problema exclusivamente financiero detrás del reclamo.

“Los problemas vienen de hace tiempo y se venían analizando soluciones… pero generaron este problema, oh casualidad, justo a pocos meses de las elecciones”, afirmó un jerarca del gobierno. “Parecería que nos quieren presionar por el lado político, generando un conflicto con los trabajadores y perjudicando a los usuarios, pero no vamos a ceder: el problema es de la empresa”, agregó al respecto.

Las empresas de transporte suburbano reclaman la existencia de una desventaja con otras compañías que obtienen subsidios cruzados por sus servicios urbanos, lo que genera una competencia desleal, sobre todo en un contexto de merma constante de venta de boletos, la principal fuente de ingresos de CITA, UCOT, Coetc, Cutcsa, Copsa, Comesa, Tala Pando, EOSA y Casanova, que integran la Cestrame

Para el gobierno, hay una intención de lograr las soluciones a través de la presión política en un momento sensible como lo son los meses previos a una elección nacional; y temen que, si bien se resolvió momentáneamente el conflicto, éste pueda volver a surgir de acá a octubre.

Las acusaciones de las empresas

Estas sospechas se sostienen no solo por el contexto temporal del conflicto, sino también por la responsabilización directa que hizo la Cestrame hacia el MTOP respecto de la situación crítica que atraviesa el sector.

En ese sentido, las empresas denunciaron “asfixia económica” por parte de la cartera dirigida por José Luis Falero, desde la equiparación de sueldos con los del transporte urbano, que “implicó un aumento del 50% de la masa salarial” que no se compensó nunca con los ingresos; hasta el exceso de regulaciones que no deja “margen de maniobra para racionalizar servicios cuando ven que sus ingresos no compensan sus gastos”.

En contrapartida, reclamaron soluciones a esta crisis por parte del Ministerio: por un lado, a modo de préstamo puente o adelante que permitiera responder a las obligaciones urgentes; y, por el otro, a una estructura a largo plazo que posibilite equilibrar la balanza de ingresos y egresos, preferiblemente a través de un subsidio al servicio.

Dejá tu comentario

Te puede interesar