10 de mayo 2024 - 08:10

Sello de gestión sostenible, la estrategia para posicionar a las empresas uruguayas en el exterior

Los mercados internacionales se vuelven cada vez más exigente en relación a la sostenibilidad y las compañía nacionales buscan estar a la altura.

La Unión de Exportadores de Uruguay lanzó por segundo año consecutivo el Sello de Gestión Sostenible. 

La Unión de Exportadores de Uruguay lanzó por segundo año consecutivo el Sello de Gestión Sostenible. 

Foto: Pexels - Artem Podrez

La Unión de Exportador de Uruguay (UEU) llevó a cabo la segunda edición del Sello Gestión Sostenible en conjunto con el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU) con el objetivo de ayudar a las empresas exportadoras a posicionarse a nivel mundial frente a las exigencias de sostenibilidad de los mercados internacionales.

“Este sello busca ser una herramienta para ayudar a las empresas a transitar la gestión sostenible”, dijo María Laura Rodríguez, responsable del área de sostenibilidad de UEU a Ámbito.

Con un total de 19 empresas participantes, la UEU logró elevar los estándares de las mismas a través de un sistema que se basa en cinco niveles y tiene tres ejes que lo conforman y son requisito para que las firmas formen parte del sello: el Ambiental, la Gobernanza y lo Social. Teniendo en cuenta que algunas compañías se encuentran avanzadas en alguno de los ejes y en otros no, desde UEU buscan la nivelación a partir del ítem que más necesita mejorar.

Compromiso en todos los niveles

A partir del compromiso por parte de las empresas en mejorar en el triple impacto, desde UEU buscan elevar las condiciones de cada uno de los ejes, poniendo principal atención al que más lo necesita. “El sello se adecua a los distintos niveles de avance que tengan las empresas. Puede haber una empresa que tiene un gran avance en relación a lo ambiental pero no tiene tan trabajado la gobernanza y lo social”, explicó.

Más allá de llevar a cabo acciones respetuosas con el medio ambiente, existen otros dos ejes que no dejan de ser relevantes dentro de la iniciativa. La gobernanza es uno de ellos y se relaciona con la transparencia dentro de la empresa, como así también con la rendición de cuentas y la toma de decisiones eficiente y acorde a los otros ejes a los cuales se comprometieron.

Lo social, por su parte, no solamente tiene que ver con el impacto que tiene en la comunidad la empresa sino también dentro de la misma organización donde se debería fomentar la inclusión, la paridad de género y la capacitación y buen trato de los colaboradores.

Paridad de género.webp

En tanto, las empresas deben comprometerse en ir avanzando en cada nivel. Aquellas que se encuentran en el uno, deben si o si pasar al dos al año siguiente, mientras que las demás pueden conservar el nivel, pero mejorando los requisitos que conforman el mismo.

Abriendo caminos al mercado internacional

La iniciativa surgió desde la UEU con el objetivo de ayudar a las empresas exportadoras a estar a la altura de las exigencias internacionales. Los aspectos Ambientales, Sociales y de Gobernanza (ASG) se convirtieron en un factor clave para exportación ya que las empresas deben afrontar los desafíos que propone el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Naciones Unidas.

Es por esto que, desde UEU decidieron poner el foco en las empresas exportadoras como un primer paso. “Entendemos que los exportadores son lo más expuestos a las exigencias de los mercados internacionales como, por ejemplo, el europeo que tiene un gran normativa y es mucho más exigente”, explicó Rodríguez. Sin embargo, adelantó que el sello tiene el objetivo de ir permeando a toda la cadena de valor debido a que el mundo exige cada vez más que los proveedores sean sostenibles.

En ese sentido, la especialista recalcó que tener el sello comprueba que desde la organización se está trabajando al mismo que tiempo que crecen las exigencias. “Tener el Sello Gestión Sostenible para la empresa significa tener un documento que demuestra que se está trabajando en sostenibilidad y que esta validada por un organismo como el LATU, el cual es reconocido a nivel nacional”, aseguró Rodríguez y comentó que también tiene el aval de la certificadora internacional LSQA.

Sin embargo, aún quedan aspectos por conquistar desde la UEU. “La idea es que se vaya extendiendo y que, por ejemplo, los sistemas financieros tomen en cuenta el sello para evaluar una empresa para darle créditos en base a si es sostenible o no o que haya distintos organismos estatales que puedan dar algún beneficio o puntaje que valide el sello”, aseguró.

Dejá tu comentario

Te puede interesar