4 de mayo 2024 - 09:33

Brasil se afirma como principal destino de las exportaciones

El país vecino recibe el 21% de las colocaciones uruguayas, con los vehículos, la malta de cebada y los lácteos como principales productos adquiridos.

Brasil se consolida como principal destino de exportaciones uruguayas.

Brasil se consolida como principal destino de exportaciones uruguayas.

Foto: Pixabay

Las ventas al exterior de bienes en abril subieron 27% interanual y acumulan un aumento del 5% en el primer cuatrimestre, medidas en dólares, sumando 3.848 millones de dólares. Pero no es el único dato destacado en los informes divulgados esta semana tanto por Uruguay XXI como por la Unión de Exportadores. Ya hace varios meses que Brasil se está afirmando como principal destino de las exportaciones del Uruguay, desplazando del primer lugar a China.

En efecto, el vecino norteño es destino del 21% de las exportaciones del Uruguay mientras China responde solamente por el 12%. Es posible que este último porcentaje sea algo mayor dado que hay mucha mercadería que sale desde zona francas con destino a China (por ejemplo, granos) y no se registra el destino país. Pero aun así el gigante asiático ha quedado segundo.

Esto se debe a que las ventas a China han tenido descensos en sus precios como particularmente es lo que sucede en el sector cárnico. Después de varios años en que la demanda china por carne vacuna uruguaya era abrumadora, los asiáticos han mermado su demanda, no tanto en los volúmenes -que siguen siendo importantes- sino en precios. Lo mismo sucedió con varios granos y también han dejado de comprar lácteos, al menos en el último año. A su vez, China es destino de buena parte de la producción de celulosa (también sale desde zonas francas), pero la producción uruguaya va principalmente a Europa. Contrariamente, Brasil se ha consolidado como demandante de varios productos del Uruguay.

¿Qué compra Brasil a Uruguay?

Las compras norteñas son principalmente de vehículos, malta de cebada y lácteos. En el primer caso se está dando un aumento en las compras de casi 70% en el último año, mientras las compras de malta de cebada (para elaborar cerveza para el gigantesco mercado brasileño) subieron 15% (siempre medidas en dólares). Las compras de lácteos caen algo más de 30% en lo que va del año, sobre todo debido a menores precios; los volúmenes bajan, pero de manera más moderada. También se colocan en Brasil otros alimentos y productos manufactureros, como plásticos.

Aún con esta buena dinámica exportadora, el balance comercial con Brasil resultó negativo en unos 700 millones de dólares en el año 2023. Es posible que -en parte- esto se deba a alguna circunstancia especial, como la sequía que mermó las exportaciones de granos. A su vez, Uruguay le compra a Brasil un abanico muy diverso de mercaderías, desde alimentos elaborados hasta maquinarias de diverso tipo, pasando por vehículos y manufacturas industriales. También es intenso el intercambio en servicios, donde se destaca el renglón turístico entre otros.

Perspectivas

Seguramente Brasil permanezca como principal destino de exportación, al menos en los próximos meses. La demanda china sigue relativamente floja, por los problemas propios de la economía asiática.

Brasil, por su parte, está estabilizando su situación macro luego de los cimbronazos de la pandemia y los avatares políticos. Sin embargo, un factor que Uruguay tiene que vigilar permanentemente es la relación cambiaria: para mantener un comercio fluido, es preciso que el tipo de cambio se mantenga relativamente competitivo.

Tanto Uruguay como Brasil debieron dar la batalla monetaria contra la inflación, subiendo la tasa de interés, lo que apreció sus monedas. Pero en ese proceso, el peso uruguayo se apreció más y hoy está en su máximo nivel de muchos años con el Real (gráfica). Esto puede complicar el comercio.

Tipo de cambio Uruguay Brasil.jpg

A su vez, Brasil pone trabas imprevistas a ciertas exportaciones uruguayas, caso del arroz y -más recientemente- de lácteos. Si bien son socios en el Mercosur, ciertos reclamos internos de productores brasileños derivan en trabas no arancelarias, que Uruguay ha denunciado una y otra vez. Aun así, los vecinos son un mercado clave y -dado el aumento en el ingreso de los hogares que se ha dado en los últimos tiempos- seguramente lo seguirá siendo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar