Solo 3 de cada 10 argentinos pueden elegir hacer trabajo flexible

Ambito BIZ

El esquema de trabajo en todo el mundo se encuentra en una etapa de cambios abruptos. Modelo flexible o formato tradicional disputan principalmente en el ámbito privado cómo desarrollar las tareas laborales del día a día. Hacerlo desde la casa o en la oficina es la cuestión y según un estudio a nivel internacional, en Argentina 3 de cada 10 trabajadores se encuentran bajo el sistema flexible y el 78% considera que este modelo ofrece equilibrio entre la vida laboral-personal.

Un relevamiento llevado adelante por Randstad Workmonitor señaló que el 74% de los argentinos encuestados remarcaron que se encuentran trabajando mediante el sistema tradicional con la obligación de fichar el ingreso y la salida de la oficina. En tanto que apenas el 34% de los trabajadores argentinos tiene la posibilidad de elegir el momento y el lugar para trabajar, una cifra en crecimiento pero aún baja.

El porcentaje es abrumadoramente alto si se lo analiza tan solo a nivel local. Sin embargo, la media a nivel global sobre quienes pueden decidir desde dónde y cómo trabajar se ubica en torno al 41% y comparativamente se encuentra apenas siete puntos porcentuales por encima del 34% local. Asimismo, quienes lo hacen bajo el sistema tradicional es del 68% (solo cuatro puntos por debajo).



El deseo de los argentinos muestra otra pata de la cuestión. El 70% de los encuestados indica que le gustaría poder trabajar desde su casa u otras locaciones pero es el empleador el que resiste al cambio y no ofrece esa posibilidad. Asimismo, apenas el 34% de los argentinos sostienen que la empresa en la que se encuentran está haciendo cambios hacía ese horizonte.

A nivel regional, el porcentaje de agrado o necesidad de un formato menos rígido en las formas de trabajar que buscan los entrevistados se emparenta: el 70% de los brasileños- en coincidencia con los argentinos - también preferirían ese modelo, mientras que en México aumenta al 72% y en Chile al 74%.

Para Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, la sociedad está "frente a un proceso de cambio impulsado por los deseos y expectativas de los trabajadores, en especial los más jóvenes, en relación a formatos de mayor flexibilidad para la organización del trabajo".



Alternancia


De los datos recabados por Randstad se desprende que el 73% optaría por alternar un formato flexible - que incluyera trabajo remoto - con el esquema de oficina. Pese a ello, el 58% también señala que prefiere el trabajo tradicional.

"Ellos buscan mayor libertad, autonomía y esquemas flexibles que les permitan un mejor balance entre vida privada y trabajo y las empresas están haciendo un esfuerzo para adaptarse a esta demanda y aggiornar sus estructuras, procesos y formas de organización de la jornada laboral", agregó Ávila.

"Se trata de un fenómeno global y una tendencia creciente, ya que la expectativa por formatos flexibles es un factor que se consolida a la hora de atraer y retener talento", afirmó.

Tendencia global y preferencia por edad

El informe remarca que nuestro país se ubica en torno a la media de preferencia por el esquema de oficina que es del 59% en los 33 países, destacándose en los extremos la misma preferencia de los trabajadores de India (81%) y de Holanda (47%).

En cuanto a las preferencias por edad, el 77% de los argentinos de entre 25 y 34 años son los que más se inclinan y ansían que les ofrezcan la oportunidad de trabajar desde sus casas u otros lugares, mientras que el 66% de los mayores de 55 años prefieren el formato tradicional de trabajo en la oficina.

Desde el punto de vista de aporte a la vida personal y laboral, el 78% de los trabajadores argentinos considera que un formato de trabajo más flexible contribuye a mejorar el balance y equilibrar ambas. Asimismo, el 79% agrega que incrementaría la creatividad, la productividad y su nivel de satisfacción con el trabajo.

Sin embargo, a la hora de pensar en la separación entre el trabajo y la vida persona, el estudio destaca que el 44% cree que el formato flexible "genera mucha presión sobre su vida privada ya que pareciera que nunca pueden desconectarse".

Confianza al alza y miedo a la baja

Por otro lado, el informe agrega que la confianza en el mercado laboral creció un punto porcentual en el primer trimestre de este año al ubicarse entorno al 64% de los argentinos que confían en encontrar un nuevo empleo en los próximos 6 meses si se lo propusieran.

En la región, solo Brasil está por debajo con el 61%, mientras que nuestro país es superado por México con el 79% y Chile con el 80%. En tanto que al mismo tiempo, el miedo a perder el trabajo en Argentina se contrajo de un 8% a un 7% en el último trimestre; Se trata de "una tendencia generalizada en la región, ya que en Brasil pasó del 8% al 6% y en Chile, del 7% al 6%", agrega el documento.

Pese al crecimiento de la confianza y la caída en el miedo a formar parte del "ejército de reserva" no quita que ellos y ellas estén en búsqueda de nuevas oportunidades laborales: apenas el 15% de los argentinos se encuentra buscando trabajo de manera activa, lo que lo ubica en la cifra más alta de los últimos 15 meses. En este sentido, los argentinos que han cambiado de trabajo en los últimos seis meses - el 20% - remarcan fue por "deseos personales de cambio" y en "búsqueda de mejores condiciones laborales", principalmente.



Por último, desde Randstad señalan que el Índice de Movilidad Laboral Global no registró cambios en la región y ubicó a Argentina con la menor puntuación con 116 puntos. El ranking lo lideran México con 124, seguido por Chile y Brasil con 122. A nivel global, India obtiene la mayor puntuación con 124 mientras que Luxemburgo tiene la menor con 82.

Si bien el formato o modelo tradicional pareciera estar quedando atrás para ciertos sectores, lo cierto es que el esquema flexible aún genera reparos entre los trabajadores. La costumbre aún pesa pero el deseo se posiciona como un motor que podría propiciar el cambio, de la mano de una economía que lo motive y de herramientas que lo permitan. De esta forma, aquello que hoy no es costumbre, en unas décadas tal vez lo sea.

Dejá tu comentario