1 de agosto 2002 - 00:00

El real llegó a cotizar ayer igual que el peso argentino

El real llegó a cotizar ayer igual que el peso argentino
San Pablo (ANSA,EFE,) - Ayer el real llegó a cotizar a la par del peso argentino contra el dólar; fue cuando el pánico que se vivió en el mercado brasileño hizo que el Banco Central interviniera con decisión inyectando más de 300 millones de dólares, según estimaciones privadas. En lo que fue otra jornada crítica, el dólar cerró a 3,46 reales para la venta y 3,47 para la compra, con una suba de 5,45%, quebrando su valor récord por octava jornada consecutiva.

Como contracara, la Bolsa paulista tuvo una rueda positiva: impulsada por los papeles exportadores, registró una suba 4,5%.


La crisis en el mercado financiero brasileño se ha acentuado en los últimos días: desde el lunes, el dólar acumula una suba de 15,26%. Julio fue el peor mes del año para el real: el dólar terminó con un alza de 23,4%. En lo que va del año, la divisa estadounidense acumula una suba de 51,10%.

Al promediar la jornada, el dólar alcanzó su nuevo valor récord desde la vigencia del plan real: 3,61 reales, con un alza de 9,39 por ciento.
Incluso en algunas pizarras y en pocas operaciones, se lo vio superar ese nivel. En ese momento, el real tenía una valor similar al del peso argentino.

De inmediato, el Central, que ya había vendido dólares por la mañana, colocó 110 millones en una operación de línea externa, es decir los vendió al mercado con el compromiso de recomprarlos el 4 de noviembre.


•Riesgo

Operadores calcularon entre 200 y 300 millones de dólares el monto total de intervenciones del Central, lejos de la ración diaria de 50 millones prevista para esa institución para julio.

Con esa intervención, el dólar disminuyó su ritmo de alza. En tanto, el riesgo-país bajaba 4,3% y se ubicada en 2.288 puntos, detrás de la Argentina, Uruguay y Nigeria. Cabe señalar que por la mañana el riesgo-país medido por el JP Morgan llegó a superar los 2.400 puntos. Impulsado por las acciones de las empresas exportadoras, que se benefician con el alza del dólar, el índice Bovespa de la Bolsa de San Pablo cerró con una suba de 4,53% (la mayor del año), a 9.805 puntos. Hubo una compra masiva de papeles que habían caído fuerte en las últimas semanas. El Ibovespa ignoró la floja apertura de las Bolsas de Wall Street y operó al alza durante toda la sesión. En la segunda parte de la sesión, la rueda paulista llegó a subir 5,91%, hasta 9.894 puntos, pero en la última media hora de operaciones moderó el ritmo para cerrar con el alza de 4,50%, la mayor desde el pasado 5 de noviembre.

Al igual que en las dos sesiones precedentes, los inversores salieron a la caza de oportunidades que dejaron en el mercado las fuertes caídas de este mes, lo que provocó una corrección técnica de precios y estimuló la subida del Ibovespa.

Las principales subidas del día entre las acciones que componen el Ibovespa fueron de las preferenciales del grupo Brasil Telecom Participaciones, con 13,1%, seguidas por las similares de su operadora Brasil Telecom, con 10,3%.


La subida del dólar benefició a las acciones de empresas exportadoras, como las de la industria papelera y de celulosa Aracruz y Klabin, cuyos papeles preferenciales subieron 9,4% y 8,4% respectivamente. Completaron el cuadro de las mayores ganancias los ordinarios de la Compañía Siderúrgica Nacional, que se apreciaron 8,4%.

Las acciones que más perdieron fueron las preferenciales de la empresa de comunicaciones NET, con 12,3%, y las similares de Telefónica Data Brasil, con 5,8%. También bajaron las preferenciales de Eletropaulo (4,6%), las similares de la telefónica Embratel (3%) y las ordinarias de la distribuidora de electricidad Light (3,3%).

Para el economista
Alexandre Mathias, de Unibanco, «la única salida es la ayuda del FMI. Brasil debe conseguir entre 5.000 y 10.000 millones de dólares para financiar a las empresas con vencimientos en dólar y reducir la presión sobre el cambio». «La demanda de dólares aumentó y quien tiene esa moneda para vender posterga a la espera de un mejor precio», agregó.

•Inmovilismo

Paulo Nogueira Batista, economista de la Fundación Getulio Vargas, fue más drástico al opinar: «Estamos necesitando un gobierno que consiga cambiar el ritmo de los acontecimientos. Este está completamente inmovilizado y corre el riesgo de no llegar al fin de su mandato», previsto para el 31 de diciembre.

«El mercado continúa en pánico; entró en una espiral de expectativas y el consenso ahora es que sin ayuda externa el Banco Central no tiene condiciones para revertir» la turbulencia, afirmó el economista jefe de la corredora Fator Doria, Vladimir Caramaschi.

«El mercado cambiario recibió una golpiza hoy», reconoció
Sandra Utsumi, economista jefa de BES Investimento, en San Pablo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar