Escenario cauteloso para la Bolsa argentina

Edición Impresa

El importante bull market (mercado alcista) de la Bolsa argentina iniciado hacia fines del año 2001, más precisamente en noviembre de ese año cuando el índice Merval alcanzaba valores mínimos de 193 puntos, había conseguido su punto más alto en noviembre de 2007 cuando el índice testeaba valores históricos de 2.354 puntos. A partir de entonces el mercado accionario local ingresa en un fuerte proceso correctivo que un año más tarde, hacia fines de octubre de 2008, alcanzaba valores de 819 puntos, lo que implicó un recorte del 65%.

Como bien sabe el lector, esta caída del Merval no sólo estuvo impulsada por fundamentos locales como fueron el conflicto con el sector del campo y la supuesta intervención del Gobierno en los datos del INDEC, situación que generó mucha incertidumbre en los inversores, sino que también tuvo como principal ingrediente la fuerte crisis financiera internacional que se estaba sucediendo. Ahora, un dato no menor desde el punto de vista técnico, es que la baja ha sido coincidente de algún modo con lo ocurrido en Brasil, donde el índice Bovespa en menos tiempo incluso perdió un 60%; recorrido similar de caída al desarrollado por el mercado argentino.

Recuperación

Sin embargo, a partir de los mínimos conseguidos en octubre, el mercado local, al igual que los principales mercados de la región, comenzó un proceso de recuperación parcial de las pérdidas sufridas y es así como ocho meses más tarde el índice Merval logró recuperarse en un 100% desde los mínimos y retornó a valores de 1.696 puntos, recuperando con ello aproximadamente un 60% de lo perdido previamente; comportamiento similar se observó para la Bolsa de Brasil.

La pregunta que surge ante este accionar es si la subida de los últimos meses para este mercado debe considerarse como parte de un nuevo ciclo alcista de fondo, que termine llevando los precios en los próximos meses al menos de regreso hacia los máximos históricos de 2.350 puntos o si por el contrario deberemos pensar en la posibilidad que el avance en curso haya sido sólo un movimiento de carácter temporal y por lo tanto el mercado pueda aun sorprendernos con nuevas bajas hacia adelante.

Respuestas

Está claro que la respuesta a estas dudas de algún modo estará dada por el accionar que pueda tener el mercado internacional. Es en este sentido que nos obligamos a ser cautelosos al momento de tomar decisiones y de dar una respuesta a las dudas antes planteadas.

Centrándonos puramente en lo técnico identificamos que hasta el momento la Bolsa argentina, al igual que la de otros mercados de la región, han tenido una recuperación desde los mínimos de 2008 con características contratendenciales que si bien no son suficientes para favorecer un escenario negativo hacia adelante, al menos nos pone en estado de alerta.

En efecto, como se aprecia en la gráfica adjunta, la subida del Merval desde los mínimos de octubre pasado, iniciada en valores de 819 puntos no sólo ha cumplido una secuencia de tres movimientos, que de acuerdo a nuestro modelo es característica básica de un mercado contratendencial, sino que incluso el avance ha recorrido a los máximos alcanzados de 1.696 puntos entre el 50% y el 61,8% de Fibonacci del tramo de baja previo. Estos dos elementos, que insistimos se replican en el mercado brasileño y también en otros mercados de la región, nos obligan al menos ser cautelosos.

Lo concreto, es que si la subida del mercado desde los mínimos de octubre pasado ha sido un movimiento de engaño y contratendencial, la misma tiene altas chances de haber culminado en los máximos ya vistos de 1.696 puntos para finalmente ahora el accionar bajista en los precios quede rehabilitado, en un inicio buscando recortar las ganancias de los últimos meses y llevando el índice de regreso hacia los 1.300-1.260 puntos, área que de ser luego quebrada liberaría un camino de baja mucho mayor que incluso podría regresarnos hacia los mínimos del pasado año 2008; ello, claro está, sería bajo un contexto internacional nuevamente complicado.

Solamente en caso de que el índice retome el alza desde estas instancias y ante ello se origine un quiebre de la zona de 1.630-1.700 puntos, se estarán abortando estos riesgos bajistas para el mercado accionario local y un escenario de alza mayor hacia adelante pasará a ganar confianza, mínimamente con objetivos de 1.900-2.000 puntos y ya luego de regreso hacia los máximos de 2.350 puntos.

Ante lo planteado, se sugiere ser cauteloso en la toma de decisión y mantenerse lo menos expuesto posible en acciones, al menos hasta tanto no se aborte el escenario bajista mencionado. Veamos...

Dejá tu comentario