Las deudas ahogan a Ucrania

Edición Impresa

Bruselas - La Ucrania "liberada" lanza la alerta y tiende la mano hacia Occidente en busca de ayuda. El dinero se acabó y, según las previsiones del ministro de Finanzas interino, Iuri Kolobov, las ayudas económicas que precisa el país para 2014-2015 alcanzarían los 35.000 millones de dólares.

"La UE y la comunidad internacional ahora deberán apoyar a Ucrania para que se aleje del abismo económico", advierte el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, mientras el presidente de la Comisión parlamentaria de Asuntos Externos, Elmar Brok, habla de un paquete de ayudas de 20.000 millones luego de la firma del acuerdo de libre comercio, y refiere a esfuerzos bilaterales de varios Estados miembro.

Desde la Comisión Europea se prefiere usar la máxima cautela sobre cifras e instrumentos. "La alta representante Catherine Ashton está en el lugar en estas horas para reunirse con los líderes y evaluar todas las opciones posibles", explica el vocero del Ejecutivo, Olivier Bailly, que muestra cómo se ha trabajado en un "paquete" articulado "sobre el corto, mediano y largo plazo". Pero quedan "las importantes condiciones del programa de reformas" que el país debe implementar y el acuerdo con la UE "sobre la mesa" a firmar cuando el proceso de transición política se haya encaminado, tras las elecciones del 25 de mayo. De hecho se sigue hablando de un "compacto" de ayudas con socios e instituciones financieras internacionales, con la dirección del FMI, y la participación de Banco Europeo de Inversiones (BEI) y del BERD. Una fuente europea aclaró que "se está buscando el modo más eficaz y veloz para dar ayudas. Todavía se precisa hacer un análisis técnico para entender, por ejemplo, cómo se llegó a la cifra de 35.000 millones de dólares" de los que habló Kolobov. O cuántas son verdaderamente las reservas de Ucrania.

La propuesta de Kiev de realizar una conferencia internacional de donantes encuentra eco en el ministro de Exteriores griego, Evangelos Venizelos.

"Hay que evitar una guerra civil y el hundimiento financiero y económico del país. Se precisa organizar una conferencia internacional para evitar la quiebra de Ucrania", declaró Venizelos desde Budapest, donde se reunió con los ministros del V4 (República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia". "No hay tiempo que perder" porque, como confirmó el presidente ucraniano interino, no hay más dinero en las casas, advierte el canciller francés Laurent Fabius.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario