Sombra

Edición Impresa

La canciller alemana, Angela Merkel, visitó ayer Israel donde se reunió con el primer ministro Benjamín Netanyahu. Durante la conferencia de prensa conjunta, la mandataria criticó la construcción de asentamientos en Cisjordania, si bien se manifestó contraria a un boicot económico contra el Estado judío. Al término de las declaraciones y cuando se disponían a abandonar la sala, el premier le colocó accidentalmente un bigote de sombra a Merkel que tuvo amplias repercusiones a nivel mundial.

Dejá tu comentario