“Titanic” en 3D bate el record histórico en China

Edición Impresa

Pekín - La versión en 3D del «Titanic», de James Cameron, que ha regresado a los cines de todo el mundo con ocasión del centenario del famoso hundimiento, se convirtió en China en el estreno más taquillero de la historia, pese a que muchos espectadores se quejaron de la censura en algunas escenas.

Según cifras facilitadas ayer por la distribuidora de la película, 20th Century Fox, en el primer fin de semana en los cines chinos la película, que ya lleva nueve días en cartel, recaudó 58 millones de dólares, superando los 55 millones de dólares de «Transformers II», que hasta ahora era el estreno más exitoso de todos los tiempos en el país asiático.

También supera las cifras de hace 14 años, cuando la versión en 2D -en esa ocasión sin cortes de censura- logró en seis días 44 millones de dólares, si bien la versión 3D sirvió de excusa a los cines chinos para cobrar entradas hasta el doble de caras que las ordinarias.

En 1998, cuando la película protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet llegó por primera vez a los cines chinos, sólo se exhibió en 180 salas, mientras que en esta ocasión, con un sector cinematográfico mucho más desarrollado, se está mostrando en 3.500 pantallas de todo el país.

El éxito de la película en China indica que no hizo demasiada mella en los espectadores el corte de unos pocos segundos que los censores nacionales infligieron al film, especialmente notables en la escena en la que Rose (Winslet) se desnuda y se recuesta en un diván ante Jack (DiCaprio) para que él le haga un retrato en carbonilla.

El corte de los censores es recibido con risas y hasta interjecciones de desagrado cuando llega el erótico momento en las pantallas de las salas de cine, pero como no afecta demasiado a la historia termina convirtiéndose en algo anecdótico.

La «titanicmanía» en el país asiático con ocasión del centenario de la catástrofe se completa estos días con fiestas en ciudades como Pekín en las que se intenta recrear el ambiente del interior del barco, con la gente vestida de época.

En Hong Kong, además, un restaurante de lujo ofrece el «menú Titanic», en el que se brinda a los comensales, por unos 240 dólares por persona, la oportunidad de recrear la última cena de primera clase en el transatlántico. Ello incluye botellas del champán que transportaba el barco, un Heidsieck de 1907 que fue rescatado del lecho del Atlántico en 1998.

En el «Titanic» viajaban ocho pasajeros chinos, marineros de otro buque que se dirigían a Nueva York para buscar trabajo, y seis de ellos salvaron su vida, por lo que fue una de las nacionalidades con mayor porcentaje de sobrevivientes (el 75 por ciento).

El fenómeno chino no es el único. Por el momento, y tras doce días desde su estreno en Estados Unidos y en otros mercados internacionales de forma escalonada, ya logró recaudar 146 millones de dólares, superando la psicológica barrera de los 2.000 millones desde que viera la luz por primera vez en 1997.

Sólo en el último fin de semana, los espectadores dejaron unos impresionantes 88 millones de dólares a nivel global, una cifra que ya supera lo recaudado por «El rey león» tras su reconversión al formato de las tres dimensiones.

Con esas cifras en la mano, no es de extrañar que la proliferación de títulos clásicos se convierta en habitual. Ya se habla de proyectos para «Top Gun», además de las tres primeras películas de «La Guerra de las galaxias», después de que la cuarta en orden cronológico, «La amenaza fantasma» recaudara otros 43 millones de dólares en Estados Unidos con la nueva tecnología.

Según los expertos, el público está abierto al fenómeno de las tres dimensiones pese a la notable diferencia de precio, aunque sólo con determinados títulos después del descenso en las ventas en los últimos meses. La historia de amor con la tragedia del hundimiento del Titanic de fondo ha resultado ser, una vez más, una bomba en taquilla, la confirmación de que el negocio de la tecnología y la nostalgia funcionan a la perfección. Y Hollywood celebra.

Dejá tu comentario