¿Fin de letargo?: apurarán la restauración del Colón

Espectáculos

Varias novedades en el Colón. En el curso de esta semana, o principios de la próxima, adquirirá más visibilidad pública el estado de las obras de restauración del Teatro Colón con la presentación que hará la empresa gerenciadora Syasa, encabezada por Francisco Seminario, que ganó la licitación para continuar con lo que durante la gestión anterior del gobierno porteño hizo el frustrado Master Plan, que quedó paralizado y desfinanciado desde el momento en que Jorge Telerman perdió las elecciones. 

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano, del que depende ahora el Colón en lo que respecta a lo edilicio, negaron sin embargo a este diario que los trabajos estuvieran detenidos desde hace siete meses, como insisten en denunciar no sólo un sector de los trabajadores del Colón sino también legisladores. «Hay empresas contratistas diferentes, y los tiempos de cada una son distintos, pero no es cierto que no se está trabajando ahora en el Colón», dijeron estas fuentes.

En principio, hay dos detalles novedosos que afectan al futuro diseño de las obras (en las que en su mayoría continuarán desempeñándose las mismas empresas contratistas que habían sido elegidas por el Master Plan, con la arquitecta Sonia Terreno a su frente): el meneado tema del montacoches del Colón, cuya modificación, según tantas veces se dijo, podría afectar estructuralmente al Colón, no será modificado y permanecerá tal cual como estaba.

La segunda particularidad, que en rigor representa un auténtico «no innovar» pese a todo lo que había sido declarado, es que se restaurará el viejo telón al que se había «condenado» a terminar en el museo del teatro, sin perjuicio de que se fabrique un telón nuevo. Al menos al día de hoy, se especula con alternar ambos telones de acuerdo con la función. Esta vuelta atrás contradice muchas de las tajantes afirmaciones de los responsables del Master Plan, quienes en sus exposiciones a invitados especiales y a la prensa sostuvieron que el viejo e histórico telón era imposible de restaurar. Además, si hay una preocupación en el gobierno, sobre la que insisten cada vez que tienen ocasión y que tratarán de demostrar a medida que los trabajos se reemprendan (o, en todo caso, que adquieran otro ritmo), es que la acústica está impecable.

  • El «polo» puntano

    El pasado viernes, el director general del Colón, Horacio Sanguinetti, estuvo en San Luis, reunido con el gobernador Alberto Rodríguez Sáa. Su presencia se justificaba para afinar los detalles de un emprendimiento previamente anunciado, la representación de una «Traviata» majestuosa en aquella provincia, y a la vez para avanzar sobre otro proyecto: la creación de una especie de «polo operístico» (así lo llaman en el teatro) entre el Colón y San Luis.

    La iniciativa de representar este clásico de Verdi no surgió de la dirección del Colón sino del propio gobernador, a fines del año pasado, tal vez con la idea de reiterar aquella «Turandot» de alto impacto visual en el Luna Park, a fines de la gestión anterior de Leandro Iglesias y Marcelo Lombardero, que inclusive llegó a ser exportada a México. Como rédito para su provincia, la finalidad es también valerse de ese espectáculo como una de las primeras transmisiones del canal de cable que lanzarán a escala nacional, y que operarán Teresa González Fernández y Osvaldo Papaleo.

    Sin embargo, si bien esta «Traviata» (de cuyo presupuesto de producción se encargará exclusivamente San Luis. mientras el Colón pondrá elencos y know-how) ya estaba prevista, el viernes avanzaron ambos en la definición de ese nuevo «polo», que prevé la realización de espectáculos líricos regulares que unirían a la provincia con el Colón. No hay todavía un escenario definido, aunque se supo que se montaría una carpa permanente en Potrero de los Funes, para cuya adecuación acústica se convocaría a los responsables que acondicionaron el Centro Cultural Puente Blanco para el primer festival de cine puntano, cuya primera edición se realizó el año pasado.

    Durante el encuentro entre Sanguinetti y Rodríguez Sáa, aquél habría revelado que el jefe de gobierno Macri empezó a ponerse más ansioso con los tiempos en el Colón, y que habría dado la orden de tener el teatro terminado y operativo a fines de 2009 y ya no en 2010. Su intención es que todos los festejos del Bicentenario se hagan en el Colón, para lo cual no debe quedar espacio ni para el menor sobresalto: el 25 de mayo de 2010 debe estar funcionando a la perfección.

    Sin embargo, pese a la prisaoficial, la incógnita que resta es cuándo se definirá otro tema complicado: la autarquía. Según fuentes legislativas consultadas ayer, la posibilidad de que se apruebe en lo inmediato, tal como se proponía el gobierno, no es factible. El pasado viernes, el director general del Colón, Horacio Sanguinetti, estuvo en San Luis, reunido con el gobernador Alberto Rodríguez Sáa. Su presencia se justificaba para afinar los detalles de un emprendimiento previamente anunciado, la representación de una «Traviata» majestuosa en aquella provincia, y a la vez para avanzar sobre otro proyecto: la creación de una especie de «polo operístico» (así lo llaman en el teatro) entre el Colón y San Luis.

    La iniciativa de representar este clásico de Verdi no surgió de la dirección del Colón sino del propio gobernador, a fines del año pasado, tal vez con la idea de reiterar aquella «Turandot» de alto impacto visual en el Luna Park, a fines de la gestión anterior de Leandro Iglesias y Marcelo Lombardero, que inclusive llegó a ser exportada a México. Como rédito para su provincia, la finalidad es también valerse de ese espectáculo como una de las primeras transmisiones del canal de cable que lanzarán a escala nacional, y que operarán Teresa González Fernández y Osvaldo Papaleo.

    Sin embargo, si bien esta «Traviata» (de cuyo presupuesto de producción se encargará exclusivamente San Luis. mientras el Colón pondrá elencos y know-how) ya estaba prevista, el viernes avanzaron ambos en la definición de ese nuevo «polo», que prevé la realización de espectáculos líricos regulares que unirían a la provincia con el Colón. No hay todavía un escenario definido, aunque se supo que se montaría una carpa permanente en Potrero de los Funes, para cuya adecuación acústica se convocaría a los responsables que acondicionaron el Centro Cultural Puente Blanco para el primer festival de cine puntano, cuya primera edición se realizó el año pasado.

    Durante el encuentro entre Sanguinetti y Rodríguez Sáa, aquél habría revelado que el jefe de gobierno Macri empezó a ponerse más ansioso con los tiempos en el Colón, y que habría dado la orden de tener el teatro terminado y operativo a fines de 2009 y ya no en 2010. Su intención es que todos los festejos del Bicentenario se hagan en el Colón, para lo cual no debe quedar espacio ni para el menor sobresalto: el 25 de mayo de 2010 debe estar funcionando a la perfección.

    Sin embargo, pese a la prisa oficial, la incógnita que resta es cuándo se definirá otro tema complicado: la autarquía. Según fuentes legislativas consultadas ayer, la posibilidad de que se apruebe en lo inmediato, tal como se proponía el gobierno, no es factible.
  • Dejá tu comentario