La Falda: Mores, brillante cierre

Espectáculos

Con un brillante cierre de Mariano Mores y su orquesta, concluyó anteanoche el 22° Festival Nacional de Tango, que por cuatro noches se desarrolló en el Auditorio Municipal Carlos Gardel de la ciudad de La Falda, enclavada en el Valle de Punilla, a 78 kilómetros de Córdoba.

El legendario pianista y compositor que la semana que viene iniciará una gira por Europa, estuvo entre los puntos más altos del festival, desplegando con sus músicos y bailarines lo mejor de su repertorio, que tuvo como destacado intérprete a uno de sus nietos, el cantante Gabriel Mores.

En el repaso de las diversas jornadas que se vivieron con un salón calefaccionado y casi siempre completo por unas dos mil personas, ratificaron su vigencia las cantantes Amelita Baltar y Adriana Varela, el bandoneonista Rubén Juárez, el cuarteto de Juanjo Domínguez y las orquestas de Osvaldo Piro, Rodolfo Mederos, Jorge Arduh y Raúl Garello.

Entre los renovadores, dejaron buena impresión los grupos de jóvenes como los electrónicos de
Tangroove y El Cruce, que en una misma pieza mezcla las letras de dos tangos.

En esa veta de renovación, generó algo de polémica la apertura del jueves a cargo de una pareja -integrante del grupo barilochense
Kesalamanca- que interpretó un tango en las alturas.

Tomando posición al respecto, el maestro
Mores elogió la sangre joven que está nutriendo al presente de la música ciudadana y, además de definirse como «moderno», dijo: «La presencia de la juventud, de la gente nueva en el tango, me parece encomiable».

Dejá tu comentario