Polémico: en Brasil se aplauden escenas de tortura policial

Espectáculos

La película más esperada del año en Brasil y en cuya producción participa un productor argentino, «Tropa de elite», debió ser estrenada a los apurones en 140 salas de Rio de Janeiro y San Pablo, debido a una gigantesca red de piratería que vendió en las calles más de un millón de copias ilegales. Se trata de un film en el que, por primera vez, se repiten los casos en los que el público, de clase media y clase media alta, reacciona aplaudiendo la tortura policial aplicada sobre los narcotraficantes.

«Tropa de elite» es la primera coproducción internacional realizada por el argentino Eduardo Costantini (hijo) con el fondo Latin American Film de The Weinstein Company, del norteamericano Harvey Weinstein, copresidente de la empresa. El acuerdo de producción entre ambos se selló en el Festival de Cannes del año pasado. La película hizo su debut internacional como película de apertura en el reciente Festival Internacional de Cine de Río de Janeiro, y rápidamente se convirtió en una de las películas más comentadas en el Brasil.

«Hubo que estrenarla así de rápido», se lamentó Costantini, «porque fue impresionante cómo se propagó la piratería. La presunción es que alguien tuvo acceso aella en el mismo laboratorio, porque la copia que se está vendiendo en Brasil no se pirateó con una de esas habituales cámaras de mano en un cine. Se está investigando pero, por supuesto, no se puede perder tiempo. Había que estrenarla rápidamente en Brasil». Para el coproductor este fenómeno está «reflejando el interés inusual que produce un largometraje. Eso no se veía desde hace mucho. Lo que no se termina de comprender es por qué Brasil decidió mandar otro film al Oscar («El año en que mis padres se tomaron vacaciones») y no éste».

  • Favelas

    El film, dirigido por José Padilha, cuenta la guerra de las favelas de Rio de Janeiro desde la mirada del batallón de elite de la policía militar (BOPE). La historia ya provocó un gran debate antes de su estreno entre los críticos y analistas políticos. Más extrema que «Ciudad de Dios», de Fernando Meirelles, la película intenta dejar en evidencia las responsabilidades en el narcotráfico: desde el narcotraficante, los vecinos aterrorizados, la corrupción policial y el combate «honesto» al delito, que incluye torturas y ejecuciones ilegales.

    Pero, por primera vez, este film pone al descubierto que el sistema de narcotráfico es alimentado por la clase media y la clase alta (aparecen comprando y revendiendo estudiantes de la Universidad Pontificia Católica, PUC) y tolerado por las organizaciones no gubernamentales (ONG) que trabajan en las favelas.

    Las copias piratas eran vendidas en las calles por vendedores ambulantes de todas las ciudades de Brasil a 2,5 dólares, en DVD. «Es la película que más vendimos desde agosto. Nadie quiere quedarse afuera. La compran desde obreros hasta empresarios. Todos los días nos quedamos sin copias», dijo uno de esos vendedores ambulantes, en el centro financiero de San Pablo, a la agencia ANSA.

    «Sospechamos que la empresa que hizo los subtítulos comenzó a hacer copias y ahí se diseminó por todo Brasil. Estimamos que fueron vendidas un millón de copias», denunció el director Padilha. En setiembre «Tropa de elite» fue exhibida al público en la ciudad paulista de Jundaí durante dos días, con el objetivo de competir para ser la representante brasileña al Oscar.

  • Acusación

    Exhibida durante el Festival de Cine de Río de Janeiro, según comentaron los editores de la sección cultural del diario O Globo, decenas de personas festejaban las ejecuciones de la tropa de elite BOPE en las favelas. Hubo un comentarista que acusó al director de «fascista» por supuestamente haber reflejado como algo positivo las ejecuciones y torturas a narcotraficantes.

    «Acusar a Padilha de estar a favor de lo que hace la policía en la película es como decir que Francis Ford Coppola está de acuerdo con la mafia por haber filmado El Padrino», escribió Artur Xexeó, subeditor del suplemento cultural de «O Globo». «Tropa de elite» es una historia de ficción basada en un libro documental escrito por el capitán del BOPE y abogado Rodrigo Pimentel, principal narrador del documental «Una guerra particular», de Joao Moreira Salles.

    El guión fue escrito por Padilha y por Braulio Mantovani (el mismo de «Ciudad de Dios») y allí se recrea una historia ficticia ambientada en 1997, durante los preparativos de seguridad del viaje a una favela de Rio de Janeiro del Papa Juan Pablo II.

    El capitán Nascimento (Wagner Moura), del BOPE, es el principal eje de la película: su vida está dedicada a combatir el narcotráfico y a la Policía Militar de Rio de Janeiro, a la que considera corrupta e incorregible, pero a la vez tiene una vida familiar ausente que le reclama su esposa, madre de su recién nacido hijo.

    Escenas de violencia y de torturas son mostradas como parte del accionar de la Tropa de Elite de la Policía Militar de Rio de Janeiro y también quienes son los consumidores que alimentan el tráfico, es decir, la clase media. Las ONG no salen ilesas de la crítica del film: muestran que una de estas entidades instalada en la favela forma parte de la campaña del político regional de turno y es sumisa a los designios del narcotraficante, también de turno.
  • Dejá tu comentario