El sector fintech sigue creciendo a paso firme, una realidad difícil de ignorar

Opiniones

Esta industria comprende varios verticales, entre los que se destacan la contabilidad y finanzas, finanzas personales, pagos y procesamiento. Pero, además, es un universo formado por firmas globales transfronterizas y empresas de pagos.

En 2021, a nivel global, uno de cada cinco dólares de capital de riesgo se destinó a nuevas Fintech y el sector recibió u$s131 mil millones en financiamiento. Esta industria comprende varios verticales, entre los que se destacan la contabilidad y finanzas, finanzas personales, pagos y procesamiento. Pero, además, es un universo formado por firmas globales transfronterizas y empresas de pagos.

Dentro del mercado de pagos, también observamos un gran crecimiento en los servicios financieros, específicamente en las plataformas de ecommerce donde los consumidores y las empresas desean comprar acciones en diferentes mercados. Aunque el mercado es volátil actualmente, los inversores ven oportunidades de compra en todo el mundo. GoTrade en Asia es un buen ejemplo de esto, ya que permite a los inversores asiáticos comprar acciones de empresas estadounidenses.

También vemos verticales de bienes y servicios digitales como plataformas de educación en línea donde los empresarios pueden crear y vender cursos a consumidores en todas las regiones como Hotmart en Brasil. Además, las plataformas de pago y nómina que ayudan a los participantes de la “creator economy” (economía del creador) están experimentando un gran crecimiento, con Lano en Europa podemos observar el rápido crecimiento en este segmento.

Es importante destacar que las empresas en el sector están creciendo rápidamente porque ofrecen una mejor y más avanzada tecnología que la de otros proveedores heredados, como los bancos. Las fintech aportan innovación y tecnología más avanzada que se puede implementar de diversas maneras para resolver los problemas comerciales y de los consumidores. Los bancos suelen tener dificultades al respecto ya que en su mayoría utilizan tecnología más antigua para administrar sus negocios. La promesa de la tecnología financiera pasa por “desagregar” la tecnología y permitir que lleguen al mercado nuevos modelos de negocios que logran satisfacer las necesidades de cómo los consumidores quieren pagar o cobrar su dinero. Las fintech no obligan a las nuevas empresas a disponer de su infraestructura.

De esta forma, ayudan a los emprendedores y startups a alcanzar nuevos mercados geográficos al posibilitarles acceder a diversos métodos de pago locales en LATAM y en todo el mundo. Por ejemplo, las empresas de comercio electrónico seguirán creciendo porque los empresarios saben que necesitan expandir sus fronteras y los consumidores son más receptivos a trabajar con empresas que acepten sus métodos de pago locales preferidos. Tal podría ser el caso de un emprendedor argentino que quiera vender en una economía rica en efectivo, como México, porque sabe que logrará cobrar a través de una transacción digital.

La necesidad de un acceso más fácil a pagos locales y transfronterizos por parte de las empresas continúa creciendo rápidamente. Se espera que los flujos de pagos transfronterizos alcancen los u$s156 billones (trillions) en 2022 y crezcan a una tasa compuesta anual del 5%, según Ernst and Young.

Las plataformas digitales de pagos se hicieron aún más robustas entre 2020-2021, en parte impulsados por la pandemia, que forzó a muchas industrias a abrir sus puertas a métodos de pagos digitales. El mercado de pagos digitales espera un crecimiento de hasta u$s5.8K B en 2021, de u$s5.0K B en 2020, a una tasa de crecimiento compuesta anual de 16%.

En una región donde el efectivo y otras formas de pago tradicionales habían dominado, podríamos decir que se espera que la región tenga un efecto importante sobre esas

proyecciones. En el 2022 podemos, basados en datos, predecir que el comercio digital tendrá un crecimiento significativo, y que cada vez más pequeñas y medianas empresas se dan cuenta que las plataformas digitales expanden sus horizontes a mercados donde se otra manera hubiese sido más difícil abrirse.

Interactuar con los Estados

Por otro lado, es imperativo que las fintech cumplan con las leyes y las regulaciones locales sobre temas como impuestos y normativas, ya que hay dinero de por medio. Deben mantener una buena gobernanza y relaciones con las autoridades financieras y los reguladores locales. Por lo tanto, notamos que se va consolidando un vínculo entre las fintech y los gobiernos en el que cada uno va haciendo la parte en la que es bueno. Saben que realmente no compiten entre sí.

En términos generales, la innovación y el espíritu empresarial no son impulsados por el sector gubernamental en ningún mercado. El segmento Fintech se ubica en la intersección de los adelantos tecnológicos y la comercialización porque los nuevos modelos comerciales son facilitados a través de una infraestructura de pagos flexible que puede integrarse en cualquier proceso comercial. Las empresas se dan cuenta de que tener una relación de pagos con el cliente final abre la innovación en todo el espectro comercial.

Recientemente, desde una encuesta que realizamos a los consumidores latinoamericanos sobre sus actitudes hacia los pagos digitales en Argentina, Brasil, Colombia y México, confirmamos que, existe un gran interés en comprar bienes y servicios utilizando plataformas de social commerce: 63% de los brasileños encuestados dijeron que ya han realizado compras a través de redes sociales (IG/FB), no muy lejos están los mexicanos con 57%, los colombianos con 54% y los argentinos siguieron con 38%. También hay interés en administrar su dinero a través de relaciones con neobancos en ciertos mercados.

Desde Rapyd creemos y vemos que los consumidores están muy abiertos a formas más innovadoras de comprar, pagar y administrar el dinero, pero se requiere de la tecnología de las fintech y de empresas con visión de futuro para ofrecer este tipo de soluciones.

Dejá tu comentario