7 de marzo 2024 - 08:44

Peligra la unidad ideológica liberal

El Pacto de Mayo patea la pelota para adelante para seguir “sin plan”, en medio del caos. El caos es lo del gobierno. Todo indica que buscan ganar tiempo. La pregunta del millón es - ¿para qué?

Javier Milei. 

Javier Milei. 

Foto: Agencia Télam.

Está clarísimo que las medidas implementadas por el Gobierno, son incompatibles con la democracia y con el funcionamiento de las instituciones de la República, pero su nivel de contradicciones, pone en peligro la unidad ideológica liberal. Carlos Rodríguez dixit: “Bienes Personales transitorio, Ganancias transitorio, Impuesto Pais transitorio, Retenciones transitorio..., el CEPO transitorio”.A este paso me parece que el transitorio va a ser Javier Milei ”.

Esta discrepancia no es una sutileza, es la desarmonía entre el anarco capitalismo gobernando un país con concentración de la riqueza, por un lado, y un extenso cuerpo de trabajadores y jubilados que solo pueden vivir de su fuerza de trabajo y sus pensiones. Se necesita máxima ingeniosidad, no con puro conflicto.

El odio a los sindicatos, el temor a los movimientos sociales, meter retroceso a los derechos adquiridos y, pelear con las provincias, no van en la dirección correcta. La muralla defensiva de los privilegios de la casta que denunció Sturzenegger sigue intacta. Los derechos adquiridos para los trabajadores y los jubilados son el equivalente de los derechos de propiedad para los propietarios y, lo que les permite a los ricos vivir en paz y dormir tranquilos. Nunca es buena idea quitar, siempre hay que mejorar con “ingenuity”. Esa es la sociedad del capital y el trabajo, una armonía delicada.

Dejen los comportamientos de David Ricardo quien no ocultaba el inmenso contraste que sus principios producirían entre ricos y pobres (1772-1823). Miraba la actividad del Estado, que por su reglamentación industrial significaba para él la persecución, en política y en religión, más como enemigo que había que derrotar que como aliado a quien recurrir. - ¿Qué momento de la libertad se está buscando? – Milei hablo de Alemania.

La doctrina social de la iglesia es coherente; no es un utopismo romántico. Estamos en 2024, no se puede volver al siglo XIX, cuando la ideología liberal elevó al máximo la libertad contractual, que permitía cualquier cosa y se rehusaba a considerar al Estado como fuente potencial del bien social. La clase trabajadora y la clase pasiva, no están dispuestas a abstenerse de tanto como le proponen hoy. Con malos modales la democracia no es un lugar seguro, si provocan un estallido sin una red de contención, van a resquebrajar los cimientos como lo hicieron en 2001.

CAOS E IMPROVISACION NO PROCEDEN DE DIOS

“Y la tierra estaba sin orden y vacía” (Genesis 1). Apenas empiezan La Torá y La Biblia, Dios pone orden. Dios es orden, no improvisa, ni tiene nada que ver con el caos y la anarquía. La sustentabilidad de la política fiscal, monetaria y cambiaria, se derrumban. Un ajuste fiscal que dura menos de noventa días es una improvisación, porque solo estuvo basado en la “licuadora” que requiere una inflación de 20% mensual y, hasta una hiperinflación si acaso. Eso es anarquía. Como “gentilmente” le explicó el FMI, cualquier programa de ajuste fiscal requiere un aumento del gasto social para atenuar el caos que se puede generar en los estratos sociales más frágiles.

Los elementos que vienen proporcionando la esterilización de pesos: la recompra de bonos al BCRA a cargo del Tesoro con el voluminoso financiamiento de las colocaciones de deuda y los lanzamientos de Bopreal se repliegan hasta esfumarse. La moderada suba de reservas es una improvisación porque reside en el diferimiento de pagos de importaciones y, el impulso de la depreciación del peso que hizo posible la felicidad transitoria de los exportadores también. La brutal devaluación de más de 120% se está consumiendo, hasta Cavallo salió a decir que deben acelerar el crawling peg, para detener la expectativa de otra devaluación y, si no lo hacen, se empezarán a detener las liquidaciones de los exportadores que fueron a vivarlos en Expoagro. Se va a acelerar la dinámica inflacionaria que con una espantosa recesión no pueden contener.

Si este nivel de contracción económica resistiera un embate social, sería posible que la inflación bajara a fin de año, pero no hay ninguna posibilidad de esperar a octubre. Los precios de los alimentos, las tarifas de servicios de transporte, energía, etcétera; alcanzaron alturas prominentes y, lo mejor que podría suceder, si no hay una estampida nacional, es alcanzar el peor mes de Massa en el tercer trimestre. No es un incentivo atractivo. Para el nivel de esfuerzo que le pide Caputo a la clase media, la inflación debería ser en marzo, la peor de Cristina Kirchner. La que exhibían en un cuadrito Patricia Bullrich y Federico Sturzenegger: (2% mensual). Para un acolito austriaco esta es una economía socialista, aun si fuera heterodoxa, tendrían la valentía de coordinar expectativas, pero no.

La reforma laboral chocó. Era previsible, aun para el más despistado. No se ve la cacareada apertura de la economía que iba a “estimular la competencia y promovería mejores productos de calidad a mejor precio” (letanía hipnótica número 7 de Milei). Lo que se ve es un DNU “a medida de amigos empresarios prebendarios”, y a Caputo mientras funcione el carry trade, todo lo demás le importa un pepino. La casta empresaria que denuncio Sturzenegger en EE.UU. esta muy feliz. “El sector financiero está bailando en dos patas arriba de la mesa, festejando con champán. La que no está festejando es la gente, no han subido sueldos, jubilaciones y los precios treparon 50% en dos meses”. (Carlos Rodríguez)

Las reformas feroces del DNU y la Ley ómnibus, permanecen, pero estan en el limbo. El DNU está en uso, pero con amputaciones provistas con amparos judiciales. Las prepagas empiezan a enfrentar abogados. La Ley ómnibus, fue directamente retirada del Congreso en forma intempestiva dado el insuficiente sustento legislativo. La estrategia “Oaky” no funcionó en el Congreso. La política requiere de negociaciones, pactos y consensos. No existe tal cosa como “nosotros no negociamos nada”. Si todos los congresistas son coimeros y el Congreso es una “cueva de ratas”, habría que dar los nombres, y olvidarse de obtener favores. Si me dan 35 años vamos a ser Alemania. “Si te cansa correr con los de a pie, ¿cómo competirás con los de a caballo? (Jeremías 12)-

Para progresar en las reformas y leyes impresentables para la oposición y, aun para los dialoguistas, las formas ni los personajes parecen adecuados. Para obtener equilibrio fiscal no necesita ningún esfuerzo de consenso conceptual. Todos queremos equilibrio fiscal. El peronismo y la izquierda están en contra de la dependencia económica (pedir más préstamos), pero hay que hay que acordar por donde se cierra la brecha, se necesitan aprobaciones.

El Pacto de Mayo patea la pelota para adelante para seguir “sin plan”, en medio del caos. El caos es lo del gobierno. El presidente tiene aversión a la negociación y al acuerdo, desea imponer contratos de adhesión, que los gobernadores firmen y callen. Curiosamente, aprueba la idea, pero no trabaja para hacer reformas estructurales, ni para desregular la economía donde está más intervenida que con gobiernos opositores. Todo indica que buscan ganar tiempo. La pregunta del millón es - ¿para qué? Están obteniendo el Guinness del “carry trade”. Si Milei no se despega, entonces Milei también está en el asunto. En el medio están reventando los salarios y las jubilaciones.

El “pacto imaginario” debería ser firmado posteriormente a un preacuerdo con gobernadores. Contendría un manojo de consuelo fiscal para las provincias que después de mutilarle discrecionalmente los fondos que debía enviarles vana sonreír. Le disipación el Fondo Nacional de Incentivo Docente, metieron la exclusión del FOFOFI para PBA y el fondo compensador del transporte, que desató el duelo con Chubut. Parece pueril.

En un pais del G20, en una de las 7 ciudades más importantes del mundo-Buenos Aires-, hay ricos muriendo de “dengue” y el presidente conferencia que durante el COVID, podría haber muerto menos gente.

Duran barba RECARGADO

Si en febrero logramos 15% de inflación (20% más que el peor mes de Massa), es un éxito. En enero se logró superávit primario y fiscal total. - ¿Y? - En febrero se cae. Pero además Néstor y Cristina Kirchner fueron pioneros 7 años en un siglo en sostener superávit, entre 2003 y 2009. Recuerde que en 2008, la crisis de Lehman Brothers interrumpió el ciclo.

Inclusive la mejora de enero obedeció a una caída del gasto primario por no pagar. El 50% de la reducción fue explicada por la suspensión de las prestaciones sociales y los salarios, más la fluorescencia inflacionaria que condujo a que el incremento nominal resultara menor que la inflación, lo cual constituye una estrategia miope porque requiere mantener alta y permanente la inflación, para que la reducción del gasto sea sustentable.

Hasta aquí, estamos viendo una estrategia de disminución de déficit basada en la “licuadora de gastos”, pero no se ve una reforma o una reorganización del Estado, como en épocas de Cavallo. Bajar el gasto dejando vencer contratos, cerrando Télam, Inadi, y parando la obra pública “al boleo” es patético. No responde a ninguna estructura, plan o marco teórico de los citados, en las alocuciones de “hablemos sin saber”, del presidente y sus colaboradores. Asimismo, sin mantenimiento, la infraestructura se va a resentir. No se puede tener un automóvil sin cambiar el aceite, ni cargar combustible o revisar la batería.

Es inhumano implementar un shock confinando jubilados con sueldos mínimos de 95 dólares y, al mismo tiempo convertirse en el pais más caro del mundo. Quitar subsidios, remedios oncológicos, no enviar comida a los comedores, no establecer una tarifa social, es delirante. Acometer el gasto sin gradualismo, es totalmente válido para el salvataje de una empresa que está por quebrar. Es “la lógica corporativa”. Pero así no funciona un pais. Una reingeniería del Estado conservadora, liberal, peronista o marxista, requiere estrategia, plan, programa y gestión idónea. No se ve por ningún lado. La fuente de discordia más común y persistente-la desigualdad- se profundizó.

Como estan las cosas este caos origina la grave contingencia de hasta donde, y por cuanto tiempo puede sobrevivir una democracia a la que se le niega la oportunidad de afirmar su esencia propia. - ¿Qué sucedería si en unos meses el malestar de la ciudadanía contra esta anarquía socio-económica, diera por resultado un agrupamiento de toda la oposición en el Congreso? - ¿Podría el Poder Ejecutivo, siquiera intentar el cumplimiento de su distopia discursiva? – Recuerde a De la Rúa pidiéndole co gobernar al peronismo el 19 de diciembre 2021. Y, si el presidente piensa usar el poder coercitivo en favor de su criterio, la Constitución lo va a estorbar. En tal dilema esta puesta hoy la escena, para un conflicto cuyo resultado nadie puede predecir.

Dejá tu comentario

Te puede interesar