Piden procesar a Darío Nieto "con reporte directo al uno"

Política

Los querellantes Jorge Chueco y Rafael Resnick Brenner difieren con la fiscalía y consideran que también debe ser procesado por reportar a Macri.

La justicia recibió un nuevo pedido para que sea procesado el exsecretario presidencial Darío Nieto, como parte de un plan de espionaje ilegal “perfectamente orquestado desde la cúspide del poder del gobierno de Mauricio Macri”.

En una presentación ante el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé, los querellantes abogados Jorge Chueco y Rafael Resnick Brenner, difieren con la fiscalía y consideran que Nieto también debe ser procesado por reportar directamente al “uno”, Mauricio Macri. Los querellantes también apuntaron contra los ex titulares de la AFIP Leandro Cuccioli y Alberto Abad, y el entonces director de la UIF Mariano Federici por el uso de celulares encriptados distribuidos por la AFI de Gustavo Arribas, “lo cual también era el aporte necesario para resguardar la necesaria confidencialidad proveniente del resultado de tareas de espionaje ilegal”, consignaron.

Para los letrados, toda la actividad de espionaje ilegal “respondió a un plan perfectamente orquestado y delineado desde la cúspide del poder del gobierno del ex presidente Mauricio Macri, que lo sindican como responsable directo de lo que hasta podría denominarse como una “política de estado”.

Ese esquema de espionaje ilegal se integró con seguimientos, fotografías, escuchas ilegales, búsqueda de datos personales, familiares, en toda clase de órdenes, incluyendo el económico, a fin, “no sólo de conocer los movimientos de propios y ajenos, sino también para contribuir a un esquema de ‘demolición’ de ciertas personas, entre ellos, ex funcionarios, empresarios, vinculados al gobierno que antecediera al de Macri, a efectos de sostener una elaborada persecución judicial contra todos ellos”, se remarcó en el escrito.

“Va de suyo que ‘el cuento del cuentapropismo’ de ciertos agentes de la AFI cae por sí sólo a poco que se verifique que todo desembocaba en la cúspide de su estructura, (Arribas/Majdalani) que a su vez, especialmente en el caso de Arribas (señor 5) tenía “un reporte directo” con Macri, cuyo secretario privado, organizador de agenda, confidente y jefe de una de las principales imputadas (la Sra. Martinengo), no era otro que Nieto”, explica el escrito.

En la presentación se remarcó que también “fue la AFI al comando de Gustavo Arribas quien compró, diagramó y distribuyó los teléfonos encriptados que utilizaron tanto el titular de la UIF de ese entonces (Mariano Federici), los funcionarios a cargo de la AFIP (Abad/Cuccioli), entre muchos otros, lo cual también era el aporte necesario para resguardar la necesaria confidencialidad proveniente del resultado de tareas de espionaje ilegal, que luego encontramos como supuesto soporte legal en diferentes causas judiciales, cuando en realidad tal información provino de actividades ilícitas y en muchos casos, los jueces o miraron para otro lado, o las consintieron como si fueran el producto de investigaciones desarrolladas en legal forma”.

La nueva presentación resume el funcionamiento de la “entente” que significó la llamada Mesa Judicial, con reporte directo al UNO, que no era otro que Macri.

La estructura se componía con Nieto (Secretario privado y Coordinador General de Asuntos Presidenciales de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación) con reporte directo al ex presidente y Susana Martinengo (funcionaria de la Oficina de Documentación Presidencial)-con reporte directo a Nieto.

En esa estructura estaban los espías Jorge Sáez y Leandro Araque -con relación de suma confianza con Martinengo-además de Gustavo Arribas, “también con reporte directo a Macri, quien para eso lo nombró, asistido por la Señora 8 que no era otra que Silvia Majdalani”, resumió el escrito.

Las pruebas contra Nieto según los querellantes:

  • Martinengo enviaba a Nieto los informes que recibía de los imputados Araque y Sáez.
  • Al ser allanado el 25 de Junio de 2020, por orden del juez instructor a cargo de la causa en ese momento, Nieto se encerró en su auto obstruyendo la realización de la medida.
  • Aprovechando esa situación, Nieto procedió a borrar notas incluidas en la memoria de su aparato telefónico, también obstruyendo claramente el proceso y la investigación. Nieto tenía en sus registros datos concernientes a la historia personal y trayectoria política de Martinengo.
  • Rescatadas igualmente algunas de las comunicaciones borradas, se pudo verificar que “Nieto sugería la instalación de un relato y una historia coherente” , como modo de desvirtuar la investigación.
  • Nieto fue partícipe de toda esta empresa criminal, la conocía, recibía el resultado de las tareas ilegales de su subordinada Martinengo y se las confiaba al “uno”.

Para la querella, “los hechos bajo investigación tienen gravedad institucional ya que representan la utilización de los medios y el aparato del Estado para perseguir, espiar, grabar y en definitiva “apretar” a ex funcionarios, empresarios y otras personas en el marco de un “pan y circo” que tenía por fin tapar el desastre económico y el fenomenal endeudamiento que se estaba llevando a cabo por parte del anterior gobierno”.

“Va de suyo que la información recolectada iba a parar al análisis y desarrollo de estrategias diversas, pero en definitiva, todo converge en una sola dirección, la obsesión del ex presidente Macri en utilizar esta nefasta herramienta con evidentes fines políticos”, razonan los querellantes.

“Nieto, como colaborador directo y dilecto del ex presidente, está comprobado que también fue un importante engranaje en ese circuito, incluso a través de su proveedora de información y subordinada -Martinengo- y el vínculo personal de ésta con los espías Araque y Sáez”. En ese punto recordaron que en el teléfono celular del primero se encontraron nada menos que la planilla denominada “semáforo” donde se espiaba a detenidos identificados con un color según el grado de importancia de la información que esperaban obtener de los mismos, “al mejor estilo de la temida “Gestapo”.

La presentación concluye con un poema que expresa: “En la pública luz de las batallas otros dan la vida por su patria y los recuerda el mármol. Yo he errado oscuro por ciudades que odio. Le di otras cosas. Abjuré de mi honor, traicioné a quienes me creyeron su amigo, compré conciencias, abominé del nombre de la patria, me resigné a la infamia”. (“El Espía” Jorge Luis Borges, Obra Poética, Editorial Emece).

Dejá tu comentario