10 de mayo 2023 - 15:09

Agua potable salada: cinco claves de la crisis

El aumento de la salinidad en el agua debido a la escasez es un tema que tiene en vilo al Uruguay y, en especial, al área metropolitana.

Montevideo puede quedarse sin agua potable en un 18 días debido a la sequía en Uruguay.

Montevideo puede quedarse sin agua potable en un 18 días debido a la sequía en Uruguay.

Con una crisis que escaló el peldaño político – tanto dentro como fuera de la coalición – la escasez del agua y las medidas llevadas a cabo por la Administración Nacional de las Obras Sanitarias del Estado (OSE) dieron que hablar esta últimas semanas, especialmente con el disparo de ventas de agua embotellada, el subsidio de la Intendencia de Montevideo y las recomendaciones del Ministerio de Salud Pública a la población de riesgo.

Se disparan las ventas y se pone en duda el desabastecimiento

El aumento de la salinidad en el agua provocó que los montevideanos salgan a los supermercados a stockearse de agua embotellada. Según un relevamiento de la consultora Id Retail, que consultó en los comercios de cercanía, se compró un 93% más de botellas de agua en Montevideo en los primeros días de mayo, respecto al mismo período, pero del año pasado.

El presidente de Cambadu, Daniel Fernández, expresó el medio Subrayado que las ventas de agua embotellada se triplicaron, lo que podría llegar a ocasionar que las góndolas se queden sin stock. Esto se debe a que la producción y distribución de este producto se mantuvo en los mismos niveles, lo que podría comprometer el abastecimiento.

Las medidas de la IMM

La intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, anunció el día de ayer en rueda de prensa medidas que surgieron a partir del estudio del agua en 15 policlínicas, donde se le entregarán agua embotellada a un público objetivo debido a que se encontraron puntos donde el agua superaba los parámetros recientemente aumentados de OSE.

La entrega de recetas para agua embotellada durará, según Cosse, mientras esté vigente la medida del Poder Ejecutivo por 45 días de elevar los parámetros de salinidad en el agua. Sin embargo, la medida solamente alcanza a un determinado público compuesto por lactantes de menos de 6 meses que necesiten agua para consumir complementos, embarazadas con problemas de presión arterial, como así también adultos con hipertensión e insuficiencia renal.

Las recomendaciones del MSP

El Ministerio de Salud Pública (MSP) informó a través de un comunicado oficial las nuevas recomendaciones a tener en cuenta, por parte de aquellas personas que viven en la zona metropolitana de Montevideo y Canelones.

Para la población general sin diagnóstico de hipertensión arterial, el MSP recomienda:

  • Mantenga el consumo usual de agua diario que puede ser en su totalidad agua de OSE.
  • No agregue sal a los alimentos en los niños que están iniciando la alimentación semisólida/sólida (lactantes hasta 2 años).
  • De ser posible, para la preparación de fórmulas de lactantes, utilice agua mineral.
  • En población con mayor riesgo de ser hipertenso no conocido (mayores de 60 años) se recomiendan los controles de presión arterial periódicos.

Por su parte, para la población que utiliza medicamentos antihipertensivos y diuréticos:

  • Deberán disminuir al máximo el consumo de alimentos con exceso de sodio.
  • Podrán seguir consumiendo el agua de OSE hasta un litro por día y se recomienda completar su ingesta habitual con agua mineral.

Mientras que, para las personas con condiciones como cirrosis, embarazado, enfermedad renal crónica, o insuficiencia cardíaca, recomienda:

  • Evitar en lo posible el consumo de agua de OSE, asesorado por su médico tratante.
  • En caso de tener que tomarla, se recomienda no exceder el litro de agua al día y aumentar la frecuencia de los controles de presión arterial.
  • Completar la ingesta del volumen diario de agua recomendado por su médico.

Según el MSP, estas recomendaciones son dinámicas y quedarán sujetas a la situación detectada.

¿Por qué el agua esta salada?

Con el objetivo de hacer durar más las reservas de agua potable en el área metropolitana, OSE decidió en los últimos días aumentar una vez más el nivel de salinidad en la mezcla de agua potable que distribuye en la zona.

Esta medida ya la había tomado el directorio de la empresa estatal a fines del mes pasado, cuando la proporción de sodio en el fluido aumentó de 200 miligramos por litro a 280 mg/L, mientras que de cloruro pasaron de 280 mg/L a 450 mg/L. Ahora, el jueves pasado, el Ministerio de Salud Pública (MSP) autorizó un nuevo incremento en las medidas, que pasaron a 400 mg/L y 700 mg/L respectivamente.

La normativa actual prevé como techo los 250 mg/L de salinidad, por lo que los niveles actuales están muy por encima. Sin embargo, al igual que cuando tomaron la medida a fines de abril, las autoridades de OSE y del MSP insistieron en que la decisión no tendrá efectos en la salud y que solo implica una diferencia sensible al “paladar”.

En ese sentido, la ministra Karina Rando enfatizó: "No son valores que afecten a la salud. El sodio y el cloro son valores que en nuestro país están recomendados hasta cierto valor, pero no precisamente porque afecten a la salud, sino porque en realidad afectan las condiciones llamados órgano eléctricas: es decir, del sabor, el olor o el color que pueda tener el agua".

Tensión política

Las decisiones de OSE escalaron el peldaño político poniendo en cuestionamiento la gestión de la empresa, como así también de los ministros de Ambiente y Salud Pública. En este sentido, el miércoles pasado el Senado votó a favor de la interpelación de los ministros de Ambiente, Robert Bouvier, y la de Salud Pública, Karina Rando. Un pedido que, posteriormente, se trasladará al directorio de la Administración Nacional de las Obras Sanitarias del Estado (OSE).

A esto se le suma que el Frente Amplio presentó en la Cámara Alta del Senado medidas a tomar en pos de mejorar la condición de los ciudadanos frente a la crisis del agua.

Entre las medidas presentadas por el Frente Amplio se encuentran, en primer lugar, otorgar vouchers de un valor equivalente a 10 bidones de agua a beneficiarios de la Tarjeta Uruguay Social del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), como así también a jubilados y pensionados que cobren una remuneración menor a dos jubilaciones mínimas.

Por otro lado, propone exonerar de IVA e Imesi al agua embotellada, como así también evaluar una reducción significativa de la tarifa de OSE a los usuarios del área afectada por el incremento del cloruro de sodio en el producto, algo que ya había planteado el director de OSE, Edgardo Ortuño.

Sin embargo, el cuestionamiento no vino solamente por el lado de la oposición ya que, dentro de la coalición, Cabildo Abierto decidió imponerse y pedir la renuncia de las autoridades de OSE.

Dejá tu comentario

Te puede interesar