15 de diciembre 2023 - 09:39

Cepal alerta por la dependencia de Uruguay al comercio con China

La desaceleración de la economía china impactó en términos de precios y demanda de materias primas. Y seguirá haciéndolo en 2024.

La Cepal advirtió sobre los efectos de la economía china en los países dependientes de las exportaciones de materias primas como Uruguay.

La Cepal advirtió sobre los efectos de la economía china en los países dependientes de las exportaciones de materias primas como Uruguay.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) alertó que la situación económica en China afectará a los países de América Latina que tienen una dependencia importante en términos de relaciones comerciales con este país, entre ellos, Uruguay. La caída de precios en 2023 continuará como una alta volatilidad en el valor de los commodities durante el 2024.

El organismo internacional publicó el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2023, donde realizó un análisis de lo que deja el año a nivel económico para la región, y los diferentes factores que influyeron en su desarrollo y crecimiento. En ese sentido, señaló como una de las variables que afectó a América del Sur, particularmente, como la caída de los términos de intercambio —en un 2,6% al cierre del año— de las materias primas, uno de los principales productos de exportación de estos países.

A su vez, la Cepal señaló el particular impacto que, dentro de este marco, tiene la situación económica en China, uno de los principales socios comerciales de Sudamérica y consumidor de materias primas a nivel mundial. Uruguay, por supuesto, no escapa de este análisis, sino todo lo contrario.

La dependencia con China, un factor negativo

Según explica la Cepal, en 2022, China representó un 18% del Producto Bruto Interno (PBI) mundial y un 14,4% de las exportaciones de bienes mundiales. Por lo tanto, el desempeño de su economía afecta de forma indirecta a la región a través de los precios de los productos básicos que muchos países exportan.

Esto no solo se vio durante el 2023, sino que se extenderá también hacia el 2024, tal y como advierte Moody’s Investor Service en su panorama para empresas no financieras: “La desaceleración del crecimiento en China y las economías avanzadas mantendrá la volatilidad de los precios, pero limitará los aumentos de precios de los principales commodities de América Latina”.

En este escenario, los países que exportan productos al gigante asiático y que, además, estas colocaciones tienen una gran participación dentro de su balanza comercial, son los que experimentan el efecto directo. Esto se debe a que, además de la caída de los precios de las commodities, se suma la baja demanda de materias primas por parte de China y, por lo tanto, menores ingresos para la región.

Uruguay es señalado como uno de los países que están más expuestos a la desaceleración de la economía china, en tanto tiene a la nación asiática como principal socio comercial, con un 27% de sus exportaciones dirigidas hacia su territorio. Sobre esto se suma que la exportación de bienes representa una parte relevante de la actividad económica uruguaya, por lo que el impacto es más fuerte.

Esto se pudo observar claramente durante buena parte del año, con la caída de demanda china de productos como la carne y los lácteos tras un 2022 récord.

Si bien China tiene proyectado un crecimiento del 4% para el año próximo, esta previsión recorta en un punto lo que creció este año, debido a la crisis inmobiliaria del país. Por lo tanto, Uruguay deberá considerar esta situación en términos de relaciones comerciales y, si bien no cortar los intercambios —de hecho, el gobierno trabaja para mejorarlos y profundizarlos—, sí contemplar otros destinos para sus exportaciones que le permitan reducir la dependencia del gigante asiático.

Dejá tu comentario

Te puede interesar