6 de mayo 2024 - 18:20

Chile impulsa el desarrollo del hidrógeno verde y se afianza como competidor regional

El gobierno chileno busca tener entre 10 y 12 proyectos confirmados de H2 antes de terminar su mandato.

La competencia regional aumenta con la incorporación de Chile en la carrera por el hidrógeno. 

La competencia regional aumenta con la incorporación de Chile en la carrera por el hidrógeno. 

El presidente chileno, Gabriel Boric, presentó el Plan de Acción de Hidrógeno Verde, un conjunto de 80 medidas con el que Chile busca reducir los costos de instalación y de producción del hidrógeno verde para 2030, y así convertirse en uno de los principales exportadores en 2040. Chile, además de Colombia y Brasil, se suman a la carrera por este combustible en un escenario que es prometedor para Uruguay.

"La transición energética para muchos países es un desafío difícil y una carga pesada en materia de reconversión, pero para Chile es una oportunidad de crecimiento que no podemos desaprovechar", precisó el mandatario chileno desde el Palacio de La Moneda durante la presentación del plan de acción.

El texto, elaborado con la participación de talleres ciudadanos, mesas interministeriales, un Consejo Consultivo y un Comité Estratégico de diez integrantes, entre ellos la expresidenta Michelle Bachelet (durante los períodos 2006-2010 y 2014-2018), será implementado en dos etapas.

Las claves del proyecto chileno

La primera etapa tendrá lugar entre 2023 y 2026 y establecerá las condiciones que permitan el desarrollo de la industria "definiendo estándares ambientales, sociales y laborales", además de contar con un sistema de permisos "eficientes", impulsar la investigación científica de la industria y avanzar en incentivos tributarios y financieros, señaló una nota de Presidencia.

A partir de 2026 y hasta 2030, se implementará la segunda etapa, que contemplará los instrumentos de ordenamiento territorial regulatorios, el desarrollo local, la participación ciudadana y la preparación del capital humano para la producción del combustible verde. "Aquí se juega el bienestar de Chile en las próximas décadas, si sabemos aprovechar esta ventana de oportunidad", añadió Boric.

Por su parte, la expresidenta Bachelet, que intervino a nombre del Comité Estratégico, destacó que el plan permite "dar un salto hacia una economía más diversa, productiva e innovadora" y recalcó la capacidad de "construir acuerdos" durante su elaboración.

Condiciones favorables

Con 4.200 kilómetros de costa, Chile tiene unas óptimas condiciones para producir hidrógeno verde. Su ventajosa posición geográfica, las condiciones climatológicas y una competitiva producción de energía solar y eólica necesaria para obtener el recurso, sitúan a Chile como uno de los líderes en el mercado del llamado “combustible del futuro”.

El Gobierno chileno busca tener entre 10 y 12 proyectos confirmados de hidrógeno verde antes de terminar su mandato, a finales de 2025. Actualmente, hay más de 50 proyectos en estudio por parte de distintas empresas, según explicó el ministro de Hacienda, Mario Marcel, la semana pasada.

En junio, el Ejecutivo anunció la creación de un fondo que destinará 1.000 millones de dólares al desarrollo del recurso a través de la inversión privada, con mecanismos financieros que apoyarán estos proyectos.

Entre estos, hay convenios acordados con la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y con instituciones internacionales, como el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe y la Agencia de Cooperación alemana.

Aumenta la competencia

Antes de la noticia de Chile, a mediados de abril salió la noticia de que el presidente de Colombia, Gustavo Petro, negocia con su par brasileño Luiz Inácio Lula da Silva una alianza entre las petroleras Ecopetrol y Petrobras, con el objetivo de trabajar juntas en un proyecto de hidrógeno verde e impulsar la producción de esta energía limpia para poner a la región en la “vanguardia”.

La alianza fue propuesta como “una llave estratégica” para fortalecer la descarbonización de la economía —uno de los objetivos que también tiene Uruguay. “Les propongo hacer un proyecto común de hidrógeno verde en Colombia y en Brasil para pasar a hacer vanguardias de las energías limpias en América del Sur y en el mundo. Es probable que el hidrógeno verde sea el petróleo del futuro; los alemanes así lo afirman”, señaló Petro, al respecto.

Para una concreción del acuerdo seguramente falte muchos niveles de negociación, pero el acercamiento de Colombia y Brasil es indudable —Lula ayudará a promover el ingreso colombiano a los BRICS, tras la renuncia de Argentina—; gran parte del flujo de inversión entre ambos países ya es energético; y las energías limpias y el hidrógeno verde, son una gran oportunidad de desarrollo para las dos naciones sudamericanas, con la ventaja de que Brasil, donde el 90% de la energía ya se sustenta con fuentes renovables, y tiene un recorrido importante en la materia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar