21 de junio 2023 - 12:25

Desvela a Ancap el desplome de ventas de combustible en el litoral por la diferencia cambiaria

Las ventas de la petrolera estatal en abril y mayo fueron más bajas que en el peor momento de la pandemia de Covid-19.

El gobierno uruguayo comunicó el primer aumento de precios en el combustible en lo que va del año. 

El gobierno uruguayo comunicó el primer aumento de precios en el combustible en lo que va del año. 

Foto: Medios Públicos

Las ventas de combustibles siguen sin poder recuperarse a pesar de las medidas adoptadas en función de combatir la brecha de precios entre Uruguay y Argentina, debido a que la diferencia cambiaria continúa siendo un factor de mayor influencia para los consumidores del país.

En ese sentido, la Administración Nacional de Combustible, Alcohol y Portland (Ancap) presentó las cifras correspondientes a las ventas en las estaciones de servicio de los departamentos del litoral, las cuales están en niveles más bajos que en la pandemia.

La preocupación por la brecha de precios en la zona fronteriza —que en mayo volvió a crecer hasta el 144%, según el Indicador de Precios Fronterizos (IPF) del Observatorio Económico de la Universidad Católica (UCU)— es cada vez más grande, a pesar de los diferentes esfuerzos y medidas que el gobierno implementó para reducir los efectos negativos de cientos de personas cruzando hacia Argentina a diario para conseguir productos más baratos. En esa línea, la baja del consumo interno no solo se siente en los comercios de la zona, sino también en las estaciones de servicio de Salto, Paysandú y Río Negro.

Las cifras presentadas por Ancap así lo demuestran: en estos departamentos las ventas de combustible se ubicaron, en el período correspondiente a abril y mayo, por debajo de los niveles registrados durante el peor momento de la pandemia de Covid-19 en el país. En total, durante el bimestre relevado se vendieron 4.000 metros cúbicos entre las tres comunas, mientras que en el mismo período del 2020, el piso fue de 5.000 metros cúbicos.

Según indicó el directorio de la petrolera estatal, los niveles normales de venta de combustibles en esos departamentos rondan los 7.000 metros cúbicos.

“La diferencia cambiaria con Argentina se está sintiendo realmente porque se está retrayendo la demanda de gasolinas. Identificamos que en el litoral, estamos incluso a los límites de lo que fue la pandemia, cuando no había movilidad ninguna, estamos en menores ventas o en ventas similares”, indicó el gerente general de Ancap, Ignacio Horvath.

Por su parte, el presidente de la empresa, Alejandro Stipanicic, consideró que en los números totales de venta, la situación de los tres departamentos litoraleños “no son cifras significativas” —apenas un 6% de la totalidad de metros cúbicos vendidos en el país. Sin embargo, señaló que es “preocupante” que las estaciones de servicio del sello Ancap de la frontera “estén vendiendo lo mismo que se vendía durante la pandemia cuando no había movilidad”.

Una brecha que crece y medidas que no alcanzan

La situación crítica en el litoral se continuó agravando en mayo también para el sector de los combustibles: si bien el IPF registró una brecha del 144%, el precio del litro de nafta super también resultó un 115% más caro en Salto que en Concordia, mientras que el de gasolina fue un 207,5% más costoso. Esto, además, teniendo en cuenta la ampliación del descuento al Impuesto Específico Interno (Imesi) a 40% que decretó el gobierno a mediados de mayo —sumado al congelamiento de los precios en el país durante cuatro meses seguidos.

Esto solo demuestra que las medidas implementadas no fueron suficientes para paliar una problemática que preocupa cada vez más, ya que con menos impuestos y las tarifas sin modificaciones, las ventas continuaron cayendo.

Basta con comparar directamente el combustible vendido en abril de este año con los metros cúbicos comercializados en abril del 2020: Mientras que en Río Negro y Paysandú las cifras fueron iguales —1.000 y 2.000 metros cúbicos, respectivamente—, en Salto el resultado fue peor este año, con ventas que totalizaron apenas 1.000 metros cúbicos contra los 2.000 que se vendieron en el peor momento de la pandemia.

“Eso teniendo en cuenta los pagos con tarjetas, los descuentos del Imesi y otros beneficios, pero igual así” no se logra compensar “la asimetría tan importante” de precios que hay entre ambos países, dijo Horvath, confirmando la gravedad del contexto actual.

Dejá tu comentario

Te puede interesar