7 de julio 2023 - 08:14

El BCU anticipa "buenas proyecciones" de inflación y no descarta volver a bajar la tasa

Su presidente, Diego Labat, consideró que el recorte de 0,5% fue "una señal de fácil lectura" para los agentes económicos.

Diego Labat anticipó buenas proyecciones para la economía uruguaya.
Diego Labat anticipó "buenas proyecciones" para la economía uruguaya.

El presidente del Banco Central del Uruguay, Diego Labat, consideró que el recorte en la tasa de interés decidido ayer “es una señal de fácil lectura” para los agentes económicos y anticipó “buenas proyecciones” de que la inflación y las expectativas “van a seguir cediendo”, lo que podría derivar en nuevas reducciones en los próximos meses.

A la hora de justificar la nueva Tasa de Política Monetaria, fijada por el Copom en 10,75%, Labat precisó que fue clave el último dato de inflación. “En el año cerrado a junio, la inflación se ubicó en 5,98%, dentro del rango meta. No se llegaba a estos niveles desde el año 2017”, valoró en conferencia de prensa.

De cara a los próximos meses, Labat aclaró que “los futuros movimientos de tasas dependen de que esas tendencias que hoy visualizamos, se sigan consolidando”. Sobre la reducción de 50 puntos básicos de ayer destacó que de todos modos “el Banco sigue con una tasa relativamente alta, pero decide bajarla en la medida que nos acercamos a los objetivos que buscamos”.

Argumentó que la política contractiva busca “proteger el valor de la moneda nacional, que en definitiva es proteger la plata que cada uno de los uruguayos tenemos en el bolsillo” y lo comparó con lo que ocurre en países de Europa, América del Norte y la gran mayoría de América Latina.

“Es una medida que los agentes económicos leen bastante fácil. Con la tasa subiendo, es un mayor apretón en la economía. Si se baja, hay un cierto ‘aflojamiento’. Es una señal de fácil lectura”, definió el jerarca.

El proceso de baja de la inflación y el tipo de cambio

Por otra parte, al analizar otros motivos de la baja de tasas, resaltó que la inflación subyacente se ubicó en 5,2%, “nivel que no se observaba desde 2009”. “Ambos indicadores de inflación acentúan la desaceleración que se verifica desde octubre del año pasado. Es un proceso que claramente se va consolidando, pero al que todavía le falta terminar de consolidarse”, analizó, mientras dijo que estos datos “no se pueden entender como complacientes porque queda camino por recorrer”.

Además, el presidente del BCU destacó la evolución de las expectativas de inflación, que fueron de 7,09% en junio. “Lo que estamos esperando es que siga habiendo nuevas reducciones en las expectativas, basadas en los propios datos que la realidad va mostrando y la instancia contractiva que sigue teniendo la política monetaria”, indicó.

Por último, aclaró que la baja de la tasa no persigue “un objetivo cambiario”, al descartar que busca impulsar el valor del dólar. En ese sentido, aclaró que “Uruguay tiene una libre flotación, que es el mejor amortiguador ante shocks de afuera”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar