1 de marzo 2024 - 10:19

El dólar se mantiene planchado y lejos de las expectativas de los analistas

Con una nueva caída al cierre de febrero, la divisa estadounidense acumuló un retroceso del 0,3% en ese mes y la cuarta baja mensual consecutiva.

El dólar en Uruguay se mantiene virtualmente planchado en el año.

El dólar en Uruguay se mantiene virtualmente "planchado" en el año.

Foto: Vecteezy

El dólar en Uruguay atraviesa el 2024 virtualmente “planchado” a pesar de los buenos impulsos que tuvo en el plano internacional, y cerró febrero con su cuarta baja mensual consecutiva, lejos de las expectativas cada vez más moderadas de los agentes del mercado.

El dólar no repunta, pero tampoco cae precipitadamente: a pesar de los altibajos casi diarios, no se mueve demasiado de los primeros décimos en la franja de los 39 pesos. Sin embargo, y con 24 meses acumulados de pérdida de competitividad, no es suficiente para los sectores que reclaman un tipo de cambio más fuerte.

En ese sentido, durante la última jornada de febrero, la divisa estadounidense retrocedió un 0,21% respecto del miércoles, y cerró en 39,047 pesos, según la cotización del Banco Central del Uruguay (BCU). De esta forma, no solo quedó cerca de la franja de los 38 pesos, sino lejos de lo que los agentes consultados en la última Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) esperaban para esta fecha: 39,23 pesos.

Con este comportamiento, el billete cerró un nuevo mes en terreno negativo —el cuarto consecutivo, desde noviembre del año pasado y tras un octubre excepcional que permitió revertir gran parte del valor perdido durante el 2023—; y se depreció un 0,30% de “punta a punta”. Si se considera que en enero se apreció un 0,36%, el acumulado anual es del 0,06% positivo, pero en la realidad implica un movimiento casi nulo.

Una mirada de cerca a febrero

De los 19 días en que hubo cotización en febrero —un mes cambiario acotado por el feriado largo de carnaval— en 11 jornadas el dólar cotizó a la baja, mientras que en las ocho restantes lo hizo al alza. Sin embargo, los movimiento tampoco fueron grandes: el mayor aumento ocurrió el 8 de febrero, cuando la cotización mejoró un 0,37%; y la baja más significativa fue la del primer día del mes, cuando cayó un 0,23%.

De esta forma, el valor máximo alcanzado por la divisa estadounidense en los últimos 29 días corridos fue de 39,22 pesos —también el 8 de febrero, cuando se dio la mayor suba mensual—, un valor que, aún así, estuvo por debajo de lo que proyectaban los agentes del mercado para el cierre del mes. El valor mínimo, en tanto, fue el de ayer, cuando la jornada cerró en 39,047 pesos.

Por su parte, y mientras en el 2024 el retroceso del dólar es prácticamente nulo, a nivel interanual la caída es del 0,39%.

El dólar global se mantiene estable

Si bien el signo es más positivo que en el mercado cambiario local, a nivel internacional el dólar también mantuvo cierta estabilidad, la cual se pondrá a prueba en los próximos días tras conocerse los datos de inflación en Estados Unidos, que confirmaron una lenta y gradual disminución de la presión sobre los precios minoristas.

El índice dólar, que mide la divisa estadounidense frente a seis competidores, se situaba en 104,12 tras una sesión previa volátil a raíz de la lectura sobre la inflación. Los datos mostraron que los precios estadounidenses repuntaron en enero en línea con las expectativas, mientras que la inflación anual cayó a su nivel más bajo en tres años.

"Los datos subrayan la necesidad de que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) sea prudente antes de empezar a normalizar los tipos de interés, especialmente en el contexto actual de un mercado laboral que no muestra signos de relajación", afirmaron los analistas del Commonwealth Bank of Australia a la agencia Reuters, en referencia al organismo de la Reserva Federal (Fed).

En este sentido, los análisis sobre los posibles recortes en las tasas de interés volvieron a tomar fuerza. Según la herramienta FedWatch de CME, los mercados valoran en un 66% la posibilidad de que la Fed recorte los tipos en junio, en comparación con marzo como punto de partida a principios de año.

Los operadores están valorando en 82 puntos básicos los recortes de este año, más cerca de la propia proyección de la Fed de 75 puntos básicos de flexibilización y drásticamente inferior a los 150 puntos básicos de recortes de tipos previstos cuando comenzó el año.

La atención de los inversores se centrará ahora en los datos de nóminas de la semana que viene, para calibrar la evolución del mercado laboral estadounidense.

"Tenemos que ver algo que cambie por el lado de los datos, ya sea al alza o a la baja", dijo Rob Carnell, jefe regional de análisis de ING para Asia-Pacífico. "De lo contrario, no hay ningún catalizador real para que nada se mueva en este momento".

Dejá tu comentario

Te puede interesar