7 de mayo 2024 - 15:14

El hidrógeno blanco se planta como una posibilidad para la transición energética uruguaya

Tras el descubrimiento en suelo australiano y un modo más económico de catalizar, Uruguay abre sus puertas a este combustible limpio.

Uruguay podría tener en el hidrógeno blanco otra alternativa de combustible limpio.

Uruguay podría tener en el hidrógeno blanco otra alternativa de combustible limpio.

Uruguay tiene esperanzas en la incursión del hidrógeno verde, pero también en el hidrógeno blanco, otro combustible sostenible que, a partir de su descubrimiento en suelos australianos podría tener también una vía de desarrollo en el territorio nacional.

La segunda transición energética y la descarbonización de la economía son puntos centrales en la agenda tanto del gobierno como de la Administración Nacional de Combustible, Alcohol y Portland (Ancap); y en ello, el hidrógeno verde juega un rol fundamental.

Sin embargo, este no es el único combustible sustentable, con nulos niveles de contaminación que está en el abanico de posibilidades del país: aunque mucho menos conocido, el llamado hidrógeno blanco podría tener su participación, también.

¿Qué es el hidrógeno blanco?

El hidrógeno blanco es aquel hidrógeno que tiene su origen en formaciones geológicas, por debajo de la superficie terrestre y a partir de reacciones entre el agua y minerales. A diferencia de los depósitos de combustibles fósiles, este elemento natural se repone continuamente, por lo que es una gran alternativa en términos de sustentabilidad y, además, se presenta como una variante menos costosa que la “verde” —en estado líquido.

La primera vez que se tuvo conocimiento de esta presentación del hidrógeno natural en estado puro en el planeta fue por accidente, cuando se descubrió un pozo que emitía este elemento en 2012, en Mali. Desde entonces, la experimentación en torno a la extracción avanza cada vez más.

Un dato importante del hidrógeno blanco —y de allí su nombre— es que puede ser reducido a un polvo blanco para facilitar su transporte a temperatura ambiente. El proceso original es costoso y perjudicial para el ambiente pero, recientemente, Australia anunció un nuevo proceso catalizador capaz de convertir rápida y económicamente metaborato de sodio en borohidruro de sodio —elemento necesario para la transformación del hidrógeno—, según constató el medio especializado Surtidores.

¿Una oportunidad para Uruguay?

Lo cierto es que Ancap tiene el hidrógeno blanco dentro de su menú de posibilidades de combustibles alternativos desde hace tiempo. Pero el hidrógeno verde siempre se presentó como una alternativa más cercana y plausible para las herramientas del país y su disponibilidad de recursos.

Sin embargo, los recientes descubrimientos en Australia son buenas noticias para el desarrollo de este otro combustible limpio en Uruguay. Esto se debe a que, con el nuevo catalizador que utilizará la startup Kotai Energy en aquel país, el costo de extraer y transportar hidrógeno blanco podría ser hasta 20 veces menor que en la actualidad.

Asimismo, este proceso no solo es más económico sino que, además, es más eficiente ya que mientras una tonelada de amoniaco ofrece 178 kg de hidrógeno, una tonelada de borohidruro de sodio más agua se obtienen 213 kg de hidrógeno.

Pero, además, el descubrimiento de hidrógeno blanco en Australia trae otra buena noticia para Uruguay: al estar ambos países en un paralelo cercano, las condiciones del suelo pueden ser similares —al igual que ocurrió con el hallazgo de petróleo en las costas de Namibia—, por lo que el territorio uruguayo podría tener su propia materia prima para esta alternativa de combustible renovable.

Dejá tu comentario

Te puede interesar