23 de abril 2024 - 21:19

El nivel óptimo de inflación para el país sería del 3,5% anual, ¿nueva meta para el BCU?

Un informe determinó que el rango meta del Banco Central del Uruguay podría descender a entre el 2% y el 5%.

La inflación está en el rango meta desde hace 10 meses y un estudio ratifica que el objetivo del BCU podría ser más bajo. 

La inflación está en el rango meta desde hace 10 meses y un estudio ratifica que el objetivo del BCU podría ser más bajo. 

Foto: Freepik

La inflación lleva 10 meses dentro del rango meta y por eso algunos especialistas comienzan a sugerir que el Banco Central del Uruguay (BCU) puede trazarse un objetivo más ambicioso, pedido que halló respaldo en un estudio que sugiere la posibilidad de acotar el margen del IPC.

Un estudio realizado por los economistas Luis Rodrigo Arnabal y Javier García-Cicco determinó que el nivel de inflación óptimo para el país a largo plazo sería del 3,5% anual, con un rango sugerido entre el 2% y el 5%.

El relevamiento, difundido en las últimas horas por el economista del CED, Ignacio Umpiérrez, se basó en tres características de Uruguay como país emergente: rigideces nominales asimétricas, indexación a la inflación pasada y fijación de precios en las monedas dominantes.

Así, el estudio precisó que el rango de entre 2% y 5% “induce un costo de bienestar relativamente leve en relación con el óptimo, inferior de medio punto porcentual del consumo por período”. A su vez, los autores destacaron que “la elección del objetivo de inflación no es independiente de otras características de la política monetaria o de cómo reacciona el instrumento cuando los shocks hacen que la inflación se desvíe de la meta”.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/IgnacioUmpierez/status/1782764048179773915&partner=&hide_thread=false

La importancia de discutir un nuevo objetivo y dotar al BCU de independencia

Al recabar los datos del análisis, Umpiérrez agregó que “convivir con una inflación de 8% durante más de 15 años fue costoso en términos de pérdidas de bienestar” y, en momentos donde las expectativas descienden, planteó que “la baja desde 8% al eje de 5% se habría traducido en una mejora de bienestar del orden de 2%”.

De todos modos, para el especialista del CED, la próxima Ley de Presupuesto 2025-2029 “debería discutir un objetivo de inflación más bajo que el actual”, al considerar que el estudio “no difiere significativamente de otras referencias para países emergentes y desarrollados”, cuestionando la idea de “buscar una ‘excepcionalidad uruguaya’”.

Por otra parte, consideró que “la mejor contribución de la política monetaria a la ‘competitividad’ y el crecimiento de largo plazo es tender hacia una inflación baja y estable” y contrapuso que cuando hubo multiplicidad de objetivos “ni se apuntaló el TCR, ni se cumplió el objetivo ni se amortiguaron shocks desde el resto del mundo”.

Finalmente, llamó a “evitar la autocomplacencia” y resaltó: “Ni antes era óptimo la zona de confort del 8% y ‘actúo cuando este cerca del 10%’, ni tampoco los próximos pasos deberían tener como objetivo ‘consolidar una tasa de inflación que no supere el 6% anual’".

En ese escenario, consideró que “el sistema político se debe una gran discusión sobre cómo dotar de mayor autonomía e independencia al BCU”, para lo cual postuló “una reforma de su carta orgánica (fracasada en dos oportunidades en ese aspecto)”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar