17 de noviembre 2023 - 11:03

El petróleo tocó mínimos desde julio en un contexto auspicioso para el mercado uruguayo

A pesar de los primeros pronósticos, los precios del petróleo siguen en caída y oscilan en el eje de los 70 dólares, tanto el Brent como el WTI.

Uruguay es un país importador neto de petróleo.

Uruguay es un país importador neto de petróleo.

Foto: Reuters

Los precios del petróleo siguen cayendo en el mercado internacional a pesar de los pronósticos no tan alejados en el tiempo que indicaban aumentos considerables en los valores, impulsados por la guerra entre Israel y Hamas. En Uruguay, puede ser una buena noticia ante la posibilidad de mantener —o incluso bajar— los precios de los combustibles y, a su vez, los valores de inflación.

El petróleo cayó el jueves a sus menores niveles desde julio mientras sigue el desplome en las transacciones occidentales ante la menor demanda de crudo por parte de las principales potencias mundiales, Estados Unidos y China.

Por su parte, el barril de petróleo Brent llego a comerciarse a 77,5 dólares ayer por la tarde; mientras que el West Texas Intermediate (WTI) tocó mínimos de 73 dólares. Si bien hoy parecen avanzar sobre terreno positivo —el Brent oscila en torno a los 78,6 dólares el barril y el WTI, en torno a los 74 dólares—, la caída acumulada llama la atención.

Sobre todo, si se considera que tras comenzar la guerra en Oriente Medio luego de los ataques terroristas en Israel y la respuesta bélica del país, los pronósticos indicaban que el petróleo superaría los 100 dólares. Hoy, un mes después, cotiza en el eje de los 70 dólares.

¿Qué se observa desde Uruguay?

Que el precio del petróleo en el mundo baje —sobre todo el Brent— es una buena noticia para Uruguay que, desde la implementación del Precio de Paridad de Importación (PPI) como régimen de fijación de precios para los combustibles, considera el comportamiento internacional del valor del crudo para la construcción de las tarifas locales.

Asimismo, es especialmente favorable en la coyuntura actual, marcada por dos acontecimientos particulares: por un lado, la parada de mantenimiento en la refinería de La Teja que impide seguir contando con los amplios márgenes de la Administración Nacional de Combustible, Alcohol y Portland (Ancap) que permitieron contener los aumentos bruscos de precio durante el año. Y, por el otro, los esfuerzos por mantener la inflación dentro del rango meta que pueden verse disminuidos ante el incremento en los combustibles.

Otro dato auspicioso para el país es que, junto con los precios del petróleo, también se desplomaron los precios internacionales de las gasolinas, con caídas incluso mayores a las del crudo: 33% en el último trimestre.

Si bien todavía quedan dos semanas antes de que el Poder Ejecutivo deba decidir qué hacer respecto a las tarifas en los surtidores, el escenario actual es positivo para que los uruguayos no vean un aumento en un producto que ya tiene los precios más altos de la región.

Dejá tu comentario

Te puede interesar