20 de febrero 2024 - 09:16

Impacto hipotético de la ausencia de la ley de Vivienda Promovida en Uruguay

En medio del debate sobre la utilidad o no de esta iniciativa, un repaso de las variables de impacto en el mercado inmobiliario.

Ausencia de vivienda promovida.jpg
Foto: Moebius Consultora Inmobiliaria

La Ley de Vivienda Promovida, conocida también como Ley de Vivienda de Interés Social, ha sido un pilar fundamental en el desarrollo urbano y social de Uruguay, ofreciendo un marco legal que facilita el acceso a viviendas asequibles mediante incentivos fiscales para los promotores.

Su existencia ha transformado el mercado inmobiliario del país, promoviendo una mayor equidad en el acceso a la vivienda. Sin embargo, la exploración de un escenario hipotético sin esta ley revela las profundas consecuencias que habría tenido su ausencia en múltiples aspectos de la sociedad uruguaya.

Desarrollo urbano desigual

La falta de la Ley de Vivienda Promovida habría exacerbado la desigualdad en el desarrollo urbano, especialmente en Montevideo y otras ciudades principales. La gentrificación habría relegado a la clase media y trabajadora a las periferias, dificultando el acceso a servicios básicos y oportunidades laborales, y concentrando la propiedad inmobiliaria en manos de unos pocos.

Crisis de accesibilidad a la vivienda

La ausencia de políticas de vivienda accesible habría profundizado una crisis de accesibilidad, con precios inmobiliarios alcanzando niveles prohibitivos para la mayoría. Esto habría agravado la brecha generacional y económica, convirtiendo la propiedad de una vivienda en una ilusión inalcanzable para muchas familias uruguayas.

Impacto económico y en el mercado laboral

La inversión en el sector inmobiliario habría sufrido un estancamiento, afectando negativamente la creación de empleo y la dinámica económica relacionada con la construcción y sectores afines. La dificultad de acceso a la vivienda en zonas urbanas centrales habría forzado largos desplazamientos, incrementando los costos de transporte y afectando la calidad de vida de los trabajadores.

Aumento de la vulnerabilidad social

La equidad en el acceso a la vivienda es esencial para una sociedad menos vulnerable. Sin la ley, se habrían exacerbado problemas como la pobreza, el hacinamiento y la inseguridad habitacional, afectando desproporcionadamente a las familias en situaciones de vulnerabilidad y limitando sus oportunidades de progreso socioeconómico.

Retos para la sostenibilidad urbana

La sostenibilidad urbana habría enfrentado retos significativos, perdiendo la oportunidad de promover prácticas de construcción eco-amigables y eficiencia energética. Esto habría resultado en un desarrollo menos sostenible y más dañino para el medio ambiente.

La ley de Vivienda Promovida es un motor de cambio y equidad

Con este artículo, destacamos la importancia crítica de políticas públicas inclusivas y progresistas como la Ley de Vivienda Promovida para el desarrollo sostenible, la equidad social y la cohesión urbana en Uruguay. Su ausencia habría resultado en un mercado inmobiliario menos equitativo y en una sociedad marcada por mayores desigualdades socioeconómicas y vulnerabilidades.

La ley no solo ha contribuido a equilibrar las necesidades de vivienda de la población con los intereses de los inversores, sino que también ha promovido un crecimiento inclusivo y sostenible. En última instancia, el futuro de Uruguay y su desarrollo depende de la continuidad y el fortalecimiento de estas políticas públicas, demostrando la relevancia de un compromiso continuado de todos los actores sociales y políticos para materializar plenamente sus beneficios.

Los efectos de la ley: la realidad

Según datos aportados por la Agencia Nacional de Vivienda, en 12 años desde la promulgación de la ley, han ingresado 1.540 proyectos, para construir 39.199 viviendas y 16.470 garages.

Análisis desarrollados por Moebius Consultora Inmobiliaria indican que la inversión realizada para construir los 1.540 proyectos ronda los 3.500 millones de dólares. Estas cifras no solo reflejan el volumen de la respuesta constructiva ante la demanda habitacional, sino que también subrayan la magnitud de la inversión privada en el sector, marcando un hito en el desarrollo urbano y social del país.

* Gonzalo Martínez Vargas es CEO de Moebius Consultora Inmobiliaria.

Dejá tu comentario

Te puede interesar