17 de junio 2023 - 14:57

La baja de la inflación da margen para una menor tasa de interés, según analistas

Con la inflación rumbo a cifras dentro del rango meta, el Banco Central del Uruguay estaría analizando la posibilidad de efectuar de ajustar a la baja la Tasa de Política Monetaria en julio.

El Banco Central del Uruguay analizaría ajustar a la baja la Tasa de Política Monetaria en julio.

El Banco Central del Uruguay analizaría ajustar a la baja la Tasa de Política Monetaria en julio.

Foto: BCU

Tras la baja en la inflación que se experimentó en mayo, arrastrada mayormente por el descenso en los precios de frutas y verduras —que, todavía, están en su precio más alto de los últimos 15 años—, los analistas estudian qué puede llegar a suceder en Uruguay en términos del Índice de Precios del Consumo (IPC), por un lado, y de las tasas de interés —principal herramienta de política monetaria—, por el otro.

Este fue el tema de la charla que ofreció el economista de CPA Ferrere, Alfonso Capurro, en la cual explicó que la inflación tendencial —el indicador que excluye alimentos frescos y energía— está “cayendo muy rápido”. Si bien los productos excluidos en la medición son los que, en los últimos meses, han explicado gran parte de la inflación —mayormente por los efectos de la sequía histórica que afecta al país—, los análisis indican que en septiembre, la presión inflacionaria estaría dentro del rango meta; es decir, entre un 3% y un 6%. En mayo, el IPC se ubicó en 7,1%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Al mismo tiempo, la inflación global “muestra señales de enfriamiento”, que llevan a pensar en que también “debería aflojar” en los próximos meses para situarse “en límite” de la referencia oficial. Según el experto, ese será un “momento importante” para el Banco Central del Uruguay (BCU), porque podrá decir que su política monetaria “dura” tuvo resultados, y podrá armar un “discurso” más alineado con el recorte de la tasa de interés.

¿Qué puede suceder con las tasas de interés?

La política monetaria del BCU ha sido la principal estrategia del gobierno para controlar la inflación, un punto señalado por los organismos internacionales de crédito para que el país continúe el desarrollo económico actual. En este sentido, la decisión del Comité de Política Monetaria (Copom) de recortar la tasa de interés en 25 puntos básicos y bajarla hasta 11,25% fue sorpresiva; aunque en mayo no realizó cambios y decidió mantenerla congelada.

Con los nuevos índices de inflación y un atraso cambiario que se agrava —paralelamente al reclamo cada vez más duro de los sectores agroexportadores por lograr un tipo de cambio competitivo—, para Capurro es posible que el BCU vuelva a bajar la Tasa de Política Monetaria (TPM) en su próxima reunión, a mediados de julio. Sobre todo, si busca cumplir con las proyecciones de recorte en 100 puntos básicos para posicionar la tasa de interés en 10,5%.

Al respecto, el economista explicó que el BCU “podría tomar el riesgo de ir suave” y de “no apurarse” con la rebaja, “para tratar de recomponer la credibilidad”, pero se sabe que esto “también tiene un costado sobre el dólar”.

“La presión a la baja sobre el dólar está siendo importante por distintas razones, y empieza a ser un problema de preocupación. Las declaraciones del presidente de la República de hace unos días no son inocuas. Eso quiere decir que hay preocupación política, y hay una solicitud de Presidencia de que las autoridades tomen alguna acción sobre el tema”, afirmó Capurro.

Para el especialista, si el BCU tiene que elegir entre intervenir en el mercado de cambios o recortar más la tasa de interés, “es más puritano acelerar el recorte de tasas de interés”. Sobre este punto, Capurro no descartó una intervención de la autoridad monetaria, pero consideró que “sería tirar por la borda parte de los avances institucionales que ha tratado de hacer” en términos de manejo de la política monetaria.

Dejá tu comentario

Te puede interesar